Los hombres tienen más posibilidades de ser narcisistas que las mujeres.

Esta es una conclusión a la que ha llegado la Universidad de Búfalo en Estados Unidos.

La Universidad de Búffalo condensó 23 años de investigación sobre narcisismo en un estudio en el que involucró a más de 475,000 participantes,  que concluyó que aun teniendo en cuenta las diferencias de edad y antecedentes, los hombres tienen más probabilidades de ser narcisistas que las mujeres.

Las investigaciones han demostrado que las diferencias de personalidad, como el narcisismo, pueden surgir de los estereotipos y expectativas de género que se han arraigado a lo largo del tiempo.

Los autores especulan que la falta persistente de mujeres en los roles de liderazgo sénior puede deberse en parte a la disparidad entre los estereotipos de la feminidad y el liderazgo.

“Los individuos tienden a observar y aprender los roles de género desde una edad temprana, y pueden enfrentar una reacción violenta por desviarse de las expectativas de la sociedad”, dice Emily Grijalva, PhD en la Universidad de Búfalo. “En particular, las mujeres a menudo reciben duras críticas por ser agresivas o autoritarias, lo que crea presión para que las mujeres, más que para los hombres, repriman las manifestaciones de comportamiento narcisista”.

El narcisismo comienza prácticamente en el nacimiento. No hay más que observar cómo los adultos interactúan con un bebé. ‘¿Es niño o niña?’ Luego actuamos con esa criatura en consecuencia. Afirmamos los llamados rasgos “masculinos” para los niños sobre aquellos vistos como “femeninos” (las diferentes formas en que una persona puede mostrar sensibilidad). ¿Cuántos de nosotros escuchamos a nuestros padres que los “niños de verdad no lloran” a medida que crecimos? Ya solo ese comentario es como una instrucción para cortar esa parte “femenina” de los varones.

Para muchos hombres que han crecido en este tipo de cultura, su miedo, tristeza y sentimientos vulnerables no fueron reconocidos … ni siquiera permitidos. Esto puede haber conducido al desarrollo de lo que los psicólogos llaman un “falso yo”. El falso yo es una máscara para protegerse de los sentimientos difíciles de admitir que son vergonzosos, poco manejables y difíciles de procesar. De hecho, pueden estar tan alejados de sus sentimientos que ni siquiera saben que están ahí y se sienten incómodos sin saber exactamente por qué.Así que enmascaran esta incomodidad convirtiéndose en el capitán del equipo de fútbol, ​​dominando a otros, siendo optimistas, ruidosos y quizás incluso crueles. Pero en el fondo se sienten vacíos por dentro porque están desconectados de la persona que realmente son: esa parte de ellos que contiene todos sus sentimientos, incluido su miedo y vulnerabilidad.

El estudio de la Universidad de Búfalo de 23 años sobre el narcisismo

La psicóloga de Buffalo Emily Grijalva (2015) y su equipo de colaboradores analizaron los datos de más de medio millón de adultos estudiados desde 1990 hasta 2013 utilizando el bien establecido Inventario de Personalidad Narcisista (NPI). Grijalva y su equipo no solo pudieron examinar las diferencias de género, sino que también tuvieron los datos para buscar tendencias a lo largo de los 31 años cubiertos en la investigación sobre las diferencias de género entre los grupos de edad y las tendencias de edad en general.

El NPI examina el lado más oscuro de las tendencias de las personalidades narcisistas:

  • la más oscura es la Explotación / Factor de Privilegio, asociado con una serie de conductas negativas que incluyen la agresión, las conductas de trabajo contraproducentes, el engaño y la expectativa de que los otros les paguen por supuestos insultos (son “narcisistamente heridos”).
  • Liderazgo/ Autoridad es el segundo componente de la NPI, en referencia al deseo de un individuo de liderar y ejercer el poder sobre los demás. Las personas que obtienen puntajes altos en este componente están de acuerdo con afirmaciones tales como: “Preferiría ser un líder” y “Me gusta tener autoridad sobre las personas”.
  • Tercero, la grandiosidad /exhibicionismo, es el factor que mide lo que podrías asociar más fácilmente con el narcisismo: vanidad, autoabsorción, afirmaciones de superioridad y el deseo de presumir. Los elementos de esta escala incluyen “Me gusta mostrar mi cuerpo” y “Me gusta ser el centro de atención”. Estos componentes se ajustan al perfil del individuo abiertamente narcisista que tiene, o parece tener, una autoestima inflada. Pero existen narcisistas vulnerables, en contraste, que tienen una fachada de narcisismo construida sobre un sentido interno de inferioridad. El Inventario de Personalidad Multifásico de Minnesota (MMPI) permitió a Grijalva y al equipo examinar el polo de vulnerabilidad de la dimensión del narcisismo en análisis separados.

Este fondo muestra por qué es teóricamente posible que los hombres superen a las mujeres en las tres de estas cualidades de narcisismo. Si por la única razón de la socialización del rol de género, en la que se espera que los hombres muestren su dominio, liderazgo y agresividad, el comportamiento del hombre narcisista puede ser altamente gratificante socialmente. Las mujeres pueden ser castigadas por tratar de superar a las parejas masculinas, en el trabajo o en el hogar. El exhibicionismo puede ser más recompensado en las mujeres, porque se les puede presionar para que muestren sus cuerpos en beneficio de atraer parejas románticas. La vulnerabilidad también puede ser más una “cosa femenina” porque, nuevamente, la socialización que muchas niñas experimentan puede hacer que duden o cuestionen sus propias habilidades.

 

¿Cómo confirman los datos del estudio la predicción de que los hombres tienen mas posibilidades que las mujeres de ser narcisistas?

A través de la magia del metanálisis, una sofisticado técnica estadística para tamizar a través de grandes cantidades de datos, Grijalva y su equipo realizaron las estadísticas de los cientos de estudios sobre cientos de miles de participantes durante los 23 años del estudio. Los hombres superaron a las mujeres no sólo en los dos primeros, pero las tres de  Las escalas del NPI que se enfocan en los aspectos explotadores, dominantes y grandiosos del narcisismo. Los hombres tenían una probabilidad muy alta de recibir puntuaciones altas en la escala de Explotación / Derecho en comparación con las mujeres, pero en general, los hombres salieron adelante o atrás, dependiendo de cómo ven tendencias narcisistas.  

Quizás sorprendentemente, hombres y mujeres salieron iguales en cuanto a la vulnerabilidad de la dimensión del narcisismo; los sentimientos de inseguridad no están reservados para las mujeres. No hubo diferencias de edad dentro de la brecha de género en el narcisismo. Un narcisista que envejece se preocupara tanto como una mujer narcisista por envejecer y sus efectos de arrugas, pérdida de cabello,…Los estudios concluyen que hay una gran similitud entre los géneros en ese componente sensible a la apariencia del narcisismo.

Finalmente, los análisis de Grijalva respaldaron otros estudios: el narcisismo no muestra una brecha de género, ni parece ser especialmente problemático entre los jóvenes adultos de hoy.

Según Grijalva y el equipo del estudio, existen importantes aplicaciones prácticas de los hallazgos:

la más significativa, tal vez, es que las puntuaciones más altas en los puntos del NPI sobre derechos de los hombres, pueden estar impulsando la brecha de género en los salarios. Los hombres, particularmente aquellos en el extremo superior de la puntuación en  la tendencia a la explotación, no tienen problemas en exigir que se les pague lo que creen que valen. Por otro lado, debido a que el narcisismo explotador está vinculado a contraproducentes comportamientos de trabajo, es probable que los hombres también participen en actos agresivos que ponen en peligro el progreso en su carrera.

No hay nada bueno en el narcisismo extremo, pero puede haber algunas  ventajas distintivas en un mundo que premia la autopromoción y el dominio. Además, hay formas saludables de narcisismo que pueden aumentar su capacidad de recuperación y autoestima. Sin embargo, si se reconoce a sí mismo como el hombre narcisista altamente explotador, o el compañero de uno, estas ventajas pueden convertirse rápidamente en pasivos. Reconocer de dónde provienen estas tendencias es la mejor manera de domesticarlas e incluso usarlos en tu beneficio.

Este estudio es el más amplio que se ha hecho sobre el narcisismo y claramente nos muestra la necesidad de prevención. Educar a nuestros hijos desde la absoluta igualdad, amor incondicional, tolerancia, aceptación, validación,… ayudaría a un mundo con adultos sanos emocionalmente que no necesitarían ocultar sus verdaderos Yos detrás de máscaras, ni hacer crecer su Ego aplastando a los demás. Prevenir, mostrando como educar con amor incondicional nos llevaría a eliminar no solo los maltratos sino la desigualdad real en la que vivimos.

Os dejo link a este estudio así como a otro que considero también interesante aunque no sea tan extenso.

 

.http://www.buffalo.edu/news/releases/2015/03/009.html

madre toxica

¿Es tu madretóxica?

 

Contesta a estas preguntas para saberlo.

You have Successfully Subscribed!

Hazte con uno de lo 10 E-book que regalo:

"Cómo Sanar después de una Relación Tóxica, Más allá del Contacto Cero"

En breve recibirás información para entrar en el Sorteo de 10 Ebooks.