Dejar el dolor atrás y tener una vida plena es posible

Te muestro cómo puedes terminar con esa angustia que parece nunca acabar

Hola soy Olga Fernández y quiero presentarte el método que me ayudó a vivir la vida que nunca pude por estar atada al dolor que me causó mi madre.

Soy una mujer empoderada, gracias a este método. He conseguido  aumentar mi capacidad para  tomar decisiones y poder transformar esas elecciones en acciones y resultados deseados.

Nunca creí que podría llegar a liberarme de todas mis sensaciones negativas que me acompañaron durante años a pesar de que no tenía relación con mi madre.

Sé lo doloroso que es sentir que tu madre no te quiera

Sé que es muy difícil asumir que tu madre te ha hecho daño de manera consciente. Sé que lo  quieres negar. No te atreves a aceptarlo y asumirlo. Te sigues torturando queriendo averiguar qué has hecho mal  y qué puedes hacer para que ella te quiera.

Crecer en el seno de una familia disfuncional, donde la madre es tóxica, es padecer el peor de los abusos infantiles que se puede padecer.

No presentas signos o heridas externas, pero tu alma está rota. Y cuando tratas de encontrar la explicación de lo que te pasa, tu madre te vuelve manipular bien haciéndose la buena o diciéndote que son cosas tuyas.

Crees estar loca y que la culpa es tuya

¿Cuántas  veces has pensado no estar bien de la cabeza? Después de todo, es normal que lo creas. Tu madre te lo ha hecho creer. ¿No te ha dicho siempre que no tienes razón,  que son cosas tuyas, y que haces todo mal, que no hay quien te quiera, que tienes mal carácter,…? y mil lindezas más. Con sus manipulaciones has sentido que todo es culpa tuya. No sabes qué hacer para que ella te quiera, para tener su reconocimiento. Crees que puedes ser mejor hija.

No eres lo suficientemente buena

Aunque lo hayas intentado cada día nunca has cumplido con las expectativas de tu madre. Tu madre nunca ha alabado lo que has hecho y tú has crecido no sintiéndote lo suficientemente buena. Vives dejándote arrastrar por la vida, has asumido que eres así, que no puedes cambiar. Que hagas lo que hagas tu tristeza, culpa, apatía, mala suerte, angustia,… están en ti y no puedes deshacerte de ellas.

Pero y si te dijera que puedes vivir sin esas ataduras que no te dejan avanzar.

Si  te dijera que puedes vivir libre de tus miedos en unos pocos meses sin tener que conformarte con una vida donde la tristeza y la apatía son eternas compañeras.

 

La verdad es que la agonía en la que has vivido al sentirte impotente por no poder deshacerte de tus emociones negativas y no poder cambiar tu vida, puede desaparecer. Tienes el poder para cambiar.

Lo sé porque yo misma estaba tan traumatizada y tan rota que mi cuerpo también se paralizó, mis pensamientos eran más de tirar la toalla que de seguir adelante. Pero mi vida cambió y hasta mis enfermedades físicas desaparecieron.

Y ahora te voy a mostrar a ti cómo hacer esos cambios en tu vida para que dejes atrás las heridas del abuso, pero no solo eso, para que entiendas porqué hasta ahora la vida no te ha resultado fácil.

Con los cambios que te propongo tu vida va a cambiar para siempre

Quiero que te imagines por un momento cómo te sentirías sin los miedos que siempre te han acompañado. ¿Cómo te sentirías sin ansiedad, confiando en ti, sin sentirte culpable por todo, sin sentirte obligada a gustar a los demás, … libre de todas esas limitaciones?

¿A que experimentas una sensación agradable en ti?

Pues ésto es lo que el Método RAN © puede ayudarte a conseguir. Te va a ayudar a aprender a vivir sin esas limitaciones.

El  Método RAN © es una guía con diferentes pasos claros y más de 50 ejercicios que te van a ayudar a por fin ser tú, desarrollar esa personalidad que hasta ahora no ha florecido porque siempre has estado centrada en satisfacer las necesidades de tu madre y no las tuyas.

El  Método RAN © no solo te va a liberar de tus cadenas si no que te va ayudar a descubrir quien eres realmente y empoderarte como persona.

Qué te va a aportar el Método RAN ©

Según sigas las cuatro partes en las que se divide el método vas a conseguir:

  • Ser consciente de lo que has vivido para poder por fin liberarte de tu culpa.
  • Encontrar lo que te estaba paralizando y no te ha permitido avanzar en la vida
  • Experimentar el alivio de dejar ir de tu mente a tu madre y todo su comportamiento  cruel y abusivo sin necesitar la validación de nadie más, excepto la tuya propia
  • Saber por qué sigues atrayendo a personas narcisistas a tu vida que te hunden aún más y dejar de hacerlo
  • Liberarte de la adicción emocional para por fin dejar de experimentar ese dolor que llevas en el alma
  • Dejar a un lado tus pensamientos y emociones dañinas repetitivas para que puedas empezar a vivir y sentirte con más energía
  • Descubrir cómo deshacerte de los pensamientos obsesivos, los fantasmas que te acompañan  
  • Sentir  paz al cerrar tus heridas y no ser más perseguida por tu pasado
  • Descubrir la inspiración en ti para empezar a caminar hacia tus propósitos
  • Saber qué significa sentir la alegría en tu vida
  • Conocerte, aceptarte y amarte

Mi vida de abusos y objetivos truncados

No recuerdo días de alegría en mi infancia. Era una niña triste y sentía que mi madre no me quería. Era una niña oscura, solitaria.

Una vez llegué a compartir con una amiga del colegio que sentía que era adoptada. Su madre vino a calmarme diciéndome que todas las mamas se enfadan a veces con sus hijas pero que mi madre me quería. Desde aquel momento nunca abri mi dolor a nadie más. Yo era la rara.

Mi adolescencia fué una tortura. Era invisible a todo el mundo y la tristeza en mí me podía. Traté de estudiar para demostrar en casa que valía más de lo que me decía mi madre, pero no pude terminar mi carrera. Mis miedos me impedían  terminar nada.

Me fuí de  casa porque creí haber encontrado el amor. Me topé con un hombre que me subió al cielo, y más tarde me hundió en lo infiernos. Me arrastraba por la vida, no me pertenecía. La vida me llevaba a mí, yo solo era un pasajero de la misma.

Pero luché, seguí luchando porque tenía un hijo y porque nunca dejé de soñar en un día feliz.

Encontré de nuevo el amor, ese compañero tranquilo que no me subió al cielo, pero todavía hoy me acompaña en mi alto vuelo. Formé la familia que siempre soñé y  a pesar de eso era infeliz.

Mi madre seguía tratando de controlar mi vida, trataba de separarme de mi compañero y de alejar a mi hijo de mí. Y yo lejos de hacer nada me rendí. Enfermé.

Tras estar paralizada, caminando con bastón, tomando diferentes pastillas para el dolor, vitaminas para encontrarme más fuerte, pastillas antidepresivas, analgésicos …pasaba los días removiéndome en mi propio dolor y angustia, como si el mismo dolor me gustara. Todo lo veía gris, y la oscuridad me creaba más angustia, miedo y dolor.

Sentí que el estrés que me había causado mi madre era la causa de mis problemas y me alejé de ella. Tanto que agarré la maleta y me fuí con mi familia a las antípodas de mi país.

¿Loco verdad? Solo quería salvar a mi familia.

Mi salud mejoró, podía dormir. Pero seguía teniendo días donde yo sola me encaminaba al infierno. No sabía cómo, a pesar de tener un día maravilloso, una familia perfecta, mi angustia volvía a mí. Pensaba que eso era todo lo que podía mejorar. Al menos estar lejos de mi madre me tenía más tranquila.

Pero como peleona que soy, seguí estudiando y me embarqué en un viaje de autoconocimiento pasando los días centrada en curarme. Leí sobre los traumas infantiles, sobre el crecimiento personal, sobre las relaciones humanas, la ley de la atracción, cada libro que encontré sobre el narcisismo y sobre todo sobre madres narcisistas… Practiqué la kinesiología para mejorar los dolores de mi cuerpo, la hipnosis y regresión, practiqué y todavía practico el “tapping”  o técnica de liberación emocional cuando siento dolores en mi cuerpo,…

Todo mejoraba temporalmente mis síntomas, pero la angustia seguía volviendo a mí de manera inconsciente. Me agarré a Dios pidiéndole ayuda porque a pesar de mis esfuerzos seguía teniendo días donde no le hacía la vida fácil a mi familia. Días donde todo lo veía oscuro y creía no valer nada.

Hasta que descubrí la verdad de porqué me sentía así.

¿Por qué no podía avanzar en la vida? ¿Por qué no terminaba nada? ¿Por qué seguía atrayendo a personas narcisistas que me hacían sentir pequeña? ¿y por qué no conseguía recuperarme a pesar de haberme alejado hacía años de mi abusadora y tener una familia que me quería?

Te muestro lo que hasta ahora ha impedido que te deshagas de tus sentimientos de angustia

  • Tus heridas son emocionales

Existe una creencia generalizada de que nuestra vida la creamos a través de nuestra mente lógica. Pero hay una fuerza mayor haciéndolo, tus emociones.

Pero la verdad es que la mayoría de nuestros patrones emocionales los creamos antes de cumplir los siete años, cuando nuestro cerebro es una esponja  que absorbe los mensajes que recibimos de nuestros padres sin tener la capacidad cognitiva de saber si éstos son correctos o no.

Si te has criado con una madre tóxica, de niña desarrollaste la creencia de que el amor es condicional. Ella te aceptaba o quería por lo que hacías y cómo lo hacías. Creciste con miedo, hipervigilante con un gran sentimiento de culpa, sin seguridad en ti, necesitando que ella te dirigiera,….

Y hoy de adulta repites esos patrones emocionales. Es la transferencia del trauma infantil explicada por Freud.

Para sanar tienes que hacer conscientes y afrontar esas heridas emocionales infantiles.  No importa cuanto duela, porque te aseguro duele, pero debes enfrentarte a cada herida si no, siempre vas a depender de los demás para tu bienestar.

Solo cuando cures tus heridas inconscientes podrás dejar atrás tus emociones limitantes.

  • Tu mente te protege

Creas defensas mentales a esas heridas emocionales. No las asumes porque duelen, y  a nadie le gusta sentir dolor.

Tu mente te protege y te convence de que es culpa de otra persona que estés dañada. Y sí, tus heridas emocionales fueron creadas por tu madre. Pero déjame decirte que ahora se trata de ti. Tú las recreas.

Tú eres la que estás herida, y ninguna persona externa puede rescatarte de tu dolor, y mucho menos de una madre inconsciente que aún no se ha ocupado de sus propias heridas internas.

Así que aunque te duela, asume tus heridas, no te disasocies más de la realidad y lucha como has hecho siempre para de una vez por todas eliminarlas.

  • Eres adicta a tus emociones.

“Si no puedes controlar tu estado emocional, eres adicta al mismo” explica el Dr. Dispenza.

Este concepto es muy importante. Para mí fue el que realmente me ayudó a sanar del todo después de haber asumido mis heridas.

Una vez que lo entiendes, te permite darte cuenta porqué repetidamente te ves atraída a personas narcisistas que abusan de ti, o por qué  no puedes evitar tener sentimientos de culpa, poca valía, vacío,… que siguen volviendo a ti de manera inconsciente.

La adicción química emocional explica porqué nos quedamos atrapados en nuestras emociones, sean éstas positivas o negativas.

Nos volvemos adictos a los químicos que segrega nuestro cuerpo cuando siente una emoción buena o mala.

  • No puedes curarte de manera racional

Cada vez que intentas utilizar tu mente para salir del dolor emocional extremo que sientes, vuelves a por más de lo mismo por tu dependencia a los péptidos que generan esas emociones negativas. Tu cerebro opera dentro del rango de los dolorosos productos químicos del trauma. Por eso debes de romper el círculo de abuso a esos péptidos.

Cuando recibes grandes impulsos de emociones dolorosas, tu cerebro se activa en modo supervivencia (Tu cerebro olvida toda racionalidad, y simplemente reacciona para sobrevivir). En esta frecuencia estás desconectado de la parte evolucionada y sabia de tu cerebro (la racional) y en cambio estás actuando desde el centro primitivo del cerebro. Al sentir dolor tu pensamiento lógico queda relegado a un segundo o más bien último lugar.

La verdad es esta: NO PUEDES curar tu dolor a través de la lógica.

Es imposible salir del dolor emocional extremo porque tu cerebro solo puede operar dentro del rango de los dolorosos productos químicos del trauma. Puedes pensar que estás perdiendo la cabeza, pero realmente tu cuerpo ha tomado el control de tu cerebro. Es un fenómeno fisiológico que no puede controlarse “pensando”.

No es hasta que comiences a abordar las heridas internas y romper el ciclo de adicción a los péptidos que los químicos traumáticos de tu cuerpo retrocederán … y entonces tu cerebro lo seguirá de forma natural.

Solo cuando asumí estas verdades, entendí por qué siempre se me había hecho imposible sanar y seguía teniendo miedos y atrayendo a gente que me hacía mal.

Sabía que no me curaría, si no encontraba un método que me ayudara a reprogramar las emociones que me habían mantenido “hundida” toda mi vida.

Necesitaba algo que aliviara mi dolor, mi eterna angustia, para poder vivir sin miedo a hacerlo. Necesitaba algo que me hiciera racionalizar mis emociones para poder cambiarlas.  Necesitaba hacer consciente mi dolor para poder por fin sacármelo de encima. Necesitaba cambiar la química de mi cerebro. Cambiar mis emociones.

La transferencia de Freud siempre me ha hecho ver que repetía mis traumas infantiles, gracias a la neurociencia entendí que las emociones traumáticas que repetía inconscientemente es porque era adictas a ellas. Y al seguir estudiando encontré, que la ciencia fisiológica cuantificable reconoce que cuando liberas un sistema interno de creencias emocionales, el cerebro refleja automáticamente ese cambio. Así que encontre la manera de experimentar ese cambio interno emocional, y cuando lo apliqué en mí en ese mismo momento cambié.

Desde ese día ya no he vuelto a recrear momentos de dolor, miedo, baja estima en mi. Al estar libre de todas mis limitaciones emocionales he podido encontrarme a mi misma, quererme y levantarme cada dia llena de energía para hacer aquello que deseo hacer.

Quiero que tú puedas experimentar el mismo cambio, que puedas por fin liberarte de ese sentimiento de poca valía que siempre te ha acompañado y que puedas empoderarte para tener la vida que de pequeña soñabas y nunca te has atrevido a tener.

Por eso he recopilado todos mis estudios y experiencias y he creado el Método RAN© (Recuperación del Abuso Narcisista) que va a hacer que puedas liberarte del trauma del pasado y vivas la vida que mereces vivir.

Es un método para que toda víctima del abuso narcisista pueda liberarse del dolor de su infancia. Está dividido en  cuatro partes o pasos y tiene más de cincuenta ejercicios prácticos, para que desde la comodidad de tu casa puedas trabajar en liberarte de las cadenas que has venido arrastrando.

Te veo al otro lado del miedo y del dolor.

Haz CLICK  en el libro para por Fin Sanar

Por qué funciona el Método RAN©

¿Qué hace que el Método RAN© funcione, te permita alcanzar los resultados que deseas y liberarte por fin de todas tus heridas infantiles?

Gracias al Método RAN © vas a poder identificar tus emociones y creencias que tanto dolor te causan. Vas a poder hacerlas conscientes y modificarlas porque no puedes cambiar aquello de lo que no eres consciente.

Esto crea un cambio de tu yo anterior que estaba viviendo  constantemente los resultados de la impotencia, la inutilidad y la victimización, transformándolos en tu verdadero YO, ese que nunca tu madre te permitió descubrir. Con ello tu autoestima, lo que piensas de ti cambia y con ello desaparecen todas tus emociones limitantes.

Te conviertes en una persona que sabe cómo guiar tu vida de manera efectiva, confiable y auténtica, natural y orgánicamente.(te empoderas).

A través del trabajo interno al que el método te guía, tu anterior Yo, desaparece, y empiezas a reconocerte como la persona que siempre debiste ser y que nunca pudiste ser porque tu madre nunca permitió que lo hicieras.

Con las cuatro etapas del método vas poder por fin deshacerte de esos comportamientos emocionales destructivos que hasta ahora creías que acudían a ti de manera automática y de los que nunca te has podido liberar.

Etapas del Método RAN©

 

  1. Haciendo Consciente lo Inconsciente: debes tomar consciencia de lo vivido, y de todos los síntomas que acarreas. Sin  reconocer lo que tienes no puedes cambiarlo.
  2. Procesando La Verdad: el duelo.
  3. Sana. Neurociencia y reestructuración cognitiva.
  4. Empodérate. Encuéntrate a ti misma

Qué beneficios te va aportar el Método RAN©

Según sigas las cuatro partes del Método RAN© vas a conseguir:

  • Ser consciente de lo que has vivido para poder por fin liberarte de tu culpa.
  • Encontrar lo que te estaba paralizando y no te ha permitido avanzar en la vida.
  • Experimentar el alivio de dejar ir de tu mente a tu madre y todo su comportamiento  cruel y abusivo sin necesitar la validación de nadie más, excepto la tuya propia.
  • Saber por qué sigues atrayendo a personas narcisistas a tu vida que te hunden aún más y dejar de hacerlo.
  • Liberarte de la adicción emocional para por fin dejar de experimentar ese dolor que llevas en el alma.
  • Dejar a un lado tus pensamientos y emociones dañinas repetitivas para que puedas empezar a vivir y sentirte con más energía.
  • Descubrir cómo deshacerte de los pensamientos obsesivos, los fantasmas que te acompañan.
  • Sentir  paz al cerrar tus heridas y no ser más perseguida por tu pasado.
  • Descubrir la inspiración en ti para empezar a caminar hacia tus propósitos.
  • Saber qué significa sentir la alegría en tu vida.
  • Conocerte, aceptarte y amarte.

No esperes más a tener la vida que te mereces. Puedes conseguir dejar tus heridas a un lado y terminar por fin tus estudios, atreverte a emprender un negocio con esa idea que lleva tiempo rondándote, a tener una relación más sana con tu marido, a sentir placer, y sobre todo a dejar de pasar tus rasgos tóxicos a tus hijos.

Y cómo puedes obtener el Método RAN© que va a hacer que te liberes de tus cadenas emocionales:

Puedes comprarlo formato libro donde tú sola y a tu ritmo puedes lograr liberarte de todas tus limitaciones.          

Haz Click en el Libro para formato Digital

sobrevivir a una madre narcisista

Pincha en el Libro para Formato Papel