Los narcisistas son extremadamente inseguros y buscan formas de probarse a sí mismos y a los demás que son mejores que el resto del mundo.

Una de las herramientas que utilizan para controlar y afirmar su superioridad y grandeza consigo mismos y con los demás, es el SEXO. 

El sexo  es para las personas narcisistas es una forma de obtener suministro en forma de admiración, atención, placer, dominación, poder, adoración, alabanza, adoración, etc. Con el sexo cubren toda su necesidad del suplemento narcisista, su energía para vivir.

“Los narcisistas tienen un mayor sentido de la sexualidad, pero tienden a ver el sexo de manera muy diferente que otras personas”, dijo el psicólogo Ilan Shrira, cuyo estudio aparece en la edición actual del Journal of Social and Personal Relationships. “Ven la sexualidad más en términos de poder, influencia y como algo atrevido, en contraste con las personas con bajas cualidades narcisistas que asocian más el sexo con el cuidado y el amor”.

Es probable que un narcisista te diga cosas como: “¡Voy a ser el mejor amante que hayas tenido!” y luego te pedirá que evalúes el acto. Pero cuando preguntan, buscan elogios y halagos. Si te atreves a criticar lo más mínimo, tendrás que pagarlo más tarde. Independientemente de cuánto les des, nunca será suficiente. Es por eso que después de un acto sexual, no importa cuán intenso, emocionante y estimulante haya sido en el momento, te sentirás desinflado, vacío y solo. No importa que haya sido explosivo, tú te sentirás vacía, o vacío, incluso con la sensación de haber sido manipulado.

Sexo para cazarte 

Hay narcisistas que usan el sexo como una herramienta de unión para engancharte en su energía.

Durante el intercambio profundo, toda su atención está en su pareja. Usan el método llamado cebo y anzuelo (Se trata de un modelo de negocios para vender un producto a un precio muy modesto, a veces incluso perdiendo dinero (de ahí el nombre de cebo), entonces el cargo o precios son muy altos para la compra de repuestos o todos los productos o servicios ( el anzuelo). 

Los narcisistas dan mucho, se esfuerzan al máximo y se centran en ti en el sexo, para luego retirarse rápidamente. Este modo de actuar para pescarte, les da una manera de probar qué tan profundamente enganchada estas con en ellos. Porque si estás enganchada o enganchado, el vacío que sentirás cuando la persona narcisista se retire  de manera repentina te hará desearle más que nunca.

Esto les da un gran poder de negociación sobre ti y es cuando empiezan a hacer demandas y  sugerencias. Si no cumples, te morirás de hambre de su dulce veneno. Esto es si no haces lo que te dicen, no obtendrás el premio o el gran sexo. Con lo que termina convirtiéndose en una forma de control absoluto. 

El sexo con un narcisista es una forma de adicción, un escape al dolor 

Para no sentir el dolor, el vacío que supone el rechazo o la indiferencia de la persona narcisista, bajas la cabeza y haces lo que te pida. Te domina, te controla y esto es maltrato. Te hace sentir fatal, frustrada, enfadado, vacío… pero necesitas más de su regalo envenenado, de su sexo.  Este comportamiento de la persona narcisista donde te quita y luego te da, genera una gran adicción emocional creando un vínculo traumático con la persona narcisista.

En esta forma de adicción estamos lidiando con potentes neuroquímicos que produce tu propio cuerpo, como la oxitocina, la noradrenalina, la dopamina y el cortisol. Esto hace que sea mucho más difícil dejar a una persona narcisista que dejar de fumar, ya que los químicos son generados por tus pensamientos y estados emocionales. 

Pueden pasar de 18 a 22 meses después de terminar la relación para que los químicos regresen a niveles equilibrados. 

Al temer la pérdida de tu pareja, sigues el nefasto juego del narcisista. Sin embargo, debes tener en cuenta que aunque pueda cumplir con tus solicitudes, se niega a darte lo que necesitas: amor verdadero.

Para las personas narcisistas, el sexo es poder y control total sobre ti.

La relación sexual con una persona narcisista se caracteriza por la intensidad y la grandeza casi de otro mundo.(muchas víctimas afirman haber tenido el mejor sexo con su pareja narcisista). Especialmente  usan toda la artillería en su arsenal para engancharte y cazarte. Intentando causar una impresión inolvidable, te llenan de emoción y euforia. Es como si estuvieran despertando algo en ti que ha estado inactivo durante siglos. ¡Pero la intensidad no es intimidad!

Para tener intimidad debe haber confianza y ésta lleva tiempo construir. Ambas partes deben ser empáticos, escuchar con claridad las necesidades del otro, sintonizarse y sumergirse en el mundo del otro. Esta intensidad sexual en lugar de crear  seguridad y confianza, introduce un elemento de peligro. El peligro junto con la cercanía crea un miedo subconsciente a la pérdida, haciendo que tu pareja parezca más atractiva de lo que realmente es. 

El vínculo con la persona narcisista, tiene sus raíces en el trauma, no en la confianza y el respeto genuinos. Es un asunto unilateral destinado a obtener su preciado suministro narcisista. 

La persona narcisista utiliza el sexo como un juego 

A través del sexo te hacen estar en una montaña rusa emocional.  Si bien variará de persona a persona, lo que buscan es ver reflejado en tus ojos el asombro que sientes al elevarte y la desesperación a medida que te dejan caer. Disfrutan del poder que sienten sabiendo que han logrado controlar tu mente.

La rumia mental que se produce en ti como resultado de dicho tratamiento puede llevarte a estados altamente desequilibrados y la devastación de tu orden interno y el sentido inestable de ti mismo o de ti misma.

¿Qué pasa a la larga con el sexo con la persona narcisista?

Si bien es potencialmente alucinante al principio, con el tiempo el sexo con un narcisista tiende a convertirse en puramente mecanicista. Todo es técnica, muy poca conexión. Emocionalmente termina siendo insatisfactorio.

¿Qué significa el sexo para un narcisista?

Sabemos con los narcisistas que su mayor impulsor es obtener un suministro narcisista, es decir, la energía, la atención o la aclamación que puede otorgarles momentáneamente suficiente importancia para escapar de sí mismos.

Lo que esto significa es que la adicción del narcisista al suministro narcisista no es diferente a la de cualquier otro drogadicto: “concédeme una automedicación que me lleve por un tiempo más allá de mis gritos, heridas emocionales internas no curadas y gritadas”.

El sexo es una forma muy poderosa para que un narcisista haga esto, porque eso le otorga la capacidad de obtener energía, fuerza vital y grandes cantidades de atención de otro.

madre toxica

¿Es tu madretóxica?

 

Contesta a estas preguntas para saberlo.

You have Successfully Subscribed!