Seguro que muchas veces te has preguntado porqué te has quedado al lado de la persona narcisista que ha abusado de ti en tu vida. Has tratado de encontrar una explicación lógica y no lo has encontrado y por ello te has culpado de no haberte alejado de quien te hace daño.

Pero ese sentimiento de culpa es  una culpa tóxica, porque no proviene de tu mal hacer o mal actuar, si no porque la persona abusadora narcisista en tu vida te ha hecho creer que eres culpable.

Cuando empiezas a entender los porqués de haber “aguantado” el abuso, tu culpa empieza a desvanecerse, ya que entiendes que no has sido tú la o el responsable de aguantar ese abuso.

Cuando estás sumergida en tanto dolor es difícil pensar de manera racional para salir del agujero en el que te encuentras. No entiendes porqué sigues en tu tristeza, baja estima, ansiedad,… 

Cada vez que intentas utilizar tu mente para salir del dolor emocional extremo que sientes, vuelves a por más de lo mismo por tu dependencia a los péptidos que generan esas emociones negativas. Es la adicción emocional. Tu cerebro opera dentro del rango de los dolorosos productos químicos del trauma. Por eso debes de romper el círculo de abuso a esos péptidos. 

Lo que te une a la persona abusadora, y la razón por la que te cuesta tanto dejarla, y hace que hasta a veces quieras volver con ella, es el VINCULO BIOQUÍMICO. 

Claro que sabes que te hace daño, no eres tonta como a veces piensas haciéndote daño. Lo que te ata a la persona narcisista es la química y poco podías hacer tu contra ella sin saber de su poder.

Cuando recibes grandes impulsos de emociones dolorosas, tu cerebro se activa en modo supervivencia (Tu cerebro olvida toda racionalidad, y simplemente reacciona para sobrevivir). En esta frecuencia estás desconectada de la parte evolucionada y sabia de tu cerebro (la racional) y en cambio estás actuando desde el centro primitivo del cerebro. Al sentir la emoción dolorosa, tu pensamiento lógico queda relegado a un segundo o más bien último lugar. 

La verdad es esta: NO PUEDES curar tu dolor a través de la lógica. 

Es imposible salir del dolor emocional extremo porque tu cerebro solo puede operar dentro del rango de los dolorosos productos químicos del trauma. Puedes pensar que estás perdiendo la cabeza, pero realmente tu cuerpo ha tomado el control de tu cerebro. Es un fenómeno fisiológico que no puede controlarse “pensando”. 

No es hasta que comiences a abordar las heridas internas (el Síndrome de la Víctima Narcisista) y rompas el ciclo de adicción a los péptidos, que los químicos traumáticos de tu cuerpo retrocederán … y entonces tu cerebro lo seguirá de forma natural.

Tu cuerpo termina convirtiéndose en tu mente y pierdes el control consciente o racional, porque la química de las emociones solicitada por las células del cuerpo es producida en tu cerebro subconsciente o emocional, y en él tienes poco o ningún control. 

Tus neuronas, controlan tu raciocinio, ya que necesitan más sustancias químicas producidas por esas emociones negativas y tienes que reproducirlas para obtenerlas. 

Te voy a poner un ejemplo para que no te quede ninguna duda de cómo tus emociones no las puedes curar de manera racional. Cuando por el motivo que sea tu Yo se ha sentido amenazado y has desatado la ira en ti y actúas pongamos el caso, desapareciendo de la fiesta, ¿tú crees que te has ido porque lo has pensado? No, tu emoción de ira (provocada por un pensamiento) te ha controlado y no te ha dejado razonar. La emoción hace que tu cerebro actúe en modo supervivencia, donde el raciocinio no tiene cabida. Incluso cuando la emoción es positiva actúa igual (no es cuestión de emociones positivas o negativas). 

Otro ejemplo para que lo veas. Si vas al bingo y te toca un premio grande a la primera, tu gran euforia hace que compres otro cartón en cuanto te lo ofrecen. La gran alegría tan poco te deja pensar. 

Cuando la emoción está haciendo efecto en ti, tienes miedo, sientes que no vales, sientes ira, impotencia, te sientes insignificante… no puedes pensar.

La emoción te puede. Por eso por mucho que practiques un pensamiento positivo y repitas mil veces que eres estupenda y que vas a salir de donde estás no es suficiente.

 ¿Por qué?, porque a pesar de que te esfuerces conscientemente por estar positiva, las emociones negativas vuelven a ti de manera “inconsciente” por tu adicción a los péptidos de esas emociones, y una vez que la emoción se apodera de tu cuerpo, tú no puedes pensar. 

Por eso es tan importante que rompas la adicción a los químicos que controlan tu cuerpo, a esas emociones negativas. 

Mucha información y chocante lo sé. Pero no te preocupes, sabes ahora que preocuparse trae más preocupación.

Lo importante, es que se puede romper los químicos del trauma. Déjame decirte que tienes el poder de cortar el círculo de tus emociones negativas. 

Cuando un pensamiento negativo entra en la mente, tienes el poder de terminar ese pensamiento, rompiendo la relación a largo plazo y reemplazándola por algo positivo. Así, comenzarás a cablear tu cerebro de diferente manera.

Comenzarás a liberar péptidos que tienen un sentimiento eufórico o alegre sobre ellos en lugar de una sensación de tristeza, odio, desesperación o disgusto. Puedes comenzar a crear una adicción a las cosas positivas, aprender a amarte a  ti misma y, a su vez, amar a los demás. 

Al final, cuando aprendes a amarte a ti misma, puedes aceptarte, lo que te permite expresarte libremente como lo que realmente eres. 

Ahora puedes comprender que al vivir habitualmente en cierto estado emocional y reaccionar habitualmente con un patrón emocional, refuerzas un vínculo cada vez mayor entre tu cuerpo y esa emoción en particular. 

Cuando tu cuerpo físico está controlado por un hábito y emoción, te conviertes en esclava de tus propios químicos internos. Tu cuerpo se ha vuelto adicto a sentir ansiedad, miedo, dolor,….. Son las emociones con las que has vivido con la persona narcisista, y ahora tu cuerpo necesita más de ellas. Por eso, aunque lleves tiempo separada de la persona tóxica, hay situaciones en la vida que despiertan de nuevo esas sensaciones. Las necesitas. 

La buena noticia es que la química de tu cerebro se puede cambiar.

¿Cómo? comenzando a disminuir esos receptores de emociones que no te sirven. Debes de dejar de alimentarlos con los pensamientos y comportamientos negativos en los que prosperan. Al mismo tiempo, debes comenzar a aumentar los receptores de los péptidos que estimulan los sentimientos y las emociones que deseas en tu vida.

Al trabajar en ambos lados de la ecuación fisiológica, enfocándote en lo que quieres experimentar y eliminando de tu enfoque cualquier cosa que no quieras experimentar, encontrarás un camino acelerado hacia tu objetivo.

 Si lo deseas te explico paso por paso como conseguirlo con el Método RAN, recuperación del Abuso Narcisista. Puedes!!! liberarte para siempre del dolor del abuso narcisista.

madre toxica

¿Es tu madretóxica?

 

Contesta a estas preguntas para saberlo.

You have Successfully Subscribed!