La negligencia, el maltrato, el abandono y / o cualquier forma de abuso sexual, emocional y físico (como el tipo impuesto por padres tóxicos y narcisistas), dejan un impacto destructivo , según han sido probado investigaciones como  Experiencias Adversas en la Infancia .

Como señala el experto en traumas Bessel van Der Kolk, autor de The Body Keeps the Score , nuestros cerebros pueden ser literalmente “reconfigurados” por abuso infantil.

Los estudios han confirmado que la agresión verbal de los padres tiene un impacto en áreas clave del cerebro relacionadas con el aprendizaje, la memoria, la toma de decisiones y la regulación emocional . El trauma infantil puede afectar nuestro control de los impulsos, aumentar nuestra probabilidad de abuso de sustancias, moldear la forma en que examinamos nuestro entorno en busca de amenazas y nos deja expuestos a una gran cantidad de problemas de salud en la edad adulta .(Bremner, 2006; Shin et. Al, 2006).

Según los investigadores, los traumas en la primera infancia pueden afectar nuestros cerebros de las siguientes maneras:

  • nuestra amígdala, que controla nuestra respuesta de lucha / huida, la regulación emocional y nuestro estado de ánimo, se vuelve hiperactiva y se agranda como resultado de un trauma. Podemos volvernos extremadamente sensibles emocionalmente e hipervigilantes ante amenazas potenciales en nuestro entorno debido a un trauma.
  • Nuestro hipocampo, la parte de nuestro cerebro que se ocupa del aprendizaje y la memoria, se reduce. Esto hace que la integración de los recuerdos traumáticos sea mucho menos efectiva. El impacto traumático de esos recuerdos sigue siendo mucho más impactante.
  • El trauma puede inhibir la corteza prefrontal, el centro de nuestro funcionamiento ejecutivo, la toma de decisiones y el juicio. Esto puede afectar nuestra capacidad para regular nuestras respuestas emocionales.

La buena noticia es que la curación puede ayudar a mitigar algunos de estos efectos. Los cerebros también se pueden volver a cablear en la otra dirección: neuroplasticidad o la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta y la experiencia.

El primer paso ya sabes que es el contacto cero, alejarte de quien abusa de ti. Pero esta medida no cura, tienes que trabajar en “reconstruir” tu cerebro. Te ayudo si lo deseas a través del Método RAN, recuperación del abuso narcisista. en “Sobrevivir a una Madre Narcisista