La persona narcisista necesita de su suplemento narcisista para vivir. Es insaciable y dirige todo sus comportamientos, de hecho su vida, para obtener  atención. Es el modo en el que tiene de regular su sentido de autoestima.

El odio, la rabia, el dolor emocional que te generan sus manipulaciones, la confusión, el quiebre emocional y moral que sufres con sus humillaciones etc. Todo ello, aunque te cueste mucho creerlo, es la droga que ellos necesitan y les mueve. Es lo que se llama Suplemento Narcisista.

 

El narcisista internaliza un objeto “malo” (típicamente, su madre) en su infancia. Alberga emociones socialmente prohibidas hacia este objeto: odio, envidia y otras formas de agresión. Estos sentimientos refuerzan la imagen de sí mismo, de la persona narcisista, como mala y corrupta. Gradualmente desarrolla un sentido disfuncional de autoestima. Su confianza en sí misma y su autoimagen se vuelven poco realistas y distorsionadas.

En un esfuerzo por reprimir estos “malos” sentimientos, el narcisista también suprime todas sus  emociones. Y su odio, envidia,…los canaliza a través de comportamientos socialmente legítimos (deportes peligrosos, juegos de azar, conducción imprudente, compras compulsivas). La persona narcisista ve al mundo como un lugar hostil, inestable, sin recompensa, injusto e impredecible.

Se defiende amando un objeto completamente controlable (así misma), proyectando al mundo un Falso Ser omnipotente y omnisciente, y convirtiendo a los demás en objetos para que no supongan un riesgo emocional. Este patrón reactivo es lo que llamamos narcisismo patológico.

Para contrarrestar a sus demonios, la persona narcisista necesita de admiración, adulación,  atención, aplausos, incluso castigos. La falta de una personalidad funcional en el interior se equilibra al importar funciones y límites del Ego desde el exterior.

El suministro narcisista primario reafirma las grandiosas fantasías del narcisista, refuerza su falso yo y, por lo tanto, le permite regular su sentido fluctuante de autoestima.

El Suministro Narcisista contiene información relacionada con la forma en que otros perciben al Falso Yo y le permite al narcisista “calibrarlo” y “afinarlo”. El Suministro Narcisista también sirve para definir los límites del Falso Ser, para regular su contenido y para sustituir algunas de las funciones normalmente reservadas para un Verdadero Ser.

Si bien es fácil entender la función del Suministro primario, el Suministro secundario es un asunto más complicado.

Interactuar con el sexo opuesto y “hacer negocios” son los dos principales activadores del suplemento narcisista secundario .

El narcisista interpreta erróneamente sus necesidades narcisistas como emociones. Para él, la búsqueda de una mujer  es una Fuente de Suplemento Narcisista Secundario, mientras para los demás es “amor” o “pasión”.

El suplemento narcisista, tanto primario como secundario, son bienes perecederos. El narcisista los consume y tiene que reponerlos. Como en el caso de otras adicciones, para sentir el mismo efecto, se ve obligado a aumentar la dosis. Es cuando el grado de tortura de la persona narcisista aumenta para obtener su suplemento.

Mientras la persona narcisista agota su suplemento, su compañero-a o hijo-a, amigo-a,(la  víctima) sirve como testigo silencioso (y admirador) de los “grandes momentos” y “logros” del narcisista. Por lo tanto, la víctima “acumula” el “gran  pasado” de la persona narcisista. Cuando el suplemento narcisista primario está bajo, ella “libera” el suplemento que había acumulado. Esto lo hace recordando al narcisista esos momentos de gloria, ayudando al narcisista a regular su sentido de autoestima.

Esta función, de acumulación y liberación de suplemento narcisista, la realizan  las víctimas, hombres o mujeres. Los compañeros de trabajo, jefes, colegas del narcisista. Los vecinos, socios y amigos, pareja. Todos son potenciales suministros del suplemento narcisista. Todos ellos son testigos de los logros pasados ​​del narcisista y pueden recordarle lo bueno o buena que era, cuando el suplemento se le se agota. 

Esto que has leído está tomado de Sam Valkim “Malignant Self Love – Narcissism Revisited”, en lo que es considerado como la Biblia del narcisismo y que publicó por primera vez en 1995

 

madre toxica

¿Es tu madretóxica?

 

Contesta a estas preguntas para saberlo.

You have Successfully Subscribed!

Hazte con uno de lo 10 E-book que regalo:

"Cómo Sanar después de una Relación Tóxica, Más allá del Contacto Cero"

En breve recibirás información para entrar en el Sorteo de 10 Ebooks.