El maltrato psicológico infantil que tu madre narcisista/tóxica te ha causado, te ha dejado importantes secuelas que te afectan de manera permanente incluso en tu vida adulta.

Desde la codependencia hasta el síndrome de estrés post-traumático, habrás pasado por una montaña rusa emocional de proporciones épicas, que en muchos casos puede durar décadas. Habrás perdido tu propia identidad y libertad.

Pero a pesar de como hoy te sientas existe salida a este maltrato psicológico que has padecido. Aunque ahora mismo te veas sumergida en un pozo negro sin salida, te aseguro que puedes ver la luz, encontrarte como persona , amar y ser amada.

Me temo decirte que difícilmente una madre tóxica,  reconozca que te ha lastimado y se disculpe en algún momento.

Aunque el narcisismo es un trastorno de espectro, es prácticamente imposible que tu madre llegue a sentir algún remordimiento por lo ocurrido y cambie, podría entrar en shock si reconociera su verdadero yo.

Has de ser tú la que cambie a través de un trabajo interior  para salir del agujero oscuro en el que te encuentras.

La curación interna profunda y la transformación personal para cualquier persona se consigue reconociendo el dolor y resistiendo esos impulsos de auto-evitación, y en su lugar, lidiando directamente con ellos.

Como víctima que he sido primero de una madre tóxica con trastorno de la personalidad narcisista, y posteriormente de un hombre con el mismo trastorno mental, te aseguro que puedes vivir sin arrastrar heridas.

En la cura de una dependencia emocional “el tiempo lo cura todo” no sirve. El tiempo hace que el dolor se disuelva, quede empañado en una neblina, pero si tu alma no se cura no vas a poder encontrarte y descubrir todo tu poder.

Recuerda que aunque tu madre no esté en tu vida, tú te sigues llevando a ti misma donde quiera que vayas. Y siempre va a haber alguna situación en tu vida que haga de disparador de tus rasgos tóxicos y tus heridas. Sin saber cómo la tristeza, la inseguridad,… parecen ser tus compañeras de viaje y te resignas a ello. 

El contacto cero, no cura

El contacto cero es una medida simplemente sintomática. Es un paso necesario para separarte de la toxicidad de tu abusadora y dejar de ser maltratada por ella. Es un paso de gigante necesario en tu sanación, pero por si solo el contacto cero solo alivia las heridas y diluye el dolor.

Tú misma ves que después de mucho tiempo sin tu madre sigues viviendo en la oscuridad, creyendo que todo lo malo te pasa a ti, que tus negocios te cuestan, que tus amistades siempre te terminan traicionando. Tu madre ya no está contigo, y sin embargo estás igual, sin poder avanzar. Ahora estás tú sola, y a pesar de eso sigues sufriendo. Sigues teniendo dolores físicos, padeciendo ansiedad, sintiéndote culpable y no merecedora de nada bueno. La vida te pesa, y te resulta muy difícil caminar. Es como que sigues llevando esas cadenas pesadas. Has asumido que esa es tu vida. Estás mejor que cuando estabas con tu madre.

Pero si eres de las que sigue luchando, de las que sigue peleando por ser tu misma, si eres de las que se pregunta cómo y porqué, sigue aquí conmigo. Porque vas a encontrarte, vas a caminar ligera, sin más cadenas.

¿Como vas a sanar?

 

Con el Método RAN© (Recuperación del Abuso Narcisista) que he creado a partir de mi propia experiencia y tras ocho años de estudio y trabajo con mujeres vícitmas de abuso narcisista.

Con este método vas a ser capaz desde la conciencia de tus heridas (los síntomas del síndrome de la víctima narcisista), entender tu adicción a ellas, para poder afrontar un cambio cognitivo que te lleve a un cambio a tus emociones. Solo esto te liberara de tus heridas. Solo enfrentando las heridas serás capaz de una vez por todas liberarte de las cadenas de tu pasado.