La codependencia emocional tiene su raíz en una familia de origen disfuncional donde el codependiente no se sintió lo suficientemente querido o atendido emocionalmente dentro del seno familiar (verás más adelante cómo diferentes psicólogos y psiquiatras así lo confirman desde el principio del uso del término en los 70).

A veces nos es muy difícil reconocer que venimos de familias disfuncionales, ya que creemos que solo maltratan los padres que pegan o no atienden a sus hijos. Además normalizamos el maltrato y hasta minimizamos las cosas dolorosas vividas.

Los comportamientos dependientes surgen en respuesta a la falta de apoyo en el seno de la familia. Verlo es necesario para poder sanar de verdad para nunca más necesitar la aprobación más que de ti misma/o para ser feliz y hacer lo que quieras en esta vida.

Historia de la Codependencia

El movimiento de codependencia puede tener sus raíces en las teorías de la psicoanalista alemana Karen Horney, que es la primera mujer que publicó ensayos sobre la salud mental femenina. (primera gran feminista psicoanalista considerada la fundadora de la psicología feminista). En 1941, ella propuso tres tipos de personalidades (complaciente, agresiva y aislada o independiente). Las personas con personalidad complaciente se mueven hacia los demás tratando de obtener su aprobación y afecto .Son desinteresados, virtuosos,  fieles, y ponen la otra mejilla a pesar de la humillación personal. La aprobación de los demás es más importante que respetarse a sí mismos.

Sin embargo el trastorno de la codependencia se identificó por primera vez en los años 70, como resultado de años de estudio de relaciones interpersonales en familias de alcohólicos.

Originalmente, co-dependiente era un término usado para describir a los compañeros en la dependencia química, las personas que viven con, o en una relación con una persona adicta. Hoy, sin embargo, el término se ha ampliado para describir a cualquier persona co-dependiente de cualquier familia disfuncional.

Aunque todos los enfoques estuvieron centrados en el problema del adicto, en consecuencia a los trabajos realizados con la familia, los profesionales de estos centros se percataron que cuando los alcohólicos se mantenían sobrios, las conductas codependientes de sus familiares continuaban o empeoraban; estos codependientes exhibían rasgos comunes y tenían un patrón vinculante característico; una forma de pensar, sentir y actuar que los iba enfermando progresivamente.

Así concluyeron que las causas de estos trastornos podrían ser anteriores a la convivencia con el alcohólico. Los familiares en terapia revelaban historias abusivas (no necesariamente relacionada con un dependiente químico) en sus familias de origen. Ellos procedían, igualmente, de hogares disfuncionales, donde la presencia del alcohol no había estado obligatoriamente.

Pero era innegable que estas personas habían asumido precozmente un rol de “cuidadores”, puesto que los adultos que debían ejercer esta función, no estaban en condiciones de hacerlo a causa de sus propias patologías. Además otros trabajos revelaron que para ser codependiente, no era necesario haberse relacionado con otros dependientes químicos en la niñez o en la madurez. Era suficiente crecer en un ambiente familiar en el cual estuviera presente un cuidador abusivo.

Estudios como el realizado por O’Brien y Gaborit (1992) apuntaron que la codependencia podría darse independiente de la dependencia química .

Así, la codependencia fue generalizada para referirse también a las personas que habían crecido en una familia afectada por cualquier perturbación grave, y a los compañeros de personas con cualquier problema mayor de comportamiento.

 

Definición y autores

La codependencia consiste en depender de alguien externo para llenar tus vacíos. La codependencia es un comportamiento aprendido que puede transmitirse de una generación a otra.

La codependencia se forja a partir de las necesidades no satisfechas en el ser humano durante su infancia, las cuales han impedido un crecimiento emocional conveniente para poder adaptarse a situaciones de relaciones interpersonales.

Cuando las necesidades físicas y emocionales del niño no son satisfechas de una manera adecuada, su yo verdadero, auténtico va construyendo las etapas evolutivas con el apoyo de un yo falso que desarrolla roles que le permiten superar las experiencias problemáticas de la infancia.

El niño para sobrevivir ha tenido que aprender a “servir a los demás”, descuidándose a sí mismo. Al crecer, los adultos codependientes siguen utilizando los mismos comportamientos, todo para sentirse aceptados, queridos o importantes. Tratan de satisfacer a los demás , olvidándose de sí mismos, queriendo con ello aliviar el dolor y la pena por sentirse abandonados. Sin embargo las conductas codependientes perpetúan esos sentimientos.

Esta acepción de la Codependencia (origen en la familia), no es solo mi visión como víctima y mi experiencia con el trato de cientos de mujeres maltratadas, si no que hay varios autores que la defienden desde el origen del uso del término:

  • Según  John C. Friel Psicólogo y autor de “Children: The Secrets of Dysfunctional Families”, codependencia es un esquema de vida disfuncional que emerge en la familia de origen produciendo un estancamiento en el desarrollo y siendo su resultado una hiperreacción del codependiente a lo externo a él y una hiporreacción o baja sensibilidad a lo interno a él”.
  • La American National Council of Codependence: Codependencia es un comportamiento aprendido, expresado por dependencia de personas y cosas fuera de sí mismo, esas dependencias incluyen negligencia y disminución de la identidad propia de uno mismo. El falso yo interior que emerge es frecuentemente expresado a través de hábitos compulsivos, adicciones, y otros desórdenes, que además incrementan la alienación de la identidad verdadera, adoptando una sensación de vergüenza.
  • Dr. Charles Whitfield (Médico en la práctica privada que se especializa en ayudar a los sobrevivientes de traumas infantiles con su recuperación, y con adicciones que incluyen alcoholismo y trastornos relacionados. Certificado por la Sociedad Americana de Medicina de Adicciones, miembro fundador de la Asociación Nacional para los Niños de Alcohólicos y miembro de la Sociedad Americana de Profesionales en el Abuso de los Niños) describe el nacimiento de la codependencia en la familia de origen. Para él su génesis se inicia cuando el niño tiene sus observaciones, sentimientos y reacciones reprimidas por sus cuidadores. Whitfield resalta que cuando el niño, durante su desarrollo, recibe una cantidad importante de mensajes destructivos, hiriendo el núcleo de su autoestima sana, sufre una pérdida o enajenación de su yo verdadero que da lugar a un yo codependiente (falso o interno); lo que resulta en una sensación de vacío, vergüenza,culpa, y otros estados afectivos negativos.
  • Fernando Mansilla, experto en psicología clínica y psicoterapia observa que la codependencia puede concebirse a partir de las necesidades infantiles no satisfechas durante su niñez, lo que imposibilita una maduración favorable para poder adaptarse a situaciones de relaciones interpersonales.
  • Pia Mellody en su libro “Facing Codependence” remonta los orígenes de la codependencia a la infancia, describiendo toda una gama de abusos emocionales, espirituales, intelectuales, físicos y sexuales. Demuestra cómo, debido a estas experiencias tempranas, los adultos codependientes a menudo carecen de las habilidades necesarias para llevar una vida madura y tienen relaciones insatisfactorias. Cuando los niños de estas familias se comportan de manera natural (es decir, son vulnerables, imperfectos, dependientes e inmaduros) entonces el mensaje que reciben de sus padres es “hay algo mal contigo”. Cuando este mensaje se refuerza continuamente, el niño eventualmente sacrifica sus propias necesidades y sentimientos para mantener la armonía familiar y salvaguardar algún nivel de aceptación de los padres.
  • Timmen Cermak, M.D. psiquiatra y neurólogo americano, conocido por su trabajo sobre los tipos de personalidad dependientes, propuso que la co-dependencia se incluya como un trastorno de personalidad en el Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales (DSM-3). Cermak razonó que cuando los rasgos de personalidad específicos se vuelven excesivos e inadaptados y causan un deterioro significativo en el funcionamiento o causan una angustia significativa, justifica un diagnóstico de trastorno de personalidad.

Cermak propuso los siguientes criterios para este trastorno:

    • Inversión continua de la autoestima en la capacidad de controlarse a sí mismo y a los demás frente a las graves consecuencias adversas.
    • Asunción de responsabilidad para satisfacer las necesidades de los demás, con la exclusión de reconocer el propio.
    • Ansiedad y distorsiones de límites en torno a la intimidad y la separación.
    • Enredos en las relaciones con la personalidad desordenada, químicamente dependiente, otros co-dependientes y / o personas con desorden impulsivo.
    • Que se den tres o más de los siguientes síntomas:
      • Confianza excesiva en la negación
      • Constricción de las emociones (con o sin arrebatos dramáticos)
      • Depresión
      • Hipervigilancia
      • Compulsiones
      • Ansiedad
      • Abuso de sustancias
      • Ha sido (o es) víctima de abuso físico o sexual recurrente
      • Enfermedades médicas relacionadas con el estrés.
      • Ha permanecido en una relación primaria con un abusador de sustancias activas durante al menos dos años sin buscar ayuda externa

Las características principales de las personas codependientes:

    • Baja autoestima: No te quieres, no ves tus buenas cualidades.
    • Inseguridad: eres incapaz de dar un paso sin necesitar el reconocimiento de otra persona. No confías en tu instinto ni criterio.
    • Necesidad constante de afecto: Buscas  afecto constantemente. Lo malo es que en esta desesperada búsqueda, muchas veces te equivocas escogiendo la pareja menos adecuada, o las amistades menos apropiadas. La necesidad de amor te ciega tanto que eres la víctima ideal de personas depredadoras narcisistas.
    • Necesidad de agradar siempre a los demás: Te mueres por el reconocimiento de los demás, ya que no has aprendido a dártelo tú misma.
  • Incapacidad para establecer unos límites saludables: uno de tus mayores problemas es que no sabes decir no por miedo, ya que temes no agradar si no atiendes las peticiones de los demás. Y esto hace que algunas personas se puedan aprovechar de ti. El no poder decir que no, hace que entres en relaciones o situaciones que no te agradan pero de las que no te atreves a salir. La frustración de no atreverte a decir no, te puede devolver al agujero negro del que te cuesta tanto salir.
  • Dificultad para asumir adecuadamente la propia realidad : te cuesta ver quien eres en realidad y desconfías de ti, de tu criterio pero también  de los demás.
  • Perfeccionismo y exceso de responsabilidad: nunca lo que haces te parece lo suficientemente bueno. Tiendes a  hacer mucho más de lo que te corresponde en el trabajo.
  • Dificultad para confiar en las personas: crees que los demás están contigo no por ti si no porque quieren algo de ti.
  • Miedo a no gustar a los demás: por ello eres una persona complaciente.
  • No reivindicas tus emociones y sentimientos: los sentimientos de los demás están siempre delante de los tuyos.
  • Dificultad para afrontar de un modo interdependiente las propias necesidades y deseos como adulto: te cuesta cuidar de ti misma. Crees que los demás son más importantes que tú y que te pueden cuidar mejor.
  • Minimizas los problemas: no ves ni quieres ver el daño que te hacen los demás, lo poco que te dan está por encima del daño que te hacen y obvias el abuso o lo normalizas.

La codependencia emocional es una de las secuelas que incluye el Síndrome de la Víctima Narcisista, aunque recuerda que no por ser víctima tienes que tener todos los síntomas incluídos en el SVN.

Si crees tener comportamientos codependientes, no tires la toalla porque se pueden modificar. Lo principal es reconocerlos para que a través de una reconstrucción cognitiva puedas modificar la percepción de ti mismo/a.

A través del Método RAN (recuperación del Abuso Narcisista) puedo ayudarte a ello a través de mis dos libros que te dejo aquí.

Por favor lee sobre el CONARCISISMO, para conocer la diferencia con la codependencia

madre toxica

¿Es tu madretóxica?

 

Contesta a estas preguntas para saberlo.

You have Successfully Subscribed!