20 características del narcisista encubierto

A las  personas gritonas agresivas y a las muy engreídas son fáciles de identificar. Pero no todas las personas narcisistas responden a la imagen de grandiosidad, ni de ser mujeriegos o devora hombres. Pero me atrevería a decir que son más peligrosos aún si cabe porque cuesta más descubrir que te manipulan.

No todas las personas narcisistas son de esas que muestran ser grandes y más que nadie. Hay otras mucho más peligrosas diría yo, ya que son lobos vestidos de corderos, que van por la vida como personas “normales”. Son las personas narcisistas que se alimentan del SUPLEMENTO NARCISISTA SECUNDARIO y no del primario. Son personas que buscan  llevar una vida normal, tener una existencia segura (seguridad económica, aceptabilidad social, movilidad ascendente) y tener un compañero/a .  No como los narcisistas que se alimentan del suplemento primario ejemplarizado en la atención.

 

Narcisista Encubierto

 Cuando una persona es un narcisista encubierto es mucho más difícil darse cuenta de que lo es. Pero estas personas  son mucho más peligrosas para tu salud que los narcisistas “transparentes” o extrovertidos.

Este término se acuñó no para diferenciar a personas narcisistas menos dañinas, ni al final menos arrogantes, si no para agrupar a narcisistas con un patrón diferente,  no fanfarrones ruidosos, vanidosos, pero que son, como sus parejas descubren muy pronto, tan arrogantes y conflictivos como los narcisistas que muestran mayor orgullo. Que sean más tímidos nada tiene que ver con su sentido de grandiosidad, ya que se sienten igualmente por encima de los demás y carecen de empatía emocional.  

Según el psicólogo  Scott Barry Kauffman explicó ” 

“Mientras que los ‘narcisistas abiertos suelen ser agresivos, autoengrandecedores, explotadores, y tienen un delirio de grandeza y una necesidad de atención, los narcisistas’ encubiertos ‘son más propensos a los sentimientos de desprecio, hipersensibilidad, ansiedad y delirios de persecución”.

 

Características de un narcisista encubierto  

Al igual que los narcisistas abiertos no tienen empatía emocional, pero aprenden a actuar como si la tuvieran. El narcisista encubierto es mucho más disimulado. Se presentan ante los demás como, una gran esposa, un gran esposo, una gran madre, un gran padre. 

Resulta más difícil protegerse de una persona así por eso es importante que reconozcas las principales características del narcisista también llamado del armario.

 

Según Debbie Mirza autora del “Narcisista Pasivo-Agresivo Encubierto” , la prioridad número uno de estos narcisistas es su apariencia o lucir bien. Esta autora nos da 20 características de estos narcisistas para que tengamos en cuenta y aprendamos a reconocerlos:

  1. Sabotean días que son especiales para ti: cumpleaños, días festivos, Día de la Madre, Día del Padre y otros aniversarios importantes para ti. 
  2. “Olvidan” cosas como cuando les pides que compren tomates cuando están en la tienda. Ellos dirán: “¡Seguro!” Luego, vuelven a casa y se disculpan por haberse olvidado de comprarlos, pero no vuelven a buscar lo que les pediste. Les da igual. 
  3. Son buenos disculpándose, pero su disculpa aunque parece sincera,  no lo es, y sus acciones futuras reflejan eso. 
  4. Actuarán como si se preocuparan por ti ante los demás cuando estés enfermo o te recuperes de una lesión o cirugía, pero desprecian cuidarte y sentirás su subyacente  resentimiento hacia ti.
  5. No harán nada obvio, pero nunca te sentirás lo suficientemente bien durante el sexo. Sentirás que algo está mal contigo. 
  6. Te enfrentarán a otras personas, y nunca notarás que son la real causa de la discusión. 
  7. Nunca o raramente te alabarán por cualquier cosa que realices. 
  8. Te atribuyen la  mayor parte de la responsabilidad de la vida por el hogar, los niños, las facturas, etc. 
  9. Parecen tranquilos, pero sientes su ira subyacente, como un volcán inactivo. 
  10. Eres tú quien pone todo el esfuerzo en la relación, no ellos. 
  11. No asumen responsabilidad personal, pero le dirán que sí. 
  12. Proyectan sus propios problemas en ti y terminas sintiendo vergüenza y  culpa. Lo hacen de una manera en la que no notas que sucede. 
  13. Experimentarás problemas de salud como fibromialgía, enfermedades autoinmunes, fatiga crónica, depresión, ansiedad, cándida e infecciones del tracto urinario. Los atribuirás a otras cosas, cuando tu cuerpo se ve afectado por tener una relación con un narcisista encubierto.
  14. A menudo te castigan con el trato silencioso ley de hielo.
  15. Pueden ser buenos padres cuando los niños son pequeños. Eso cambia cuando los niños comienzan a pensar por sí mismos. 
  16. Son bien apreciados por otros. 
  17. No tienen amigos cercanos que realmente los conozcan. 
  18. Pueden ser personas de tipo camaleón, convirtiéndose en quienes están cerca, para que las personas se sientan escuchadas y entendidas por ellos. 
  19. Se convierten en ti. Se adaptan a tus gustos. Más tarde, cuando te descartan, se convierten en su próximo objetivo. 
  20. Tu relación con ellos parecerá casi perfecta para los demás, y estarás en una relación con ellos durante años, décadas, sin darte cuenta de los rasgos anteriores. 

 Que esto te sirva para protegerte y recuperar a la gran persona que eres y que la persona narcisista no ha dejado ser.

Los pecados capitales y los Narcisistas

Cuando convives con una persona narcisista bien sea esta tu madre/padre o tu pareja sientes que compartes tu vida con el mismísimo diablo. Sus torturas emocionales, sus hacerte creer cosas que no son y su cara de satisfacción cuando sabe ha logrado su objetivo te hace sentir que compartes vida con el maligno. 

Si vemos los pecados capitales y los analizamos en la persona narcisista que nos ha roto la vida, nos dan muchas ganas y razones para confirmar que son el mismo Lucifer. 

Los 7 pecados capitales

 De acuerdo a Santo Tomás de Aquino, los pecados capitales no se refieren a la magnitud de los mismos, sino a que dan origen a muchos otros pecados o vicios. Luego la persona narcisista vas a ver que tiene cada uno de los capitales pero además comete otros muchos. 

Soberbia. Del latín superbia, es considerado el original y más serio de los pecados capitales del cual derivan los otros. Se trata de orgullo de uno mismo, de valorarse a uno mismo por encima de los demás. Sin lugar a dudas la persona narcisista es soberbia. Le gusta mostrar un estatus superior al de los demás y cree que lo que hace o dice está por encima del resto de los mortales. Se creen con derecho a todo y jamás se disculpan o piden perdón. Disfrutan siendo engreídos vanagloriándose de bienes materiales o espirituales que creen poseer. Necesitan ser vistas, consideradas, admiradas, estimadas, honradas, alabadas e incluso halagadas por los demás seres. Aman el dinero y son codiciosos.

Lujuria: del latín luxuria o abundancia o exuberancia. Considerada como el pecado producido por los pensamientos excesivos de naturaleza sexual, o un deseo sexual desordenado e incontrolable.
Las personas narcisistas utilizan el sexo para controlar, y hay muchas de ellas que hacen del sexo un vicio, yendo de flor en flor. Lo hacen porque no pueden soportar sentirse atados a una persona. Se resienten de su dependencia y necesitan escapar a otra relación.

Ira: Es un sentimiento no ordenado, ni controlado, de odio y enfado. La persona narcisista se caracteriza por sus incontrolables golpes de ira hacia su víctima que viene desatada por su herida narcisista. La ira es algo constante en la persona narcisista ya que se siente herida por todo lo que amenace su Yo verdadero que pretende ocultar bajo la máscara de grandiosidad. Tienen constante necesidad de venganza y están llenas de resentimiento.

Envidia. Estado mental que enciende el dolor y la desdicha por no poseer lo que el otro tiene. Las personas narcisistas desean algo que alguien más tiene, y perciben que a ellos les hace falta, y por consiguiente desean el mal al prójimo, y se sienten bien con el mal ajeno. Es una de las principales características de las personas narcisistas según el DSM- 5 o manual de diagnóstico de los trastornos mentales, son envidiosos patológicos.

Avaricia. Querer más de lo necesario. Es el afán o deseo desordenado de poseer riquezas, bienes, posesiones u objetos de valor abstracto con la intención de atesorarlos para uno mismo, mucho más allá de las cantidades requeridas para la supervivencia básica y la comodidad personal. Un narcisista necesita siempre más, y esa avaricia lo lleva a robar, engañar, manipular etc… para obtener lo que quiere.

Pereza. Se refiere a la incapacidad de aceptar y hacerse cargo de la existencia de uno mismo. No ser responsable de tu propio mantenimiento.Muchas personas narcisistas viven de sus víctimas. Buscan personas que les mantengan sin necesidad de un gran esfuerzo.

Gula. Cualquier forma de exceso, marcado por el consumo excesivo de manera irracional o innecesaria. Hace referencia al exceso, bien de comida, bebidas e incluso de drogas. Las personas narcisistas suelen caer en la bebida, comida,.. como modo de tapar sus vacíos emocionales.
Creo que las víctimas del abuso narcisista podemos decir después de ver los pecados capitales, que convivimos con un demonio ya que comete todos y cada uno de los pecados.

 

Los narcisistas usan el sexo para controlarte

Los narcisistas son extremadamente inseguros y buscan formas de probarse a sí mismos y a los demás que son mejores que el resto del mundo.

Una de las herramientas que utilizan para controlar y afirmar su superioridad y grandeza consigo mismos y con los demás, es el SEXO. 

El sexo  es para las personas narcisistas es una forma de obtener suministro en forma de admiración, atención, placer, dominación, poder, adoración, alabanza, adoración, etc. Con el sexo cubren toda su necesidad del suplemento narcisista, su energía para vivir.

“Los narcisistas tienen un mayor sentido de la sexualidad, pero tienden a ver el sexo de manera muy diferente que otras personas”, dijo el psicólogo Ilan Shrira, cuyo estudio aparece en la edición actual del Journal of Social and Personal Relationships. “Ven la sexualidad más en términos de poder, influencia y como algo atrevido, en contraste con las personas con bajas cualidades narcisistas que asocian más el sexo con el cuidado y el amor”.

Es probable que un narcisista te diga cosas como: “¡Voy a ser el mejor amante que hayas tenido!” y luego te pedirá que evalúes el acto. Pero cuando preguntan, buscan elogios y halagos. Si te atreves a criticar lo más mínimo, tendrás que pagarlo más tarde. Independientemente de cuánto les des, nunca será suficiente. Es por eso que después de un acto sexual, no importa cuán intenso, emocionante y estimulante haya sido en el momento, te sentirás desinflado, vacío y solo. No importa que haya sido explosivo, tú te sentirás vacía, o vacío, incluso con la sensación de haber sido manipulado.

Sexo para cazarte 

Hay narcisistas que usan el sexo como una herramienta de unión para engancharte en su energía.

Durante el intercambio profundo, toda su atención está en su pareja. Usan el método llamado cebo y anzuelo (Se trata de un modelo de negocios para vender un producto a un precio muy modesto, a veces incluso perdiendo dinero (de ahí el nombre de cebo), entonces el cargo o precios son muy altos para la compra de repuestos o todos los productos o servicios ( el anzuelo). 

Los narcisistas dan mucho, se esfuerzan al máximo y se centran en ti en el sexo, para luego retirarse rápidamente. Este modo de actuar para pescarte, les da una manera de probar qué tan profundamente enganchada estas con en ellos. Porque si estás enganchada o enganchado, el vacío que sentirás cuando la persona narcisista se retire  de manera repentina te hará desearle más que nunca.

Esto les da un gran poder de negociación sobre ti y es cuando empiezan a hacer demandas y  sugerencias. Si no cumples, te morirás de hambre de su dulce veneno. Esto es si no haces lo que te dicen, no obtendrás el premio o el gran sexo. Con lo que termina convirtiéndose en una forma de control absoluto. 

El sexo con un narcisista es una forma de adicción, un escape al dolor 

Para no sentir el dolor, el vacío que supone el rechazo o la indiferencia de la persona narcisista, bajas la cabeza y haces lo que te pida. Te domina, te controla y esto es maltrato. Te hace sentir fatal, frustrada, enfadado, vacío… pero necesitas más de su regalo envenenado, de su sexo.  Este comportamiento de la persona narcisista donde te quita y luego te da, genera una gran adicción emocional creando un vínculo traumático con la persona narcisista.

En esta forma de adicción estamos lidiando con potentes neuroquímicos que produce tu propio cuerpo, como la oxitocina, la noradrenalina, la dopamina y el cortisol. Esto hace que sea mucho más difícil dejar a una persona narcisista que dejar de fumar, ya que los químicos son generados por tus pensamientos y estados emocionales. 

Pueden pasar de 18 a 22 meses después de terminar la relación para que los químicos regresen a niveles equilibrados. 

Al temer la pérdida de tu pareja, sigues el nefasto juego del narcisista. Sin embargo, debes tener en cuenta que aunque pueda cumplir con tus solicitudes, se niega a darte lo que necesitas: amor verdadero.

Para las personas narcisistas, el sexo es poder y control total sobre ti.

La relación sexual con una persona narcisista se caracteriza por la intensidad y la grandeza casi de otro mundo.(muchas víctimas afirman haber tenido el mejor sexo con su pareja narcisista). Especialmente  usan toda la artillería en su arsenal para engancharte y cazarte. Intentando causar una impresión inolvidable, te llenan de emoción y euforia. Es como si estuvieran despertando algo en ti que ha estado inactivo durante siglos. ¡Pero la intensidad no es intimidad!

Para tener intimidad debe haber confianza y ésta lleva tiempo construir. Ambas partes deben ser empáticos, escuchar con claridad las necesidades del otro, sintonizarse y sumergirse en el mundo del otro. Esta intensidad sexual en lugar de crear  seguridad y confianza, introduce un elemento de peligro. El peligro junto con la cercanía crea un miedo subconsciente a la pérdida, haciendo que tu pareja parezca más atractiva de lo que realmente es. 

El vínculo con la persona narcisista, tiene sus raíces en el trauma, no en la confianza y el respeto genuinos. Es un asunto unilateral destinado a obtener su preciado suministro narcisista. 

La persona narcisista utiliza el sexo como un juego 

A través del sexo te hacen estar en una montaña rusa emocional.  Si bien variará de persona a persona, lo que buscan es ver reflejado en tus ojos el asombro que sientes al elevarte y la desesperación a medida que te dejan caer. Disfrutan del poder que sienten sabiendo que han logrado controlar tu mente.

La rumia mental que se produce en ti como resultado de dicho tratamiento puede llevarte a estados altamente desequilibrados y la devastación de tu orden interno y el sentido inestable de ti mismo o de ti misma.

¿Qué pasa a la larga con el sexo con la persona narcisista?

Si bien es potencialmente alucinante al principio, con el tiempo el sexo con un narcisista tiende a convertirse en puramente mecanicista. Todo es técnica, muy poca conexión. Emocionalmente termina siendo insatisfactorio.

¿Qué significa el sexo para un narcisista?

Sabemos con los narcisistas que su mayor impulsor es obtener un suministro narcisista, es decir, la energía, la atención o la aclamación que puede otorgarles momentáneamente suficiente importancia para escapar de sí mismos.

Lo que esto significa es que la adicción del narcisista al suministro narcisista no es diferente a la de cualquier otro drogadicto: “concédeme una automedicación que me lleve por un tiempo más allá de mis gritos, heridas emocionales internas no curadas y gritadas”.

El sexo es una forma muy poderosa para que un narcisista haga esto, porque eso le otorga la capacidad de obtener energía, fuerza vital y grandes cantidades de atención de otro.

Nueve tipos de narcisismo

Según el estudio, publicado en la revista Journal of Psychiatric Research, el narcisismo es un trastorno de la personalidad en el que los pacientes tienen fuertes complejos de inferioridad, pero hacia afuera se comportan de manera arrogante y autocomplaciente.

El doctor Bruce Stevens, en su artículo “A nine headed Hydra” (publicado en 2000 en Psycotherapy in Australia), propone nueve diferentes tipos de la personalidad narcisista.
Todos los tipos comparten el mismo problema subyacente: la búsqueda desesperada de la fuente de amor a sí mismos en lugares donde nunca la encontrarán, lo que nos indica que sufren un claro síntoma de codependencia.

1.El dependiente

Siente una gran necesidad de ser amado y nunca llega a estar satisfecho. Nunca recibe suficiente amor. Tiene miedo al abandono y al rechazo. Su problema principal es que no es capaz de quererse y cuidarse a sí mismo y se centra en dar amor a los demás para así conseguir su aprobación y cariño. Resulta asfixiante para su pareja. Es esa persona narcisista que no te deja vivir, que quiere estar a tu sombra cada rato, ese o esa que se pasa el día preguntándote si le quieres y que a la mínima salta que no le amas lo suficiente.

2.El amante especial

Es la persona narcisista que insiste en decirte eso de «Nuestro amor es único, especial, maravilloso y perfecto». Piensa que nadie puede amar a su pareja como él o ella, que con su amor curará todas las heridas que pueda tener.
Idealiza el amor y a la persona amada, a quien no ve como realmente es con lo que se decepciona fácilmente. Es muy vulnerable a cualquier ofensa y arrastra heridas de anteriores relaciones. No tolera ninguna imperfección en su pareja.

3.El poderoso

Está enamorado del poder y lo expresa humillando o aterrorizando. Es arrogante, y desprecia a sus subordinados e «inferiores». Lo único que le importa es su carrera y su éxito.
Su pareja suele ser una persona atractiva a quien exhibe como trofeo.

4.El “cuerpo”

Es un tipo de narcisismo muy habitual hoy en día. Es el culto a la imagen. Su imagen tiene una enorme importancia y su autoestima está unida a dicha imagen. Necesita gustar a todo el mundo y que todo el mundo reconozca su belleza para sentirse una persona valiosa. Tiene obsesión por tener el cuerpo perfecto.
Tiende a negar sus problemas y a centrarse en su físico, como si el hecho de lograr la perfección física fuese a solucionar todos sus males.

5.El furioso

Es hipersensible y tiene estallidos de rabia con frecuencia ante cualquier ofensa real o imaginada. Tiende a ver malas intenciones en las acciones de los demás. Debajo de esa rabia frecuentemente se ocultan sentimientos como la tristeza, vergüenza o desesperación.
Se caracteriza por su incapacidad para controlar sus intensas emociones, especialmente la rabia.

6.El estafador

Es una persona encantadora cuyos motivos son absolutamente egoístas. Pretende utilizar y explotar a los demás a través de su encanto personal.
Le divierte engañar al amante confiado con infidelidades, fraudes, etc. y disfruta planeándolo.
Su autoestima aumenta al verse capaz de hacer ese tipo de fechorias. Considera que está por encima del bien y del mal.

7.El fantasioso

Su mundo interior es muy rico y está poblado de fantasías de belleza, admiración, amor, éxito y mundos maravillosos, mientras que considera la realidad un fastidio del que querría escapar.
Algunos adolescentes pasan horas aislados jugando al mismo juego de ordenador, con cuyo protagonista, un héroe capaz de todo, se sienten identificados. La soledad impide que el mundo exterior penetre en sus vidas mostrándoles la realidad, y su necesidad de sentirse grandiosos, únicos y especiales (algo que, en cierta medida, es normal en la adolescencia) puede hacer que se identifiquen con el héroe del videojuego y confundan la fantasía con la realidad.

8. El mártir

Su identidad está construida alrededor del hecho de ser una víctima o un superviviente de algo terrible. Se centra en sí mismo y en su propio dolor, que nunca llega a superar y no tiene tiempo para nadie ni nada más. Dentro de ese dolor se siente grande, «nadie sufre como yo», «he tenido que soportar cosas terribles».
Es ese mártir al que todos deberían admirar por haber sufrido tanto y seguir vivo.
En realidad, es una forma de evitar el verdadero dolor y la causa real de sus problemas. “Mi dolor es tan grande que me impide pensar en otras personas o hacer otras cosas”. Se escudan en su dolor.

9.El salvador

“Solo yo puedo ayudarte”, “solo yo puedo cambiar tu vida”, “solo yo puedo protegerte del mundo”.
Es probable que tenga un trabajo relacionado con la ayuda a los demás, al que dedica todo su tiempo porque “lo necesitan”, parece una persona entregada. Sin embargo, siempre acaba pidiendo algo a cambio, como sexo o dinero. Es frecuente este tipo de personalidad narcisista en ciertos líderes religiosos de sectas.

Stevens categoriza algunos tipos de conductas narcisistas. Tómalo para ayudarte a reconocerlas una vez más y recuerda que saber reconocerlos debe ayudarte a protegerte de estas personas poniendo ante todo distancia ya que mantenerte en una relación con una persona así, aunque creas que manejas la situación te ata a un vínculo traumático con ella y no te deja ser realmente tú.

Cómo desengancharse de la persona narcisista

Cuando vives una relación tormentosa, llega un momento que tocas fondo y te dices, basta ya! No aguanto más y decides irte, apartarte de esa persona que tanto destrozo te ha causado. Empiezas a planear cómo te vas a ir, quizá incluso llegas a salir de la relación volviendo a casa de tus padres o a casa de algún familiar o amigo. Pero justo cuando decides que es definitivo, que nunca más vas a volver con esa persona, recibes un mensaje. “ Cariño te quiero, ya te echo de menos, perdóname. Necesito sentir tu piel,…” y el subidón que te dan sus palabras, hace que se te erice la piel, y se te olvide todo lo malo vivido volviendo con él. Desengancharse de la persona narcisista no es fácil.

A quién no le ha ocurrido que después de tomar la firme decisión de dejar a la persona narcisista en su vida, haya vuelto con él o con ella. No te tortures ni te culpabilices, es muy normal volver a caer en los encantos de la persona narcisista olvidando por un momento todo lo mal que te lo ha hecho pasar. Eres adicta o adicto a esa persona, o mejor dicho, adicta a las emociones que te produce.

Pero no te preocupes, eso es lo que produce los comportamientos de la persona narcisista en tu cerebro. Deja la culpa a un lado, ya que es muy normal caer y volver con esa persona que no te conviene.

Te voy a dejar un plan DETOX, que te va a ayudar a dejar de lado a esa persona narcisista en tu vida sea esta tu madre o pareja:

  1. Tienes que establecer CONTACTO CERO. Y no tener contacto significa precisamente eso, cortar toda relación con la persona que te ha hecho daño. Para ello si hace falta tendrás que cambiar el numero de teléfono, irte a otra ciudad, lo que sea para no permitir que la persona narcisista te contacte. Sé que es difícil, pero has de eliminar cualquier vía de contacto para no darle la oportunidad de que te enrede, te haga hoovering, esto es, te aspire de vuelta.
  2. Date tiempo para analizar la relación que has tenido, para ser consciente de que no tienes el control de tu vida. Tienes que ver que cuanto más le has mostrado tu angustia y tu dolor a la persona narcisista más te has convertido en su suplemento narcisista y más poderoso o poderosa se ha sentido tu abusador. Y cuanto más poderoso se ha sentido tu abusador o abusadora, más agresiva se ha vuelto. La única solución es dejar de darle su suplemento narcisista y para ello debes no permitirte ningún contacto.
  3. Escribe todo el daño que te ha hecho la persona narcisista y que no aceptarías otra persona te hiciera.
  4. Trata de racionalizar las heridas que tienes para ello te dejo un link al síndrome de la víctima narcisista donde podrás ver las heridas y comportamientos adaptativos que lo conforman. Tienes que ser consciente de lo que tienes para sanarlo. Hay muchas heridas que llevan en nosotros tanto tiempo, que son casi parte de nosotros y no las reconocemos como tales.
  5. Una vez que eres consciente de lo que tienes, de lo que te duele, debes iniciar una reconstrucción cognitiva. Entender que tus emociones son creadas por pensamientos que no te pertenecen sino que son los que la persona tóxica abusadora de tu vida te ha inculcado.
  6. Encuentra quién eres, cuáles son tus pensamientos de verdad. Desde ahora te digo, que tus pensamientos, los tuyos los de tu corazón, son los que siempre han estado ahí y no les han dejado ser, no te producen emociones feas como la ansiedad la culpa o el miedo.

Eres una persona muy válida, llena posibilidades. Date la oportunidad de encontrarte, de ser quien realmente eres. Si lo deseas puedes tomar como guía el método RAN (recuperación del abuso narcisista) que he desarrollado. En él te guío por estos pasos.

Puedes desintoxicarte de la persona que te ha hecho daño, recuperarte, eliminar esos miedos, culpa y dudas de ti y conseguir todo lo que te propongas.

 

El contacto cero y la técnica spaghetti

  Cuando estés decidida o decidido para establecer el contacto cero y apartarte por fin de esa persona narcisista que tanto destrozo ha causado en tu persona,  te contactará con cualquier excusa. Tratará de arrojarte todo lo malo de la relación, kilos de culpa para ver como se te pega en tu ser y te sigue destrozando. Lanzará toda su ira lo mismo que un chef lanza la pasta contra la pared para ver cómo se cae.  Querrá ver cuanta culpa se te pega,  y si eres capaz de deshacerte de ella.  La persona narcisista se esforzará en debilitar tus defensas, tu determinación para volver a controlarte.

Entra un mensaje de texto en tu teléfono. Estás decidida/o  a no abrirlo, pero ves que es una imagen. No puedes controlarte y lo abres. Es una foto de los dos en  el restaurante al que fuisteis en vuestra primera cita. Por-fa-vor no me-ha-gas-es-to. No respondes pero tu mente vuela a ese día. El teléfono suena de nuevo,  es otro mensaje de texto: “¿te acuerdas de nuestra primera cita? te echo de menos, te necesito.”.

Estás totalmente decidida/o no responder, ya has pasado por esto. Ya has caído en sus redes, has vuelto con él o con ella hasta que has llegado a la situación de no aguantar más en la que te encuentras ahora. Así que ¡no! respondes sus mensajes. Sabes lo difícil que es tomar la decisión de irse, de establecer el contacto cero y no quieres volver atrás, sin embargo tu corazón te dice otra cosa.

El narcisista toma nota y se aparta, toma distancia. No quiere parecer desesperado, eso le haría mostrar su debilidad. Ha probado tu vena sensible para atraerte y eso no ha funcionado.  Así que prueba con una táctica diferente. Trata de mostrar su sensibilidad y vuelve a enviarte otro mensaje: “no puedo vivir sin ti, nunca he sentido esto por nadie más, lo que teníamos era especial,…”. No puedes más necesitas que deje de enviarte estos mensajes porque te revuelven,… y… rompes el contacto cero enviándole un mensaje:”lo nuestro ha terminado”.

Es el momento en el que la persona narcisista tiene lo que andaba buscando. No importa que tu respuesta haya sido negativa, lo que le importa que has respondido. Respondiendo le has confirmado que lanzándote una dosis de culpa, como se lanza un espagueti a la pared, terminas cayendo. Así que sigue lanzándote más culpa:”no, no hemos terminado. Me dijiste que estarías siempre conmigo. Me estabas mintiendo?, te necesito, no puedo perderte”.

Justo las palabras que has querido oír durante los años de vuestra relación. Tu corazón se estremece, si no está dispuesto a perderte es que realmente te ama. Te ablandas y le respondes:”no te mentí cuando te dije que quería estar contigo siempre, ¿pero cuanto más crees que puedo aguantar?. Me has ignorado, te has ido con otras, nunca has estado cuando te necesitaba,…”.

Ahora te tiene donde quería, entablando una conversación. Solo tiene que sembrar un poco más de duda y confusión en ti sobre su comportamiento para darle la vuelta a todo y culparte a ti de todos los problemas.

Por favor, ten cuidado, las personas con trastorno narcisista de la personalidad solo muestran empatía para conseguir algo.

No cambian por decir que van  a hacerlo. Como bien sabes tú, hace falta mucha fuerza de voluntad para cambiar y un gran esfuerzo para enfrentarse al Yo verdadero. No le des la oportunidad de romper el contacto cero bajo ninguna circunstancia.

Sé que es difícil mantenerse firme ante la decisión de no contacto, que te van a asaltar miles de recuerdos, dudas, remordimientos,… es normal, es la adicción emocional. Pero tienes que pasar por este período. Necesitas darte tiempo lejos de la persona narcisista para desintoxicarte, para darte espacio para ver la relación que has vivido, todo el daño que te ha hecho y sobre todo para ver todo lo que no has hecho porque la persona narcisista te lo ha impedido.

Cuando la persona narcisista te persigue queriendo volver después de haber establecido el contacto cero, por favor no creas que lo hace por tener sentimientos hacia ti. No se trata de amor, si no de ejercer control sobre ti  y obviar tus necesidades.

Si alguien realmente te quiere y le pides que te deje, lo hará. Si le pides al narcisista que te deje y no lo hace te está mostrando ser totalmente irrespetuoso y que no le importa lo que quieres. Solo le importan sus necesidades no las tuyas.

Solo cuando la persona narcisista vea claramente que no respondes a sus palabras dejará de intentar contactarte. Mientras le sigas contestando, seguirá intentándolo. 

Así que por favor una vez has tomado la decisión firme de establecer el no contacto, por ningún motivo le respondas, si no sabes que te tirará como a un espagueti para ver como caes.

Puedes hacerlo, puedes superar la adicción emocional. Has vivido situaciones peores, vivir bajo el miedo y el sentimiento de culpa ha sido mucho más difícil que este período de tiempo que sigue al contacto cero. No lo rompas, porque en cuanto lo pases, en cuanto seas capaz de desengancharte de la persona narcisista, tu vida va a empezar a cambiar. Vas a poder averiguar qué quieres, quién eres, y dónde quieres ir en esta vida.

Estudios demuestran que la ansiedad puede ser causada por haber sufrido una relacion narcisista

Estudios demuestran que la ansiedad puede ser causada por haber sufrido una relación narcisista.

Si sufres de ansiedad, o de ataques crónicos de nerviosismo, miedo, sudoración, temblores, problemas para dormir y más , no estás solo.
En España solamente, aproximadamente el 40 por ciento de la población la padece al menos una vez en su vida. (más info).
Según Salvador Ros, presidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada en España la ansiedad afecta a más de seis millones de españoles y causa un absentismo laboral de un 10 por ciento.

Los síntomas de la ansiedad según la Clínica Mayo son: sudoración, nerviosismo, aumento del ritmo cardíaco, temblores, cansancio, problemas para conciliar el sueño, dificultades para controlar preocupaciones,… (leer más en su página).

Todos estos síntomas de la ansiedad pueden ser creados por el abuso narcisista

Las personas pueden lastimar tu salud. Los asaltos verbales pueden directamente llevar a daño neurológico en la parte del cerebro que alberga complejos centros de razonamiento emocional. Y la fatiga corporal y la función de los órganos puede mermarse por el aumento de sustancias tóxicas suprarrenales inducidas por el miedo.

Según el estudio citado al principio de este post elaborado por Lawrence, Erika PhD; Yoon, Jeungeun Ba; Langer, Amie Ma; Ro, Eunyoe Ma :
“Los cambios en la victimización psicológica se asociaron con cambios en los síntomas de depresión y ansiedad, incluso después de controlar los efectos de la victimización física. Este estudio demuestra el severo impacto de la agresión psicológica en sus víctimas y se expande en estudios previos de muestras de golpes para demostrar que la victimización psicológica puede ser más dañina que la victimización física en parejas.

La agresión psicológica es altamente prevalente en las relaciones íntimas (por ejemplo, Stets, 1990) y no se limita a las relaciones que son físicamente agresivas. Los actos psicológicamente agresivos incluyen comportamientos como el ridiculizar, amenazas verbales, aislar a la pareja de la familia y los amigos y tratar de controlar a la pareja, y están destinados a degradar a la pareja y atacar su autoestima haciéndolo sentir culpable, molesto, o inadecuado.
Las personas que experimentan victimización psicológica son significativamente más propensas a experimentar insatisfacción con la relación, victimización física y síntomas depresivos (por ejemplo, Arias, Lyons y Street, 1997; O’Leary y Jouriles, 1994).
Además, las mujeres informan que la victimización psicológica que padecen tiene un impacto más negativo sobre ellas que la victimización física que experimentan, informando un aumento en los sentimientos de vergüenza, depresión y pérdida de autoestima (Follingstad, Rutledge, Berg, Hause y Polek). , 1990).

A pesar de estos hallazgos, hay una sorprendente escasez de investigaciones que examinan la agresión psicológica en las relaciones íntimas. El propósito de este estudio fue aclarar el curso de desarrollo de la agresión psicológica y su impacto en los síntomas de la depresión y la ansiedad, independientemente del impacto de la agresión física.”.

Quien quiera leer el estudio completo lo tiene aquí. Pero creo que esto es suficiente para empezar a dar la importancia que le corresponde al abuso psicológico por parte de una persona narcisista, ya que modifica la estructura del cerebro y genera ansiedad.

Cómo la persona narcisista identifica a los empáticos

Las personas “Empáticas” son amables y sensibles a la energía ajena. Pueden anteponer las necesidades de los otros a las suyas, son muy intuitivos y saben identificar qué tipo de persona eres, mucho antes que los demás. La gente suele considerarlos como débiles o víctimas de su amabilidad.  Pero son fuertes en su interior, lo que les ayuda a percibir la energía y emociones de otros. 

Las personas empáticas tienen ciertos rasgos que atraen a las personas narcisistas:

  • honestidad
  • se preocupan por los demás
  • decencia
  • necesidad de conocer la verdad
  • necesitan arreglar y curar a los demás
  • son altamente sensibles
  • suelen ser introvertidas
  • son muy intuitivas

Estas virtudes son altamente atractivas para llos vampiros emocionales o personas narcisistas.

Estas  identifícan estos rasgos en “sus víctimas” a través de:

  • su instinto 
  • capacidad de observación
  • a través de la práctica

Estas 3 maneras ayudan a las personas narcisistas a identificar ciertos rasgos que caracterizan a las personas empáticas y a saber si la persona empática que analizan es válida para sus fines.

Al narcisista le es fácil ver los rasgos empáticos, ya que las personas empáticas muestran más variedad y mayor intensidad de emociones, lo  que supone la droga perfecta para las personas narcisistas. Además por la necesidad de agradar que tenemos las personas empáticas, somos muy fáciles de manipular para los depredadores. 

Podemos decir que los narcisistas a través de su capacidad de observación, práctica e instinto, nos localiza fácilmente a las personas empáticas para poder manipularnos y obtener su suplemento narcisista.

Así que para ponerte a salvo de estas personas depredadoras debes aprender a reconocerlas. No se trata de dejar de lado tu empatía y volverte fria, si no de observar quién es una persona de verdad que merece tu atención. Y sobre todo de aprender que la gente no nos quiere más por no ponerles límites.

 

Qué pasa cuando la madre narcisista cae enferma o muere

La muerte de nuestros progenitores es siempre un acontecimiento traumático que nos deja mucho dolor. Pero cuando fallece una madre o padre narcisista a ese dolor le sumamos un estado de gran confusión.

Cuando una madre narcisista envejece NO esperes empatía, compasión o remordimiento por su parte porque se está muriendo.

La madre narcisista, muere igual que ha vivido.

NO esperes que haga una sana introspección sobre sí misma como cualquier otras persona y se muestre arrepentida.
Esto es lo que te gustaría, porque es lo que has esperado toda la vida, pero lamento decirte que la persona narcisista maligna, no muestra remordimientos ni en su último suspiro.

Cuando caen enfermas o envejecen, su naturaleza celosa aflora y sienten celos de la gente joven y saludable y hacen que el mundo gire todavía más que antes alrededor de ellas. Utilizan más que nunca los sentimientos de pena y culpabilidad de las víctimas, de nosotros sus hijos, para seguir manipulando más que nunca.
Saben que es su última actuación, y exigen que todo tu tiempo, dinero, admiración vayan a ella. Se vuelve más controladora y abusadora que nunca.
Pero delante de los demás actuando y será la viejecita tierna que ha dado todo en esta vida. Verás a Jekill y Mr.Hyde en ella más claro que nunca. Ella digna hasta la muerte.

Aunque esté en la cama y apenas pueda moverse, seguirá manejando los hilos de la familia. Se encargará de que los monos voladores te hagan sentir culpable por no encargarte lo suficiente de ella.

A pesar de ello no esperes que tu madre cambie y deje de manipular cuando cae enferma y está mayor. Seguirá utilizando a su ejercito aliado, a sus monos voladores para manipularte.
Aunque te parezca inconcebible utilizan tus emociones a flor de piel y tu confusión para manipularte.

Y qué pasa cuando fallece

Cuando la madre narcisista fallece quedas hecha un lío, con sentimientos encontrados, te sientes confundido o confundida. Por un lado te alegras de que por fin haya muerto, (tranquila/o o eres un monstruo por pensar esto), y por otro Sentimientos encontrados de por fin se ha muerto y dolor por no haber tenido nunca amor. No eres una mala persona por ello, te han hecho mucho daño.

Esperabas que al envejecer, la coraza se le cayera y se ablandara e incluso te pidiera perdón. Pero se ha ido sin disculparse y eso te deja con dolor y rabia.
Has de pasar por un duelo. Un duelo no por una madre maravillosa, sino por aquello que has anhelado y nunca has tenido.

No echas de menos sus abrazos, sus consejos,… porque nunca los hubo. Pero sigues imaginando a una madre amorosa.

Es normal tener diferentes emociones, te enfrentas a ti y a tu debate interno.
Cuando una madre narcisista muere no solo se pasa por el duelo de la madre que nunca tuviste, si no por todas las cosas en tu vida que destrozó.
Lloras porque no entiendes su falta de remordimiento ni tan siquiera en sus últimos días. Sufres un duelo porque no entiendes cómo un ser humano ha podido ser como un témpano de hielo y no ha pestañeado ni pedido perdón ni en su último suspiro. Digna, hasta la tumba.

Tienes que prepararte para sus monos voladores, ya que una vez la señora te deje para irse a otra vida, se encargarán de perpetuar su manera de actuar para prolongar el sentimiento de culpabilidad en ti. Te acusarán de haber sido un mal hijo o mala hija.
Te enfrentarás al tabú social, hijo rebelde o la hija díscola.
Pero pasado un tiempo, sin más relación con los monos, sentirás que se ha ido alguien a la que apenas conocías.
Tienes que aceptar que se ha ido sin nunca haberte regalado amor materno. Por favor no trates de disociarte de ese sentimiento, está ahí, y es un sentimiento muy válido. Permítete sentir ansiedad, dolor,… sácalos. Han de salir y has de aceptar que se ha ido sin recibir lo que siempre quisiste de ella; atención y amor.

Tu dolor puede curarse y puedes encontrar tu propia identidad, nunca es tarde. Date el permiso de ser feliz, de sacar de dentro de ti a la persona que realmente eres.


Desde el amor, una vez hayas pasado el período del duelo, trabaja en reconocer tus propias emociones, y trata de encontrar a la gran persona que eres. No permitas más que el pasado hipoteque tu presente ni tu futuro.
Por favor, empieza a creer en ti, a sacar esos ecos de tu cabeza con las palabras que tu madre te ha repetido toda tu vida, no son verdad. Permite que la verdad, tu verdad sea lo único que te acompañe de ahora en adelante.

Las victimas de madres narcisistas tenemos problemas de confianza

Las personas que hemos crecido en el seno de una familia disfuncional con una madre o un padre narcisista para el que nunca hemos sido lo suficientemente buenos, de adultos tenemos problemas de confianza con las personas.

Cuando has vivido en una familia disfuncional con al menos uno de los progenitores con trastorno narcisista, conoces el gran dolor de no ser el niño o la niña que querían.

Te ha llevado muchos años saber que no importa lo que hagas nunca vas a cumplir sus estándares de buen hijo o hija.
Nada que hayas hecho ha servido para ganarte su amor y apreciación. Siempre has fallado, pero no por tus defectos , si no por los de ellos.
Ser víctima de una persona narcisista desde que naces, deteriora toda tu vida. Aprendes a no marcarte expectativas con las personas, porque no las cumplirán.
Si quienes más te debieran de haber querido han sido capaz de utilizarte como a un objeto solo para sus intereses y nunca te han mostrado la unión que parece natural de padres-hijos, como las demás personas van a ser de fiar.

Así que salimos al mundo real como personas heridas a las que se nos complica muchas veces confiar en los demás y ello nos convierte en personas herméticas y distantes no pudiendo disfrutar de las personas y la vida como deberíamos.

Circulamos por la vida con un gran problema de confianza y tendemos a ser tremendamente independientes porque te sientes estúpida si confías en los demás.
Somos quisquillosos con las personas, y terminamos poniéndonos una coraza, lo que hace que no dejemos que nadie se acerque a nosotros. Estar tan a la defensiva nos aísla. Pero muchas veces preferimos eso a arriesgarnos a que nos hagan daño, no queremos que nadie más nos traicione.

Si has sufrido una infancia dura no te cierres a la vida, mereces vivir. No todas las personas van a hacerte daño. Tienes que aprender a distinguir a las personas de verdad de las que te van a cosificar.
Recuerda que hay gente que te va a ayudar a crecer como persona y a sacar lo mejor de ti, y son las personas que mereces en tu vida.

madre toxica

¿Es tu madretóxica?

 

Contesta a estas preguntas para saberlo.

You have Successfully Subscribed!