Este próximo 11 de Octubre es el Día Internacional de la Niña,  día para dar a conocer los derechos de las niñas.

Aprovecho este día para recordar que debemos ayudar a nuestras hijas a que se EMPODEREN: a que reconozcan su valor y poder.

Puede que por la educación recibida o el entorno en el que hayas vivido, a ti no te enseñaron a ver tu verdadero valor. Las chicas de la casa en muchos hogares nuestros eran las que tenían que hacer las labores del hogar, y atender a los hombres de la casa. Con lo que las niñas estaban obligadas a relegar sus necesidades.

Pero puede que no te educaras en un ambiente machista y aun así, como es mi caso no te enseñaron a valorarte. Yo crecí en un ambiente donde tanto mi hermano como yo teníamos que hacer las mismas cosas en casa y no se hacía distinción de género, pero a pesar de eso jamás escuché una voz de aprobación. Nada que me hiciera creer en mí.

Por favor aprovecha este día de la Niña para recordarle a tu hija todo lo que vale y el inmenso potencial que tiene dentro.

Muéstrale a poner sus necesidades en primer lugar, en  que crea en ella,… . Una niña que crece apoyada emocionalmente, sintiéndose protegida, segura de sí misma es capaz de todo lo que se proponga en la vida.

Qué es el empoderamiento

El empoderamiento es el proceso de aumentar tu capacidad para que  tomes decisiones y puedas transformar esas elecciones en acciones y resultados deseados. A través del proceso, te conviertes en un agente de cambio. En términos más simples, es el factor “puedo hacerlo“, el proceso para poder pasar del “No puedo” al “Puedo”.

Lo enriquecedor en el proceso de empoderamiento es evidenciar el desarrollo de la confianza en tus propias capacidades, que provocan cambios sustanciales en tu forma de pensar en tus metas y desafíos.

Los factores que pueden influir en este proceso, de toma de poder de una misma, son tu familia, amigos, entorno, la educación, la experiencia… pero el fundamental es tomar consciencia de ti misma.

Por eso te animo de nuevo que en este día de la Niña comiences una nueva etapa con tu hija y contigo misma: ayúdale a empoderarse para que pueda tomar sus propias decisiones y nadie decida por ella. Enseñale  a que puede. Dale todas las herramientas para que saque todo su potencial.

Crea una mujer segura de si misma capaz de llegar donde todo su potencial le empuje a llegar.