La dulce Violencia

Subí al estrado… entre muchas mujeres y hombres dije…yo viví esto:

“Incomunicación o silencios prolongados, omisiones chistosas, desinterés voluntario de tu pareja, olvidos graciosos, rebote sutil de culpa, exceso de responsabilidades, sarcasmo azucarado, etiquetas graciosas, apodos cariñosos, burla suave, acciones negativas tiernamente justificadas, celos románticos, caballerosidad amorosamente condicionada, critica por tu bien, sexualidad controlada, exageración de elogios a terceras personas y no a la pareja”

La dulce violencia son acciones o comportamientos directos y repetitivos de una de las partes de la pareja que se caracterizan por ser declarados o realizados sin gritar y sin usar la violencia física acompañados de matices de dulzura, amor y ternura. La combinación de una acción o palabra dulce con un mensaje negativo a la pareja es catalogada como “dulce violencia”. Las actitudes o palabras dulces son visibles pero los mensajes negativos invisibles.

Son vividos en la relación como actos normales o naturales, transferidos como una costumbre social o familiar y aceptados por la pareja quien la padece por no ser detectados como violencia física directa.

Un sello distintivo de la pareja ejecutora es ser reconocida como persona dulce y amorosa con su pareja, sin embargo; para la pareja que la padece habrá un mensaje implícito de insuficiencia y desvalorización continuo, que desestabiliza lentamente su identidad provocando ira contenida y frustración crónica.

El ciclo mortal que conlleva este tipo de dulce violencia ocasiona una dinámica familiar negativa con largas raíces profundas que no son visibles, pero si se sienten internamente a quien recibe los mensajes.

El enojo es una emoción permitida dentro de nuestro diseño original de humano, la ira cuando se contiene, se convertirá en una reacción que explota como olla exprés sin pivote. Cuando la pareja que padece la dulce violencia reacciona con ira y reclama, habitualmente es catalogada como exagerada e inestable, agregándose culpa; en cada reinicio del ciclo se agregaran más actitudes negativas que afectaran la identidad como: cansancio emocional, incertidumbre, amargura, frustración y dependencia.

Probablemente no lo habías detectado, talvez lo sentías, pero no sabias la razón o quizá te encuentras pisando ahora en este terreno, si es así; ya tienes heridas profundas y dudas de tu identidad. Los cimientos de la dulce violencia son el control y manipulación emocional con cariño.

La dulce violencia te dañara 100 a 100. Cuando te sientas identificada será doloroso y si empatizaras con quien te dice que eres exagerada, por favor¡, no lo hagas, la raíces seguirán creciendo hasta inmunizarte emocionalmente y sin darte cuenta transmitirás esta dinámica a tus hijos si los tienes.

Da un paso hacia adelante con valentía y determinación para reconocer que vives la dulce violencia. Comienza una nueva visión real y decide sanarte antes de permanecer en una relación que acabara con el amor y seguridad de ti misma.

Este articulo te dará conocimiento e impulso para comenzar a reencontrarte. Todo es tan sencillo cuando adquieres conocimiento y utilizas las herramientas correctas para iniciar el proceso de sanación.

Toma el riesgo de sentirte una mujer amada y exhortada por su pareja. El diseño original de Dios sobre las relaciones se basa en tomar nuestras fortalezas para bien y cubrir con amor nuestras debilidades para confrontarlas en pareja haciéndonos crecer mutuamente.

Si yo pude tú también puedes ¡

 

INVESTIGACION Y CONTENIDO POR BEATRIZ ELISA LIEVANA TORRES

Crecer sin amor deja cicatrices. Amor y aprobación, la mejor medicina para tus hijos

Crecer sin amor deja cicatrices. Amor y aprobación, la mejor medicina para tus hijos

Cuando creces sin amor y sin el apoyo emocional necesario en casa, te conviertes en un ser perdido lleno de dolor y sin un rumbo en la vida.

A veces tanto de niño como de adulto ese dolor es tan profundo que no sabes como canalizarlo y lo sacas en forma de lágrimas y tristeza o en forma de rabia hacia los demás.

Da igual lo que hagas ni como lo hagas, nunca está bien. Por más que te esfuerces, nunca haces nada bien.

Te quedas siempre esperando un buen gesto, un “está bien”,… migajas. Pero nada, nunca recibes nada más que indiferencia.

Cuando siempre te recriminan lo que haces, creces con pánico y creyendo que todo lo haces mal, que no vales para nada. Esto es justo lo contrario de lo que un niño necesita.

Un niño necesita amor, aprobación y validación para tener confianza en sí mismo y atreverse con todo.

Pero no solo los humanos necesitamos amor. Estos días he tenido la suerte de experimentar que el amor y la validación nos dan fuerzas a todos y nos hacen calmarnos y sentirnos mejor. Todos los seres en este planeta necesitan el apoyo de su familia, y creo que excepto los reptiles, especie carente de neocórtex, y por ello carentes de afecto materno (sus criaturas tienen que esconderse para no ser comidas por la madre), las demás especies animales cuidan de sus hijos.

Hemos añadido un miembro a la familia. Un perrito que no había recibido el amor necesario para ser feliz. Y claro el pobre tenía miedo de que le acariciaran, no se dejaba abrazar, estaba agresivo con su otro hermano de cuatro patas y todavía le cuesta socializar. ¿No os suena haber sido así, un poco como mi ya inseparable Jambo? Sin el amor de tu madre, no sabes como amar y a veces te cuesta recibir amor.

Paremos el círculo de la toxicidad, de la falta de amor, para criar niños fuertes, amados y seguros de si mismos. Amemos y validemos a los niños para que nunca más tenga nadie que sentirse solo vacío, o necesite llamar la atención con su ira mal gestionada.

Amar a vuestros hijos, a vuestros animales, darles las herramientas necesarias para que se desenvuelvan en la vida y puedan hacer todo aquello que se propongan. Validarlos, apoyarlos.

Pero sobre todo amar a vuestros hijos para que puedan ser FELICES.

La falta de amor en la infancia crea resentimiento y  heridas emocionales que llevan mucho trabajo curar. Heridas tan profundas que muchas veces las victimas deciden no afrontar y curar y pasan por esta vida sin conocer la felicidad y lastimándose a sí mismos y a los demás.

AMA a tus hijos, diles cuanto les quieres, diles que bien hacen las cosas, repíteles que guapos están, abrázales, anima a tus hijos a hacer lo que les guste.

Ama a tus hijos y ayuda a crear un mundo feliz. No permitas que tus hijos crezcan inseguros, con miedos, con dolor, depresiones, ansiedades. Dales la mejor medicina:

Aprobación y amor crean adultos fuertes capa de todo en esta vida.

Si no veamos el ejemplo de Thomas Edison que de niño su maestro le dio una nota para su madre.

“Mi maestro me dio esta nota y me dijo que sólo se la diera a mi madre.” Cuando ella leyó, en voz alta, a su hijo la carta que él le trajo, sus ojos estaban llenos de lágrimas. Ella leyó: • “Su hijo es un genio, esta escuela es muy pequeña para él y no tenemos buenos maestros para enseñarlo, por favor enséñele usted”. Muchos años después la madre de Edison falleció, y él fue uno de los más grandes inventores de los siglos XIX y XX. Un día él estaba ordenando algunas cosas antiguas de la familia. Repentinamente vio un papel extraño doblado con un dibujo en el escritorio. Él lo tomó y lo abrió. En el papel estaba escrito: • “Su hijo está mentalmente enfermo y no podemos permitirle que venga más a la escuela.” Edison lloro por horas y quedo sobrecogido. Y una vez recuperado, escribió en su diario: • “Thomas Alva Edison fue un niño mentalmente enfermo, pero por una madre heroica se pudo convertir en el genio del siglo”.

El amor y validación de esa madre sacó lo mejor de Thomas. Hagamos lo mismo con todo aquel que nos rodea.

 

 

 

Historia de una mujer valiente

Historia de una mujer valiente

Esta es una historia real ne una mujer valiente que ha sobrebibido a una madre narcisista y sigue peleando por deshacerse de todas las heridas.
Es una historia muy larga, con una buena intención: cerrar para siempre ese capítulo horroroso, sacar todo lo malo de la mente (los recuerdos que me arrastran a la depresión) decido comenzar un nuevo vivir, readaptarme a un nuevo ver, un nuevo pensar, adoptar un estilo de vida saludable, a decir verdad no es fácil el proceso de recuperación porque aparte de comenzar desde cero, el dilema es estar segura de hacer las cosas bien, formar una familia fuerte y criar correctamente a mi hijo para que su desarrollo sea sano; Con mucho gusto puedo dejar éste caso en manos de expertos en Psicología y Psiquiatría, con la finalidad de ayudar a hijos de madres tóxicas/ psicópatas-narcisistas/ o hijos de padres que no saben amar, no importa cuánto se tarde en leerlo todo, hay más tiempo que vida.
Según palabras de mi madre nací de 7 u 8 meses, que iba a nacer de 6 meses por lo que le sugirieron que reposara, me contó así: “…parecías un ratón, toda peluda y fea, cabías en una caja de zapatos, ya no ibas a vivir, todo lo vomitabas y -mi hermana y yo, llorábamos por ti-… “, por ahí escuché un comentario que no sé si sea verdad, que mi madre en el embarazo usaba faja porque odiaba que se le notara el bulto y quién sabe pero… tuvo 4 abortos después de nosotros sus 2 hijos, porque gracias a los estudios del ADN y genética, corría riesgo de que sus otros hijos le nacerían sordomudos. He tenido mis sospechas de que fui parte de un embarazo -no deseado- porque escuché a mi madre decir: “ ya estaba recién aliviada y no tenía un mes que tu padre ya me quería coger! Yo toda adolorida cedí y tú padre ya estaba de calenturiento… me embaracé de ti al mes de haber tenido a tu hermano!!!” (en un tono de desprecio hacia mí) esa frase por tal motivo me hirió mucho tiempo y tuve mis dudas: me quiso? Tuve culpa de eso? Debí haber vivido o muerto? Me adoptaron, seré hija biológica? por qué nací prematura? ; de mi hermano se expresaba muy bien, era un bebé hermoso, era – el hombre de la casa- y de mí, que me iban a rifar porque estaba fea pero que con los años me fui -componiendo- y así empieza mi historia.
Tengo la habilidad de recordar muchas cosas, pequeños recuerdos desde los 2 años, muchas cosas se me quedaron grabadas, lo cual no es agradable porque son varios episodios desagradables y pocos muy agradables.
No era tan tonta para saber lo que era bueno y lo que era malo, podía diferenciar un escarmiento justo, un castigo justo e injusto, podía reconocer cuando se me regañaba cuando algo no estaba bien y podía reconocer cuando me golpeaban a propósito, cuando era adrede, cuando necesitaban -descargar su furia- eran obvios.
Clasificaré a) episodios desagradables b) Experiencia traumática y c) Frases perturbadoras: en resumen, desde mi infancia, adolescencia y edad adulta.
INFANCIA
A) Episodios desagradables
  • Soledad
  • Abandono
  • Violencia física y verbal por parte de Mamá, Papá y Tía Pepa.
  • Insinuaciones sexuales con un vecino de 11 años (yo tenía 7 años)
  • Falta de comprensión y atención
  • Amigo imaginario ( de la aburrición imaginaba que bailaba con un tío fallecido que me cuidó de bebé y lo veía) solía tener visiones de personas que no existían.
  • Miedo
  • Rechazo en el kínder (tenía comportamientos agresivos hacia mis compañeros)
  • En la primaria tengo mitad buenos recuerdos y mitad malos. (Cuando perdí la audición me volví huraña y tuve dificultades para hacer amigas)
  • Vacaciones en casa de la abuela -sin primos, amigos- hasta por 2 meses, en plena soledad, misas religiosas diarias y dormir temprano a partir de las 8:00 pm. ( actividades: jugar en casa de unas Tías que eran maestras, se encargaron de enseñar a leer y escribir a mi hermano , ver TV, pasar el rato con ellas o no hacer nada)
  • Pesadillas (miedo a la oscuridad y muerte, se intensifican hasta la adolescencia)
B) Experiencia traumática
  • Encierros (Mi tía Pepa se encargó de nuestra crianza y solía encerrarme en casa de la abuela en un pasillo aterrador, mi abuela me encontraba hasta la noche )
  • Mi Tía me obligaba a comer de más a la fuerza y una ocasión, estaba a punto de vomitar, con descaro me obligó a tragar el vómito (tenía fiebre).
  • Había terminado de ducharme y reposé encubierta con una toalla recargada a la pared disfrutando el vapor que quedaba cuando de pronto, mi tía abre con violencia la puerta, me toma de los cabellos para después arrastrarme por el suelo hasta llegar a una puerta (porque se estaba haciendo tarde para llegar a un evento). Traté de hacerles saber a mis Papás lo que me hacía pero no hacían nada al respecto, contestaban: “Es tu tía, hazle caso, algo debiste haber hecho, ay Ana , pues es que te quiere…” y que creen? mis padres la premiaban con ropa, estudios y dinero.
  • “Pepa nos ayudó mucho con ustedes y nos ayudó a “ahorrar” salimos de la -pobreza- gracias a ella” (Palabras de mi Padre)
  • Mi Tía le gustaba “cuidar” bebés y en 2 ocasiones presencié cómo arrojó a una bebé de un año hacia el sofá tomándola de un brazo como si fuera “muñeco” lo mismo pasó con su propia hija y en otra ocasión cuando entre ella y mi Mamá bañaron a la misma bebé (Maria hija de un hermano de ellas) en un lavabo con agua fría de la llave, mi Mamá le decía a la bebé: “Tú madre es una puerca…” ( en referencia a su cuñada) la bebé lloraba de frío.
  • Pérdida total auditiva (6-7 años) tras un fuerte golpe. ( Fue lo más difícil de mi vida, al menos había desarrollado el lenguaje con voz, conocía palabras,desde ahí pasé de ser niña “normal” a una niña muy huraña, tuve que adaptarme a usar un auxiliar auditivo y nunca fui a la escuela especial porque Papá y Mamá dijeron que no lo necesitaba)
C) Frases perturbadoras.
  • “Gracias a los cinturonazos que les di (a mi hermano y a mi) se aprendieron las tablas de multiplicar y tus Papás me compraron un cinturón marca Benetton jajajaja “ (Palabras de mi Tía).
  • No tienes amigas en la escuela? Es que te tienen envidia, ya quisieran tener un Padre Médico y Madre Maestra, es que están pobres…por eso. (Mamá)
  • Tienes millones de pesos invertidos en vestidos, no sabes valorar! (Mamá)
  • “Yo de 5 años ya lavaba trastes y tenía que cuidar a mis hermanos chiquitos, yo era la única mujer de 6 hermanos!!! (Pepa fue la séptima) mi Madre tenía que trabajar porque mi padre era un borracho huevón e irresponsable!!! Tú estás en la gloria!!! No tienes nada de que quejarte“( Mamá)
  • Papá es mío y no le digas “Papi” (Mamá)
  • Ratona, ratablanca, chencha, lomas, lomas verdes, cochinada de mi vida, chiapaneca, burro! (los apodos de “cariño” que me había puesto la Tía Pepa)
  • A Mamá en el exterior le encantaba -exhibirme- como “hija modelo”.
  • Hey ratona! Dios no quiera pero si se muere tu madre, -no vayas a vender la ropa de ella, me las das-. (Pepa)
  • “No escuchas pero no tienes nada comparado con un síndrome de down, ni estás ciega, estás bien y no es nada lo que tienes” (Mamá)
  • Nota: Muchas veces Mamá se expresaba con odio de su padre a quién nunca conocí e imitaba cómo la trataba.
ADOLESCENCIA (13 años a 20)
Mi etapa de la adolescencia fue la más complicada y difícil, me hizo tanta falta mi Madre pero lamentablemente relación madre e hija se agravó más, no hubo mucho diálogo entre nosotras, todo lo que me decía no formaba parte de pláticas/ charlas, rara la vez platicábamos pero nunca como madre e hija sino como mujer a mujer,me hablaba durante la hora de la comida/merienda o duraba meses sin hablarme si se enojaba conmigo, cuando hablaba eran sobre temas que solamente a ella le importara o simplemente cuando quería -desquitarse- ya sea con prejuicios o que ella y Papá tenían la razón por sobre todas las cosas, eran sus opiniones y eran más importantes que las de sus hijos. Habría que respetarlos ya que “nos daban lo mejor que ellos no tuvieron”.
A) Episodios desagradables.
  • Incomprensión
  • Confusión
  • Sentimientos de culpa
  • Desorganización en el hogar (nunca podíamos ser un equipo en familia para las labores del hogar)
  • Falta de fomento de disciplina y responsabilidad. ( Nos decían que no teníamos “necesidad” de trabajar para ganar nuestro propio dinero, que -éramos ricos- y solo teníamos que cumplir con nuestras “obligaciones” lo cual era confuso, que solamente estábamos dedicados a sacar buenas calificaciones y que no “sufriéramos” como ellos, pero era tan curioso cuando -no hacíamos nada- se enfadaban, nos decían: “son unos zánganos” y si ayudábamos para responder sus quejas -nos desaprobaba- Mamá, solía aventarme los trapos al piso y dejarme trabajo pesado a mí sola porque era -mujer- era la encargada de la cocina y que mi hermano por ser -hombre- no le correspondía ni barrer ni trapear ni limpiar porque no quería que fuera un -sirviente- para una futura esposa, Papá no ayudaba en casa porque era el “Médico” y se hacía el delicado… Mamá si limpiaba, sabía trabajar bien pero siempre de mal humor y de un modo brusco.
  • Odiaba, odiaba, odiaba esa horrible manera de que se comparase conmigo, que tenía mejor cuerpo, que no tenía celulitis, que no tenía arrugas, que tenía mejores gustos, que ganaba bien, que tenía esposo médico “exitoso”, que -escuchaba- perfectamente bien, que hombres de alto rango querían con ella pero que ella no era “puta” como otras, que era elegante, que era fuerte y llena de energía, que era envidiada por todos, siempre ella era “la mejor, mejor, mejor” y odiaba, de que viera a otras niñas mejores que a mí. “Mira esa niña tan bonita, tan alta, étc y cómo obedece a su Mamá”
  • Violencia física, verbal, psicológica por parte de Mamá, Papá, Tía Pepa y esta vez mi hermano (Mi hermano imitaba las conductas de mi Mamá y se sentía “autoritario” ante mí)
  • Cuando mi hermano me golpeaba a veces era porque él tenía ganas de hacerlo, no le gustaba que lo ignorara cuando me molestaba, quería que llorara o reaccionara y si no pasaba, me golpeaba y tenía mucha fuerza, ahí mi Mamá justificaba: “tú lo provocas, tú te lo buscaste…”
  • Presencié como golpeaba Pepa a sus propios hijos.
  • Intentos de abuso sexual por parte de 2, un tío hermano de Mamá y esposo de Tía Pepa.
  • El hermano número 6 de Mamá me espiaba cuando me bañaba, cuando lo descubrí me asusté y le avisé a mi tía y abuela, sus respuestas fueron: Que te vió la cola (vagina)? Ayyyy que tiene!!!! (Pepa) ahhhh diablo de muchacho! ( mi abuela)
  • Rechazo en la secundaria por parte de mis compañeros (en segundo grado me la pasé sola todo el año)
  • Rechazada mayor parte del tiempo en preparatoria ( nuevamente víctima de buylling)
  • Rechazada los últimos años de preparatoria por todo el grupo (aislamiento total por excesivo estrés)
  • Primeros intentos de suicidio
  • Desorientación
  • Indiferencia total por parte de Mamá
  • Depresión
  • Represión
  • Buillyng
  • Vergüenza excesiva
  • Muertes horribles de mascotas de la casa
  • Comportamientos impulsivos de mi parte, me condujeron a las malas decisiones.
  • Nunca tuve una recámara bonita digna de una niña amada, perfumado, con paredes rosas, almohadas suaves, un tocador bello o una casita de muñecas o cosas que yo pidiera, nunca tuve un propio guardarropa porque todos los espacios estaban repletos de ropa excesiva de Mamá, al llegar a la universidad, Mamá compró una casa justo al lado de la de su hermana, en mi propia habitación pinté de lila las paredes, le añadí flores de lotos y nunca me había sentido tan feliz de tener libertad de elección para decorar mi propia habitación, no dormía de felicidad de ver algo tan bonito hecho por mí misma. (Al llegar a la universidad vivimos en 3 diferentes casas, rentaron primero una antigua y vivíamos Lolis con su esposo y nosotros, segundo en la casa nueva de ellos y tercero en la que compró mi madre al lado de ellos
C) Experiencia traumática.
  • Mi Papá me golpeó salvajemente por primera vez a los 13 años porque en una libreta leyó junto con Mamá una experiencia que escribí acerca de un noviazgo con un chicos y cuando digo salvajemente fue así, me agarraba los senos y los golpeaba, cinturonazos en la cabeza y fuertes golpes por doquier ( mi Mamá y hermano lo presenciaron)
  • A los 14 me enamoré por primera vez de un chico pero no fui correspondida. ( y si, la pasé muy mal)
  • “Tu padre me platicó cómo le practicaba sexo oral a una ex-novia y como la ponía… tu padre es un perro”
  • A los 16 viví la peor experiencia de todas, Mamá no encontraba 15 mil pesos, me preguntó si los había tomado y le aseguré que no, al siguiente día, presencié que algo malo iba a pasar ya que en la preparatoria, el Director habló conmigo para preguntarme de un “dinero”, al llegar a casa, Papá volvió a atacarme salvajemente y por más tiempo,el dinero que buscaba Mamá, apareció en un cajón al lado de la cama donde dormía… “alguien” sin piedad los puso a propósito, curiosamente alcancé a ver a Mamá que tenía cara de placer cuando mi Papá me golpeaba y no me dejaba hablar, me gritaba: mentirosa y ratera, los billetes no caminan solos!!! ella le ordenaba: “chíngatela! Chíngatela!”… cuando Papá había terminado de golpearme, se acercó Mamá a decirme: “mírate que fea te ves llorando hasta la nariz la tienes como una bola fea….mírate en el espejo nadamás”, me quise morir, me quise hacer ahorcar, yo no había sido y por la crisis, decidí cortarme el cabello lo más corto que pudiera. No me importaba cómo me viera, quería huir, pero no tenía a quién ni a dónde, quería ayuda.
  • Dejé de hacer todo lo que me hacía feliz ( bailar, correr, dibujar, cantar, comer saludable, reír…)
  • Mamá me imitaba como hablaba y como caminaba cuando se enojaba.
  • 19 años, viví unas experiencias aterradoras… en la Universidad viví en casa de la Tía Pepa por orden de Mamá, el esposo de mi tía Pepa(Antonio) se masturbó frente a mí y frente a su hija de 2 años, al no hacerle caso me tomó la mano y me la puso en su pene… Le avisé a mis Padres la misma noche por altavoz en presencia de mi Tía escuchando, mi hermano y me contestó tranquilamente Mamá: “Mañana vemos, nos vamos a dormir, ya es noche y no podemos ir allá” A pesar de que les avisé, seguí viviendo en esa casa porque mi Madre confiaba en su hermana… el señor Antonio a mi parecer mostraba cinismo e intentó insinuar más veces, en otra ocasión cerré con seguro la puerta de la habitación donde iba a dormir y vi la puerta moverse, el señor abrió la puerta con llave y solamente traía un bóxer, grité, qué quieres???? Y su esposa oyó, le llamó por su nombre… el señor Antonio sabía mis gustos musicales, una de ellas, Sarah Brightman, la ponía a propósito y su esposa se enfadaba, o cómo cuando me los encontraba besándose, me retiraba del lugar y mi Tía me gritaba: te dan celos o qué???? (Había una similitud entre ella y mi madre, también se mostraba desnuda ante nosotros, sólo que Pepa era más descarada, se rascaba la vagina para después olerse la mano) entre tantas experiencias incómodas, con esa experiencia estaba más decidida que no tenía en quién apoyarme, ni en mi abuela, ni en mis tíos, en nadie, estaba convencida en que mi Padre era un ignorante,no era una figura fuerte que estuviera dispuesta por protegerme, no tuvo el VALOR para nosotros, dijo que si me salía de esa casa, sería su enfermera; Médico brillante??? Padre cobarde e insensible!!! se caracterizaba por ser demasiado tacaño en un 99% , no quería aportar en casi nada como figura paterna, eso enfurecía a Mamá y yo estaba convencida de que había un acuerdo entre todos que sabían pero no decían nada, mi vida iba camino a la perdición, empecé a decaer poco a poco, intentos de suicidios fallidos, promiscuidad, desórdenes alimenticios y tenía que seguir viviendo en esa casa hasta concluir los estudios y ah!!! Actuar cómo si nada hubiera pasado y no decir nada a nadie (Mi tía me espiaba cuando hablaba por teléfono y me descubrió cuando le conté a una compañera lo que me había pasado). Así que en esa etapa busqué desesperadamente ayuda psicológica en la universidad hasta encontrar una Psicoterapeuta particular (a escondidas) porque una vez que supo mi tía Pepa, me quiso convencer de que dejara de ir a terapia psicológica porque según ella, me estaban “estafando”, al enterarse Mamá me interrogó sobre que me decía mi Psicoterapeuta y le dije: “…que te gusta tener el control de todo!” Y ella con cinismo se “enorgulleció” por tener dicho -control de todo-. Recuerdo que Mamá hacía como que se “preocupaba” por mí y sus palabras eran: “aguanta hija, hasta que termines la universidad los mandamos a la chingada.”, “si te hace algo el cabrón, no te dejes…”, “no puedo hacer nada porque mi hermana me tiene atada del cuello”, “aguanta, sino quién le va hacer las tareas a tu hermano? Necesito que termine la carrera sino, se burlarán de él.” (Mi tía le hacía todos los trabajos a mi hermano). “No puedo tenerlos en otra casa, sino, quién los va a cuidar?” (Lamentablemente en el caso de los hijos de mi tía Pepa sufrieron o sufren mucho maltrato, no tengo ahora contacto con ellos porque me tuve que alejar, la última vez que conversé con su hija hablaba como “robot”, como si su madre le ordenara que decirme)
  • Después, en los siguientes semestres, mis calificaciones bajaron, reprobé muchas materias, algunas las di de baja a propósito, era un infierno pensar que tenía que volver a casa, era increíble ver que mis padres no hacían nada, cómo iba a sentirme tan motivada para estudiar, cómo iba a sentir el respaldo de mi propia familia? Qué me iba a garantizar que la ley del Karma existía en realidad? Por qué unos padres -preparados- serían tan capaz de eso? Por qué lo permitieron?
  • Al terminar la universidad me ví obligada a regresar a vivir con mis Padres, tuve una crisis porque ya no quería vivir ahí con ellos, Mamá me hablaba como a una -sirvienta-, tuve comportamientos erráticos y Papá volvió a golpearme salvajemente en un intento por corregirme, era extraño ya que siempre era una persona tranquila, ahí fue cuando definitivamente intenté suicidarme y no despertar nunca más, sobreviví por un lavado de estómago y tuve problemas en el habla por un tiempo.
  • El chico del quién me enamoré y me obsesioné (el mismo desde los 14 años) me rechazó definitivamente y para siempre, era solamente sexo sin amor y sin compromisos ya que yo lo buscaba ( gracias a esa experiencia decidí superarlo y tratar de buscar la estabilidad emocional, la paz interior al adoptar una perrita de raza Bichón Maltés,  ejercicios como caminar, andar en bici y lectura)
C) Frases perturbadoras.
  • 14 años: “La guerra entre tú y yo, está abierta!” (Mamá, solía estar desnuda en presencia de nosotros Papá, mi hermano y yo, incluso las que laboraban en el hogar, Pepa hacía lo mismo en su hogar)
  • 13 años, mi primera menstruación: “No vayas a pensar que porque ya reglas vas a andar de puta” (Mamá)
  • 13 años: PUTA! (Muchas veces me dijo esa palabra a esa edad)
  • 14 años: “Cómo me veo? Dime la verdad, cómo me veo? Sabes una cosa? Me tienes envidia! ( Mamá)
  • “Hay padres para hijos, pero no hay hijos para padres, malagradecidos, no agradecen un palo menos dos“ ( fue la frase más repetitiva por ella)
  • “Cuando eras una escuincla de 4 años, eras bien caliente, fuiste a ver a tu padre acostado y le dijiste: A ver Papi, ya te quitaste los calzones?” (Mi Papá y una señora del aseo estaban presentes escuchando)
  • Sabes que hice para que tú Papá te diera dinero? Le tuve que dar -cola- anoche…
  • Sino hubiera sido por mis huevos, ustedes no serían nada, ustedes sin mí, se van pa’ abajo!
  • Cuida a tu Papá, sin él no seremos nada! Cuídalo!
  • Cuando muramos, no se les ocurra llorar por nosotros, tómense una pastilla que los relaje y háganse fuertes, en la familia de tu padre si alguien muere, no lloran ni hacen drama, evitan verse ridículos.
  • Sabes por qué tu padre no me deja? Por mi cheque.
  • Se nos decía que éramos ricos pero era mentira, vivíamos muy limitados y se referían riquezas a las casas y autos de Mamá (pero no eran nuestros)
  • No tienes amigos ni quién te pele! Ja! Sabes por qué? Tienes un carácter de la chingada! Igual que tu padre!
  • Te pareces a  tu padre, apoco crees que me casé con él por bonito? No fui pendeja, me casé por su dinero… pónte lista! Pinche viejo feo y jorobado y sordo!
  • Para bien la oreja, trata de oír! No escuchas pero trata de oír como una chingada!
  • El marido que tengas te va a mandar a la chingada y no te va aguantar, vas a regresar aquí. Ya verás!
  • “Camina bien, enderézate! Ya ni yo que estoy vieja y camino mejor que tú. Pinche jorobada! “
  • “Dice mi Mamá, que una niña que era grosera con su madre, se la tragó la tierra y es verdad! Dios castiga a los que no obedecen a sus padres.” (Mi Mamá sobre mi abuela”
  • Por quién lloras? Por ese muchacho gañán? Tantos pitos qué hay, si quieres ve al billar, allá hay mucho viejo con pito, ya ni yo, tuve novios chingones, eran arquitectos, licenciados, ingenieros y tú, llorando por una chingadera! Además, le gustó la cola (vagina) de su novia y con ella se va a quedar.
  • Cuando muera no quiero que lloren, hipócritas!!
  • “ Ya le dije a Antonio, que si me entero que lo que te hizo es verdad, se las verá conmigo” (Mamá)
  • “Si nos denuncias al DIF, te llevarán allá y -será peor- allá te violarán…” (Pepa)
  • “No me puedo divorciar de Antonio, a dónde me iré? Mira, a mi me hicieron lo mismo, mi primo me hizo eso…también me sacó el pene” (Pepa)
  • Te dije que estudiaras medicina para que estuvieras ayudándole a tu padre, pero escogiste esa carrera ( Diseño Gráfico) ahora chíngate!
  • Quién te compra ropa? Quién te compra zapatos? Quién te compra todo? YO! Yo pago todo, para que veas -que si te quiero-. ( me compraba poca ropa pero a su gusto, a veces ropa igual a la de ella o muy aseñorada)
  • “Tú no puedes usar tanga, yo sí, es que las tienes aguadas y yo duras”
  • Dios me quiere y está de mi lado, -la justicia divina también, por eso me va tan bien ( Mamá)
EDAD ADULTA
Podría decirse que en la edad adulta hubo más cambios positivos, había logrado desenmascarar a mi madre solo que seguía viviendo en casa, encontré una vía de -escape-, a los 22 años decidí ser fotógrafa por un motivo, -no estar en casa-, la cámara que tenía era de cuando estudiaba en la Universidad, pegué anuncios en la calle para promocionarme, me contrataron por primera vez para unos 15 años y a decir verdad me fue muy bien, así empecé… malgasté el dinero en ropa y zapatos, pero como quiera, estaba a empezando a -independizarme-??? Aún no, aprendiendo si, Mamá trataba de que la tomara en cuenta para mis proyectos, quería controlar todo, saber hasta cuánto cobraba por cada evento, quería que yo viera en ella alguien indispensable en mi vida profesional, en los eventos que era contratada descubría realidades, descubrí que en mi hogar vivía una fantasía , me daba tanta nostalgia y a la vez envidia, sentí mucha envidia tantas veces, ver familias felices en unas fiestas hermosas, eso era lo que capturaba, sonrisas, unión familiar, solidaridad, alianzas, capturar momentos felices, fui famosa por un tiempo y muy solicitada … lo más importante: conocí a un chico y me casé a los 26.
A) Episodios desagradables
  • Creo que ya me estaba resignando, ya me había acostumbrado a tanto maltrato.
  • Soy testigo del maltrato que recibió la suegra de mi tía Pepa, víctima de mal de párkinson en el cerebro por lo que permaneció inmóvil hasta su muerte, mi Tía batía la comida en una licuadora y así la obligaba a que se la tomara sin importar como supiera , la señora en paz descanse batallaba y trataba de que no la lastimara y también vi como Mamá se paraba enfrente de ella estando inmóvil de una manera burlona, muy altiva, retándola con la mirada, la señora la miraba asombrada. Según palabras de ellas, la señora fue “pésima suegra”. Que yo recuerde, muy pocas veces interactué con ella (4 veces aprox)y era buena persona.
  • Viví muchos sentimientos de culpa y desperdicié mucho tiempo preocupándome por un monstruo que no era capaz de sentir amor por mí.
  • Tenía tiempo sin tener pareja y a los 24 años conocí a mi futuro esposo, al enterarse Mamá: empezó a fingir que estaba más enferma, mostrar celos porque él me compraba cosas, se hizo más neurótica, en una ocasión intentó que me deshiciera de él porque según “tenía otra novia” y se lo había comentado una amiga suya. Me di el valor de enfrentar a la amiga suya y descubrí que era una vil mentira: Mamá le dijo que mi futuro esposo le miraba el trasero y que era un puto. ( no existió tal comentario de la “otra novia”) y su amiga la enfrentó a ella por decirme mentiras.
  • Cuando me propuso matrimonio Miguel, después de 2 años de noviazgo, le di la noticia a mis Papás, ella estaba desnuda con Papá en la cama, (nunca le gustaron las pijamas y siempre se mostraba así) su reacción fue burlona, creo que no se la esperaba.
  • La primera vez que me acompañó a probarme vestidos de novia me miraba con odio y mucho desprecio a mi cuerpo (todos los vestidos me quedaban geniales!) y me regañó: “La próxima vez, usa calzones decentes y rasúrate bien las axilas! Puerca!”
  • No la tomé mucho en cuenta para los preparativos de mi boda por su forma de ser, solamente acepté 2 cosas de ella: que pusiera como centro de mesa, -Orquídeas- y que pagara la renta de mobiliario, en una discusión, golpeé la mesa y le grité: es mi boda!!! Entiendes? Es mi booooda!!! me tildaron de grosera.
  • Días antes de mi boda, mientras ordenaba unas cosas, apareció con su vestido de novia de cuando se casó para decirme: que aún conservaba su cintura, si me lo quería probar para ver cómo se me vería, que había sido un vestido costoso y elegante… ( a decir verdad: se veía horribleeeeee, una mujer con el rostro envejecido y canas, realmente no lucía bien y me limité a decirle que se veía súper bien )
  • A un día de mi boda intentó de todas maneras que me sintiera mal: “Voy a heredar mis propiedades a mis sobrinos (hijos de Pepa) ustedes no tendrán nada! Eres una grosera, a ver cómo te va! Vas a regresar llorando! No vas a aguantar! Capaz que no me presento a tu boda”
  • Mamá intentó convencerme de cambiar la boda “a otro lugar mejor” .
  • Se presentó a mi boda y con vestido blanco, fingió ante todos “estar feliz” y con un poco de vergüenza porque “mi boda” le pareció -pobre-.
  • Se presentaron a mi boda mi Tía Pepa y su asqueroso esposo, tuvo el descaro de filmar mi boda. No he podido armar mi álbum de bodas ni mirar con alegría la película porque aparecen ellos.
  • Tuve que ponerme mi vestido de novia en casa de mis suegros, salí de casa en taxi porque mis Papás estaban ocupados “arreglándose”, la que me dió la bendición fue la señora que laboraba en la limpieza de casa.
  • Mamá no fue capaz de decirme palabras bonitas en mi día más importante de mi vida.
  • Solía visitarme a casa sin avisarme, pero eran pésimos sus pensamientos y consejos: ya viste lo que es el matrimonio? Nadamás quieren cojer y cojer, que chinga! Te tratan como puta!
  • En mi primera crisis matrimonial recurrí a ella buscando su ayuda y consejo, me arrepentí al final: “te me divorcias y por mis huevos, te vienes a la casa con nosotros, por ley mi nieto se va con la madre, nada les faltará, no le pediremos nada a ese hombre, recuerda: en nadie más puedes contar, solo a nosotros, no te defraudaremos nunca”pero le fascinaba contarles a la gente lo mal que la pasaba.
  • Mentía a la gente, les decía que nos quería mucho pero que nosotros éramos groseros con ella.
  • Había 2 bolsas llenas de ropa nueva, ropa interior juveniles, bolsas y varias cosas muy bonitas, escondidas debajo de un mueble, pensé que eran para mí, tal vez, eran sorpresa, el tiempo pasaba, se estaban empolvándose, entonces tomé una pantaleta Victoria Secret y mi Mamá me descubrió, me cobró la pantaleta por 400 pesos. Más adelante, una persona que le ofrecía cosas a Mamá, me comentó que ella había comprado muchas cosas “para mí” (eran las 2 bolsas) y descubrí que eran para su sobrina.
  • Cuando tuve a mi hijo mi suegra se encargó de mis días de recuperación, fue triste ya que a mi madre no la tenía presente y como no estaba acostumbrada a los “cuidados” me enfadé.
  • Mamá solamente simpatizaba cuando me iba -mal- en el matrimonio y si veía cosas buenas o me veía contenta se alejaba.
B) Experiencia traumática.
  • Por suerte ya no hubo golpes, ya no hubo algo que me “marcara”. El matrimonio fue un cambio positivo y es una lucha constante “para estar bien y no caer en depresión”.
  • Mi Tía Pepa después de que me casara me obligó a que regresara todo el equipo fotográfico que me había “comprado” Mamá, si no tenía vergüenza y caí en el juego, lo regresé pero al final me fueron devueltos.
  • Mi experiencia más triste en la edad adulta fue, haber abandonado a mi perrita , ya que al casarme no me dejaron traérmela a mi nuevo hogar, a mi esposo no le gustan los canes, viví muchas noches de angustias pensando en ella.
C) Frases perturbadoras
  • ya viste como son los hijos? Los hijos duelen al tenerlos, es cansado, que chinga, ya pasé por eso.
  • Nosotros ya cumplimos, les dimos todo y no tienen nada que reclamarnos.
  • Encontraste marido, gracias a mí… me vió con dinero y se casó por interés contigo, te vió casas y coches.
  • “El matrimonio es una rutina, una chinga, el amor se acaba se vuelve costumbre”
  • “Por la buena, soy buena Madre, pero por la mala, soy cabrona, por eso piensa bien lo qué haces, conmigo salen perdiendo ustedes.”
  • Ya casada y tienes las nalgas caídas, lonjas, ponte a hacer ejercicio sino te van a mandar a la chingada.
  • La frase más aberrante que pude haber escuchado, mi abuela estaba presente: “Mira nadamás que panzota te hicieron, parece panza de burra, que asco!!! Nadamás de ver esa panzota se imagina uno el pitote que te metieron, que asco! Verdad Mamá? Cuando me embaracé no se me hizo panza? Mi abuela por su lado dijo: “así es “y proseguía: a mi Mamá tampoco se le hizo panza “… me defendí, le dije a mi abuela: Tu tuviste 7 hijos! , si pero de los 7 no se le hizo nada de panza, replicó Mamá en su defensa, fuimos “embarazadas decentes”.
  • Tu hijo no me quiere, lo están mal aconsejando ( mi hijo tenía un año aproximadamente y una ocasión durmió con él cuando era bebé y me comentó: tu hijo me pellizcaba la cara y me pellizcaba así -(pellizcándome en mi cara haciendo alusión a que el bebé era malo con ella).
  • “Mis respetos para Maria, -tiene bien disciplinados a sus hijos-.” (Papá)
  • Ya no lo voy a ver para no “encariñarme” con él. (En referencia a su nieto)
  • Toc toc ( Mamá tocando la puerta) abro y me pregunta: Está Miguelito? Contesto: Oh no, está con su Papá, acaban de salir. Ella: Pues ya me voy, venía a ver al nieto, bye! Mándale mensaje a tu padre que voy para la casa! (Eso pasaba constantemente)
  • “No pensé que fueras a tener un niño tan bonito, estaba convencida de que ibas a tener uno prieto como tu padre”
  • Hija, no sé cómo decirte, mmmmm… hay escuela para padres, para que sepas cómo educar a tu hijo, nosotros no tuvimos esa ventaja, no había. (Mi hijo actualmente tiene 3 años con 4 meses)
  • “Te mandó esos regalos tu tía Pepa para el nieto, -pobrecita no tiene dinero- te tejió una cobijita, por favor, la vas a usar!” (Los primeros regalos los recibí y que creen? De lo más barato que había encontrado y el resto no los recibí)
  • Cuando ya no te pele tu hijo acuérdate de mí.
  • Los jóvenes se vuelan conmigo, y eso que ya estoy vieja!
  • Hija, cómo se me ve el trasero? Ya viste que tengo más cintura?
  • Fulanita es una puta, ella es puta, ellas son putas, que bárbaro! Ya ni yo que no soy puta, (hablando de otras personas)
  • No hay amigos, un peso en el bolsillo y un libro en la mano… son los mejores amigos. (Según ella)
  • Me di cuenta que me hice “fea” y descuidada por darle el gusto a mi propia madre, le di oportunidad de verse más bella que yo, intenté de muchas formas “ganarme su cariño” imposible. Me di cuenta que erróneamente creí que debía “pagar” por lo que ella sufrió de niña, le di regalos, la abrazaba, intenté buscar la forma de que buscara ayuda profesional, pero fue en vano… al abrazarla sentía que éramos desconocidas, demasiado fría, demasiado distante. Me di cuenta que me quería suicidar por 2 razones: Hacerla más feliz sin mi ausencia o que se arrepintiera por el daño que me había hecho, así que lo más probable era que se pusiera feliz para decir que su hija estaba loca y librarse.
  • Empecé a experimentar vergüenza excesiva siendo mayor de edad me causaba mucha ansiedad y me arrepentí mucho de mis errores en la juventud. Lo que más temía era haber desarrollado la misma personalidad que mi madre.
  • Yo platicaba sola con el espejo o platicaba sola en la calle.
LAS COSAS BUENAS DE PAPÁ /MAMÁ/ y DEMÁS.
  • Papá cuando -tenía tiempo- nos compartió el gusto por la buena música, pasión por la lectura, ver películas buenas, gracias a él me gusta The Beatles, le gustaba dibujo y pintar al óleo, era responsable en su trabajo, adicto a la lectura y a su trabajo, la mayor parte del tiempo los invirtió ahí, es una lástima ya que contaba con libros de psiquiatría y psicología, no pudo ver más allá por sus hijos, cegado por la codicia/avaricia, que irónico. Últimamente encontró un pasatiempo: El ciclismo. Puedo decir de él, que a pesar de que era una figura paterna casi siempre “ausente” aunque estuviera en el hogar que es una persona ética, correcto y de buenos modales, todo lo contrario a Mamá, no le gustaba los chismes, groserías, bromas de mal gusto u albures, era una persona seria, incapaz de hablar mal de otra persona, discreto, era firme, cuando era no era NO, si me decía que me quería mucho, se lo podía “creer” pero como que era “prohibido” mostrarle afecto. A mucha gente le gustaba charlar con él, tiene muchos temas de conversación y lo respetan. Cuando intentaba bromear o hacerse el gracioso, no nos agradaba porque no lo sabía hacer bien, tampoco su forma de regañarnos era agradable, le faltaba -estilo- para hacerlo. Mi padre era incapaz de llorar o mostrar muchos sentimientos, tenía el corazón duro y yo creía que era la persona más tranquila por no meterse con nadie, que a pesar de ser un buen Médico nunca hizo algo grande, se quedó con las ganas de ser Cardiólogo pero nunca se animó a hacer la especialidad -porque no tenía tiempo- No le agradaba que se hablara de otro Médico ni sus opiniones. Su Mamá murió joven siendo él adolescente, se alistó al ejército y su relación con su padre no fue muy buena al parecer, me había contado que odiaba la religión, porque era el opio del pueblo, cuando era niño era de familia demasiado pobre, sus padres eran estrictos y religiosos, cumplían con el diezmo al pie de la letra, me contó que crió una ovejita y cuando creció, su padre la tuvo que regalar a la iglesia católica como parte del diezmo, de mi abuela se expresó bien, dedicada al hogar y a sus 10 hijos. (Hasta la fecha no tiene buena relación con algunos de sus hermanos y casi no los frecuenta porque Mamá alegaba rechazo de parte de algunos de ellos así que él optó por estar de su lado) pero mi padre, tenía hermanos con hijos exitosos la verdad, que han sobresalido, que han viajado, en paz descanse uno de sus hermanos era de otra mentalidad: -ayudar a sacar adelante a la familia- así que no creo, que el que haya sido educado bajo rígidas normas era motivo de hacernos tales tratos, sea como sea haya sido su infancia, lo perdono y que Dios se apiade de él.
MAMÁ
  • Mamá también tenía sus cosas buenas, amaba correr y mucho, ejercitarse, dotaba de buena energía pero no siempre, a veces me la encontraba acostada, desarrolló una enfermedad congénita llamada: Espondiditis Anquilosante lo que le provocaba fuertes dolores, usaba lentes oscuros para disimular sus ojos diferentes, la admiré mucho a pesar de todo incluso hasta quise parecerme a ella “para agradarle” , la quise mucho, su lenguaje era obsceno y rudo, se caracterizaba por ser muy inteligente, audaz, fuerte, las matemáticas y la buena ortografía por excelencia, su voz es muy fuerte es como si gritara, lo curioso es que hacía reír a mucha gente pero ella no era capaz de reír, sus risas eran fingidas porque la verdad es que no sabe reír. Me enseñó un poco de cocina, andar en bici, no pude aprender a manejar un coche porque no me tuvo la paciencia y ella, es excelente para conducir a toda velocidad, amaba la ropa carísima por sobre todas las cosas, tiene colección de ropa con etiqueta, ir de compras a las tiendas departamentales más caras, cuidar su figura, su miedo a envejecer eran otra de sus obsesiones, hablar mal de todo el mundo era muy habitual en ella y creía tener una “mejor vida” que el resto, a pesar de cómo era, logró muchas cosas buenas, compró casas, coches y muchas cosas, ella se encargó de pagar las colegiaturas de nosotros sus hijos, porque Papá era duramente avaricioso/codicioso en lo económico. Mamá es la segunda de 7 hermanos, 3 hermanos murieron de manera trágica, se encargó de la crianza de los 2 menores porque mi abuela era maestra y tenía que trabajar para darles de comer. Solía contradecir muchas cosas, todo era a su conveniencia, experta para justificar cada problema. La perdono y es una pena por ella, que nunca se curará.
Mamá y Papá juntos son un matrimonio extraño, son familiares, son tío y sobrina…mi padre le gana con 10 años, su historia de cómo se conocieron a mi ver, resulta poco atractiva: según ella -siempre lo quiso desde que lo conocía- y le pidió a un primo que lo presentase…
no fueron nunca un matrimonio ejemplar, lo aparentaban al exterior,mi papá algunas veces quiso irse de casa cuando éramos pequeños, porque no aguantaba a Mamá y no aguantaba que nadie le hiciera caso ni nosotros, engañó a Mamá con una chica de mi edad (18) en aquel entonces, no me sentí mal por ello, al contrario, creí que se lo merecía Mamá por ser tan cruel con él, echaba pestes a sus espaldas pero por esas malas rachas, descargó toda su decepción conmigo todas las veces que pudo, estando de buen humor era su “Papi”.
Papi no me quieres? Papi tócame! (Le enseñaba el busto o trasero con tal de llamar su atención sin importarle mi presencia).
Había reglas en el hogar y había cosas “prohibidas”( era prohibido engordar, quejarse, enfermarse, ser feliz también era prohibido, la única persona que quería ser “feliz” era Mamá) para que Papá me hablara de la sexualidad era incapaz, se lo dejaba de tarea a su mujer y fue duro, ninguno de los dos eran capaces de disculparse o reconocer un error.
PEPA
Puedo decir de ella, que fue una maldita desgraciada, sabía lo que pasaba y prefirió los regalos, el dinero en vez de apoyarnos y salvarnos.
Aprendí cosas buenas de ella, nos enseñó a patinar, un poco de inglés, matemáticas, ortografía, tareas, la quise mucho de verdad, era una especie de -segunda madre o hermana mayor- le tenía confianza a pesar de que su marido era un perverso conmigo y ella lo encubría.
La apodé: “La Hiena número 1” porque es la más astuta (lo que fuera para nosotros ella se lo dejaba) es la hermana número 7 de Mamá, ella veía en mis padres una mina de oro, pienso de alguna manera que astutamente se aprovechó de ellos y sabía cómo manejarlos… desarrolló cleptomanía (en todas las casas toma algo sin permiso y se lo lleva) para ella era mejor que mi hermano y yo estuviéramos peleados con nuestros padres, así tal vez recibiría más cosas para ella o para sus hijos o más convivencia con ellos o tal vez atención, era tan capaz de aguantar que la humillara su propia hermana. Vivió una infancia terrible, escuché un par de veces una pequeña historia, que ella siendo bebé su padre en estado de ebriedad la encerró, sus hermanos trataron de sacarla pero fue en vano, al volver más tarde el padre,la encontró tiznada por la escopeta (se dedicaba a la cacería)embarrada en sus propios excrementos, la tomó del brazo para después arrojarla hacia la pared, los hermanos escondidos de miedo escucharon su espaldita tronarse, lo sé, lo comprendo, careció de tener “padres”, mi abuelo se fue de casa estando ella muy pequeña, vió a mis padres como suyos, mi abuela estaba en depresión por la muerte de sus 3 hijos y no lo superaba, no podía con sus otros 2 hijos menores, Mamá se hizo cargo de ellos, se encargó de “educarlos” y que creen? No lo hizo bien, los adiestró como esclavos para su propio beneficio. En éste caso no logro perdonarla aún (a Lolis) porque a ella la premiaron constantemente al igual que su marido, a la fecha conviven y viajan juntos. Ella intentó que me hiciera cargo de sus hijos un tiempo, tan descarada era que si les compraba sus juguetes me decía: “pendeja para que gastas dinero en juguetes? Ellos necesitan ropa” me quiso persuadir que lo mejor no fuera -casarme- que mejor disfrutara mi vida soltera, me ponía a sus hijos como una forma de que viera cómo preocuparme por ellos “mira ellos te quieren mucho, piensan en ti… la ropa que ya no te quede me la dejas para Fer, te aparto la chamarra que te compró tu Mamá no la vayas a regalar…” ojalá pueda perdonarla porque ahorita no me nace.
JOSE
Es la “Hiena número 2”, es el hermano número 5 de Mamá, el fue más tranquilo, padece depresiones, alcoholismo, promiscuidad, adicción a pornografía, 2 divorcios, suele ser una persona más sensible… estando embriagado saca su otra personalidad más atroz, puede ponerse violento o melancólico recordando abusos de su padre, es esclavo de Mamá, le sirve de chofer y muchas cosas, con tal de recibir dinero o cosas, defiende a capa y espada a Mamá, le tiene mucho respeto y la apoda “La Ley”. Alguna vez me enteré que intentó violar a una joven de 15 años en su casa (logró escabullirse la joven y le avisó a mi abuela) mi abuela en vez de hacer algo optó por encubrirlo y hablar mal de la joven y como siempre, todos sabían pero lo callaban.
JESUS
La “Hiena número 3”, es el más agresivo/problemático de todos pero más -hundido- (su adicción a las drogas y alcohol desde los 13 años le impidieron tener una vida estable) de voz fuerte que casi hace reventar los tímpanos, siempre con ganas de atacar, es el hermano número 6, ha estado en la cárcel por actos de vandalismo, robo, drogas, violencia intrafamiliar (golpeaba a su esposa en presencia de mi abuela) es el hijo preferido de la abuela, vive con ella , la hizo -codependiente-, a pesar de que mi abuela viva con su propio hijo vive con miedo de que le haga daño, vive de sus pensiones, su relación con mi madre y con la suya es de amor-odio, si él recibe dinero “la alaba” y si no, “la ataca” verbalmente, reprochándolas.
MI HERMANO BRUNO
Es la única familia en quien puedo contar, lo odié por mucho tiempo pero después de que comprendí que estaba “atrapado” en la misma burbuja que yo, lo ayudé a salir de la casa de mis padres, él no podía tomar decisiones por si mismo, sino mi Madre, era la encargada de buscarle trabajo. Noté muchas cosas raras en ellos, mi hermano parecía “el esposo” de Mamá y a ella le encantaba desvestirse frente a él… actualmente está yendo con la misma Psicoterapeuta que me atendió.
Un recuerdo que me aterra de él, mi Mamá nos dejó de bañar hasta los 12 años aproximadamente y a mí me tallaba la cabeza con fuerza, me tallaba el cuerpo con fuerza y me decía: tállate bien la cola cochina -porque luego apesta-. Pero era aterrador cuando bañaba a mi hermano, nunca ví porque le ponía seguro a la puerta pero mi hermano gritaba mucho.
YO
Que puedo decir de mí a todo eso? Que tuve tantos problemas de identidad propia, me costó trabajo definir un estilo propio, no me decidía -quién ser-, aún soy indecisa, problemas para relacionarme o mantener una conversación por largo tiempo y que muestren interés en mí, creo que sufro aún -secuelas-, me quedo mirando algo y me pierdo en ese trance, empiezo a recordar episodios dolorosos hasta quedarme dormida, solo quiero estar dormida. Tengo muchas fantasías, una de ellas ganarme la lotería, o fantasías de cómo hubiera sido mi vida, de cómo hubieran sido mis logros… el -hubiera- no existe, ni el -tal vez me hubiera pasado…-ni el -ojalá haya…- (ojalá la policía hubiera hecho algo…) sucedió y punto, aceptar que sucedió. Sufrí a causa de mucho estrés, psoriasis en la cabeza, dermatitis, impétigos, pérdida de cabello, insomnios, sangrado de encías, obstrucción de la vejiga lo que causaba infecciones urinarias, miedo excesivo de “perder” un amigo o que me dejaran de hablar.
Me encantaba bailar de niña, imaginaba que era “Nadia Comaneci” bailaba baladas instrumentales como toda una gimnasta, soñaba con muchas cosas, me encantaba correr, saltar…de verdad que soñé con muchisisísimas cosas. Mientras escribo todo ésto, en mis oídos resuena la canción -Behind blue eyes- de Limp Bizkit. (Esa canción salió en la película Gothika con Halle Berry, víctima de una conspiración y lo que se siente cuando nadie te cree, cuando te juzgan loca y mentirosa)
Uno de mis problemas actuales es el tener intimidad con mi esposo, no me gusta ni que me toque.
Sufro mucho de ansiedad y nunca termino de hacer bien las cosas, todo lo dejo a medias, sueño con hacer muchas cosas que me propongo pero… no las cumplo, me atormento demasiado.
NOTA: Al tener a mi bebé tuve mis dudas como madre primeriza: como seré con él? Seré buena madre? Que le enseñaré? Cómo lo amaré? ( Cabe decir, amar es súper fácil, lo difícil es tratar de romper la cadena porque aunque diga: “no haré lo que me hicieron” inconscientemente algunas conductas han sido -aprendidas-, intento ser -suave- y luchar día a día con omitir lo -aprendido-.
El nacimiento de mi hijo fue un cambio positivo, al escucharlo llorar, mis lágrimas brotaron, al verlo pequeño, indefenso, me di cuenta lo frágil que es un recién nacido, no iba a permitir que gente que me lastimaron se acercara a él y enfrenté a Mamá cuando me visitó al hospital, me quería obligar que usara todos los “regalos” de la Tía Lolis y no acepté, le dije: “se acabó Mamá, corté lazos con ella” y en vez de mostrar felicidad por la llegada de su nieto, se fue molesta porque la enfrenté.
Su relación con su nieto al parecer era “buena” pero le gritaba, cantaba en voz alta, lo hacía recitar poesía una y otra vez, algunos allegados me dijeron haber notado que sus “cariños” hacia su nieto eran “excesivamente exagerados”, ya había dejado de verlos pero volvía a -recaer- , la puerta de mi hogar me da terror, me asusto porque no sé si es ella la que toca (nunca avisaba si vendría a visitarnos) esta vez espero que no exista ninguna reconciliación, tanto daño opté por contacto cero, no lo quería aceptar pero es una familia disfuncional, mi terror es recaer.
Qué pasó para dar fin a todo eso?
De repente, algo pasó… ya no vivía en casa de mis padres, vi cosas muy diferentes, la familia de mi esposo es tan unida que hasta me daban celos, me daba tanta angustia, comencé a vivir mi vida de casada a 30 minutos de donde viven mis padres y ésta vez le tocó vivir el infierno a mi hermano, -el hombre de la casa- y de pronto… salió del hogar de mis padres a los 31 años… Mamá empezó a tener más conductas erróneas desarrollando una enferma obsesión por su hijo, se volvió insoportable, mitómana y mi hermano vive actualmente con una amiga mayor de 46 años, con 2 hijos (desconozco si sean pareja pero actúan como si lo fueran pero no lo afirman).
La gota que derramó el vaso para que definitivamente me alejara de mis padres fue, enterarme a través de un familiar que definitivamente las propiedades de Mamá si serán para sus sobrinos y pensé: -está bien, es su decisión, pero que ya no me esté jodiendo y me deje en paz-. Debía preocuparme porque me heredara sus casas? Que era más importante ella o mi vida? Bastaron unos mensajes de texto para avisarle a Papá los comportamientos erráticos de Mamá y cómo siempre, me esquivó, defendiéndola y así fue cómo le pedí una cosa: ya no quiero verla más!!!! -DE ACUERDO!!!- fue su respuesta.
LAS COSAS BUENAS QUE ME SALVARON
El factor clave fue mi amiga de casi toda la vida, mi amiga Blanca, ella me dejó de hablar en la temporada de la secundaria y batallé para que fuera mi amiga nuevamente, le regalaba muchas cosas con tal de que me hiciera caso, en su hogar había algo que yo no tenía: una madre súper amorosa y comprensiva, también había una buena estructura en cuánto a su educación, había disciplina, orden, todo de manera sana, se premiaba al que hiciera un buen trabajo y eso me inspiró para creer que tenía que seguir adelante, me encantaba estar en su casa sin que me invitaran, quería estar ahí. Su Mamá de mi amiga Blanca es mi inspiración.
Un pequeño pensamiento:
A veces me preguntaba por qué me tocó un hermano así? Por qué tuve que ser así? Por qué nos la vemos difíciles en muchos aspectos de nuestras vidas? Por qué nos tocaron unos Padres así? Son preguntas que me hacía… por si alguien tendría respuestas, por si pudiéramos encontrar la solución, la magia de poder ser felices, ser realizados, independientes, lo más difícil para nosotros, cómo hermanos, ha sido sin duda alguna: el DEPENDER de los demás para “avanzar”, “progresar”, “crecer” y lo más duro de todas las cosas: AGUANTAR la frustración, del no lograr el 100% del PODER tomar las riendas por nuestras propias decisiones. Vivimos día a día, con la esperanza de que haya un “cura” para nuestro problema. En cuánto a mí, la vida parece odiarme… muchas cosas me salen mal, me he dado cuenta que mi hermano y yo, compartimos la misma desesperación. Nos salvamos de puro milagro que no caímos en la drogadicción o alcoholismo y debemos estar muy orgullosos de que logramos salir de ese maldito infierno.
Parte final:
En el mundo pasan muchas cosas malas, deseo que todos los que sufren injustamente encuentren pronto la salida. Ser víctima de familia disfuncional me daba vergüenza, me auto engañaba pensando que había esperanza para ser familia feliz y unida algún día. Odié ser víctima, ya no espero que el karma me haga justicia, ya no me interesa, me cansé de que todo el tiempo se tratara de Mamá, me cansé que en todos esos años me preocupara por ella, me cansé de no tener una vida sana desde mi infancia, me interesa ahora: Vivir mi propia vida y disfrutar la familia que formé y también quiero descansar. Mi recompensa? Que mi hijo me abrace y me dé besitos.

 

He perdido todo por detener el abuso narcisista de mi madre

He perdido todo por detener el abuso narcisista de mi madre

Para detener el abuso de mi madre , elegí perder todo llevando a cabo el Contacto Cero.  Tuve que renunciar a todo lo que tenía e irme lo más lejos que pude. Volé a mis antípodas,

Irte a vivir a un país nuevo, con una cultura diferente y empezar tu vida de cero es duro. Ahora, con el paso del tiempo veo que ha sido muy duro y no sé como he sacado fuerzas todo este tiempo.

Pero puedo decirte que para poder ganar tienes que estar dispuesta a perder.

Salir de esa zona de confort, que aunque dolorosa, te has acomodado ha ella.

En mi caso se trataba de perder  lo conocido para  obtener mi libertad.

Perdí a mi madre

Perdí mi orgullo

Perdí mi privacidad

Perdí mi autoestima

Perdí mi  trabajo

Perdí mi ciudad

Perdí mi casa

Perdí mi herencia por la que mi padre tanto trabajó

¿Digo “perdido”? Lo tiré todo  … en cuanto desperté y pude ver que lo que me había llevado a una vida caótica, a vivir en eterno estado de ansiedad ,…. era mi propia madre, me deshice de todo, para por fin poderme encontrar.

Perdiendo todo aquello que me era conocido, me he encontrado a mí. Ahora lo que tengo es:
  • Identidad
  • Salud
  • Un hogar
  • Fe
  • Mi esposo e hijos
  • Felicidad
  • Paz

Alejarte ,perder, dejar ir, es necesario para ganar.

Blanche Monnier, la prisionera de Potiers. Hija de una madre tóxica

Corría un día del mes de mayo del año 1901 y el abogado general de la ciudad de París daba lectura a una carta anónima que contenía detalles espeluznantes sobre una casa apartada en las inmediaciones de Poiters. Según aquella carta redactada a mano, con buen vocabulario y caligrafía, una mujer era objeto de maltratos y vejaciones en este lugar.

El escrito no ofrecía demasiada información sobre la víctima, simplemente solicitaba que alguien hiciera algo, que se avisara a las autoridades pues estas atrocidades habían sucedido desde hacía 25 años. La carta decía lo siguiente:

“Sr. Abogado General.

Tengo el deber de informarle un grave problema. Me refiero a una señora que es mantenida cautiva en la casa de Madame Monnier en Poiters. Está hambrienta, harapienta y ha vivido entre su propia suciedad a lo largo del último cuarto de siglo. Algo debe hacerse”.

La mujer referida en la carta, Madame Monnier, era una viuda de 75 años cuyo nombre completo era Louise Monnier Demarconnay. Para casi todos sus vecinos la anciana era una ciudadana libre de cualquier sospecha. Era dueña de una mansión ubicada en un barrio próspero, y vivía acompañada de su hijo, Marcel. Emile, su finado esposo, había sido director de la facultad de arte de la localidad. Con 50 años, Marcel se desempeñaba como abogado y aspiraba al cargo de profesor en la comuna Puget-Théniers. Por donde se le viera, era una familia normal y con una vida bastante aburrida, jamás llamaron la atención y se habían ganado el respeto de sus conocidos, aunque se les consideraba muy reservados.

Las autoridades procedieron con escepticismo y cautela ante las acusaciones de la carta. Sin embargo, alguien recordó la existencia de Blanche, una hija de los Monnier que había desaparecido en circunstancias misteriosas. Blanche fue conocida como una joven “sumamente alegre y bien educada” con una “belleza excepcional y expresivos ojos azules”.

Quizá aquella carta había sido una broma de mal gusto. El tipo de grosería que una persona ociosa con malas intenciones suele hacer. Pero, ¿y si era verdad?

El asistente del abogado general, un hombre llamado Giroud, fue a realizar la inspección de rutina acompañado por dos oficiales. Al arribar a Poiters tocó a la puerta marcada con el número 21 en la calle Visitation. Tras insistir en repetidas ocasiones, una criada de aquella casa abrió la puerta solicitando disculpas por la tardanza. La mujer parecía muy nerviosa ante la presencia de aquellos hombres, sobre todo por los dos oficiales uniformados que exigían hablar con su empleadora. Curiosamente, el lugar estaba desordenado y sucio, pero aquello no despertó sospecha en los hombres que fueron llevados hasta una sala donde los recibiría Madame Monnier.

casa monnier

La anciana apareció casi media hora después apoyada por la sirvienta. Les dijo que no entendía el objetivo de aquella carta y que no eran más que calumnias en su contra. Los policías se convencieron, pero el asistente solicitó hacer una inspección a la vivienda afirmando que había algunas infracciones relativas a la instalación eléctrica. Madame Monnier le dijo que podía hacer la inspección con la condición de que no ingresara a las habitaciones para no perturbar la tranquilidad de los residentes, además debía ir acompañado por la sirvienta.

Giroud inspeccionó la casa, analizando cada rincón mientras los oficiales esperaban en la entrada. Al momento que inspeccionaba uno de los pasillos en el segundo piso, llegó hasta sus narices un olor nauseabundo proveniente de un ala de la enorme mansión que se encontraba bajo llave. Ordenó a la sirvienta que abriera la puerta pero esta se negó, advirtiéndole que llamaría a la patrona. Giroud fue más hábil y atrapó a la mujer para exigirle que le contara lo que estaba sucediendo pues parecía bastante claro que pretendían ocultar algo. La mujer se limitó a mirar la puerta y a decir que no tenía la culpa de lo que sucedía allí dentro. El asistente solicitó la presencia de los oficiales quienes derribaron la puerta que se encontraba firmemente atrancada.

Cuando la puerta cayó, el hedor penetró de lleno y casi los hace perder el sentido. Siguieron el rastro hasta una escalera que conducía al ático y que también estaba asegurado. Cuando retiraron el candado encontraron una habitación oscura y diminuta. Había una sola ventana cubierta por una pesada cortina que impedía el paso de la luz solar.

25 años en la oscuridad.

Removieron la cortina y solo así la luz del Sol llenó aquella habitación olvidada. Una chocante revelación sucedió a continuación:

En la esquina más oscura de ese lugar, cubierta por una sábana llena de inmundicia, se encontraba una mujer esquelética en posición fetal, descrita por los hombres como nada más que “piel y huesos”. Estaba completamente desnuda, recostada sobre un montón de paja atestada de orina y heces.

El hedor era insoportable. Trozos de pan, vegetales y carne habían formado una costra de residuos alrededor del cuerpo. Estaba presa a un grillete de hierro remachado a la pared que la sujetaba por el tobillo. La piel en la zona del pie era carne viva debido al contacto permanente con el metal. Al ver a los hombres gritó con demencia, aterrada por la presencia humana después de tanto tiempo.

Blanche Monnier en una cama de hospital

Pese a su decadencia física y mental, el asistente reconoció en aquellos ojos azules la identidad de Blanche Monnier. Tenía 49 años de edad y pesaba poco más de 42 kg.

Al momento en que apreció de lleno la condición de Blanche, uno de los oficiales perdió el conocimiento por la impresión. El asistente Giround y el oficial restante le retiraron la cadena, la envolvieron en una sábana limpia y la llevaron hasta el Hôtel-Dieu de París, el hospital más próximo. Mientras esto acontecía, Madame Monnier se mantuvo en sus aposentos. La encontraron horas después degustando un bocadillo y una taza de té, vestida con una cómoda bata de seda y unas pantuflas de terciopelo. Hacía frío aquel día en París y la chimenea tenía un fuego bastante decente. Cuando la policía le informó sobre su crimen, se limitó a solicitar que llamaran a su hijo.

Marcel ya había sido interceptado en la escuela donde pretendía impartir catedra. Lo escoltaron hasta la mansión de Poiters donde el abogado general empezó a interrogarlo. A partir de ese instante la perturbadora historia de Blanche Monnier empezó a ver la luz pública.

Una madre sin corazón.

Cuando estaba por cumplir sus veinte años, Blanche se enamoró perdidamente de un hombre mayor – un comerciante de poco estatus social. La familia se opuso a dicha relación y le exigieron a Blanche que abandonara su emprendimiento amoroso. Según los rumores, la dama tenía la intención de escapar y jurarle amor eterno a su amado en Marsella, donde pretendían establecerse.

Otros rumores dijeron que su aventura trajo como consecuencia un embarazo no deseado, mismo que su familia le obligó a interrumpir. Ante la negación de Blanche, y dándose cuenta que no podían hacer nada para evitar el enlace, Madame Monnier y su hijo pusieron en marcha un plan macabro.

Una noche, el par drogó a Blanche con láudano y la llevó hasta el ático de la mansión. Cuando despertó, su madre le informó que permanecería en aquel lugar hasta que aceptara romper su relación o casarse con quien ella le indicara. Según la apreciación de Madame Monnier, era cuestión de tiempo para que Blanche diera su brazo a torcer.

Pero Blanche jamás desistió.

Fue así que Madame Monnier mantuvo a su propia hija como prisionera en el ático de su casa en Poiters. Tras un intento frustrado de escape, a Blanche le pusieron el grillete de hierro. Una vez por semana, Marcel iba hasta el ático armado con una carta para caballo y le propinaba una golpiza a su hermana, según él como una forma de disciplinarla. Cuando la liberaron podían apreciarse las marcas de abuso y cicatrices por todo su cuerpo.

Las enfermedades y las heridas infectadas casi le quitan la vida en múltiples ocasiones. La alimentaban con las sobras de la comida que le eran pasadas por un agujero en el suelo. Las ratas la aterrorizaban día y noche, salían de todos los rincones de la habitación para disputarse su comida. Para hacer sus necesidades usaba un caudal rudimentario que muy a menudo se obstruía y la dejaba cubierta de residuos. Durante semanas nadie fue a visitarla, y como nadie respondía a sus pedidos de auxilio dejó de pedir ayuda.

El comerciante con quien ella deseaba casarse murió en 1885. Los Monnier le dijeron a todo mundo que Blanche se había ido de París a vivir con unos familiares. Después inventaron que se había matrimoniado con un importante juez de otra provincia, y después de algunos meses agregaron a su versión que la joven había desparecido en Marsella en un misterioso caso de secuestro. Los Monnier se limitaron a inventar historias para justificar la ausencia de la hija. Nadie sospechaba nada. Los empleados fueron despedidos y solo una mucama quedó a cargo de las tareas diarias. La casa se fue deteriorando poco a poco: la fachada estaba despintada, el patio sucio, el jardín cubierto de hierbas… tenía todo el aspecto de una típica casa embrujada. Pese a esto, a nadie le importaba lo que sucedía en el interior. Madame Monnier no recibía visitantes ni familiares y parecía no tener amistades.

 

Corrupción en la justicia del caso.

Madre e hijo fueron llevados a prisión tras el rescate de Blanche. A Madame Monnier la transfirieron a una prisión especial cuando descubrieron que tenía serios problemas cardiacos. Murió quince años después.

Por su complicidad y participación activa en el crimen, el juicio de Marcel comenzó en octubre de 1901. Argumentó que Blanche estaba demente y que era necesario mantenerla en aislamiento. Los testigos llamados por la corte contrariaron su defensa. Decenas de personas que habían conocido a Blanche afirmaron que su comportamiento era el de una persona perfectamente sana previo a su desaparición. Los vecinos afirmaron haber escuchado gritos en algunas ocasiones, pero jamás llegaron a imaginar que se tratara de una mujer prisionera. Nadie sospechaba que pudiera tratarse de Blanche.

En apenas cuatro días, Marcel fue encontrado culpable y sentenciado tan solo a 15 meses de prisión. Apeló la sentencia a comienzos de noviembre. Gracias a su influencia y amistades en los tribunales, obtuvo un perdón especial – una aberración de la justicia francesa que jamás llegó a ser explicada. Para el enojo de los ciudadanos, abandonó la prisión como un hombre libre. Tras sufrir la conducta hostil de los parisinos, Marcel se mudó a Niza.

Fue un hombre sumamente extraño, le producía placer procesar a las personas y recomendar sentencias pesadas. En el año de 1910 se vio involucrado en un caso de corrupción en la ciudad de Niza y fue condenado a un año de prisión en la Isla del Diablo. Algunos dicen que fue un sujeto sádico, metido en temas de necromancia y ocultismo. Aunque posiblemente tales afirmaciones fueron inventos de sus detractores. Nadie lo sabe con certeza, pero dicen que murió víctima de un incendio a pocos días de que murió su hermana.

El final de Blanche Monnier.

El primer diagnóstico que hicieron los médicos sobre Blanche Monnier no era nada alentador: su muerte parecía algo inevitable y la recuperación improbable. Además de los severos daños causados por la desnutrición y las enfermedades, no lograba adaptarse a la claridad.

Pero milagrosamente la condición de Blanche empezó a mejorar, gracias a la atención de médicos voluntarios que se mostraron comprometidos con el cuadro clínico tan delicado. Blanche recibió apoyo de individuos ricos de toda Europa: presidentes, celebridades e incluso miembros de la realeza le enviaron obsequios. El gobierno francés le ofreció una casa en París donde podría pasar sus últimos días de vida, además de una pensión mensual.

Sin embargo, pese a su mejoría física, jamás recuperó la cordura. Psiquiatras ilustres, como Sigmund Freud que apenas comenzaba su carrera, intentaron sacar a Blanche del pozo oscuro y pútrido donde había caído su mente. Jamás superó el trauma que supuso su encierro de 25 años, frecuentemente despertaba en medio de gritos creyendo que seguía encerrada, devorada por las ratas y cubierta de suciedad en aquella oscura habitación del ático.

Blanche Monnier logró experimentar 13 años más de una vida en libertad. Tuvo una muerte tranquila en un hospital psiquiátrico de París en 1914. Jamás se supo la identidad del remitente de la carta que terminó con la liberación de la prisionera de Poiters.

 

Podeis leer sobre esta historia en el www.confidencial.com

Carta a mi madre que no me quiere, después de haberme alejado de ella.

Carta a mi madre que no me quiere, después de haberme alejado de ella.

Esta carta la esribí a mi madre cuando aún no sabía nada del trastorno narcisista de la personalidad ni de las madres tóxicas. Bueno , no sabía la teoría, pero en la práctica tenía un master. Hoy 8 años después la leo, y no cambiaría ni una palabra. La comparto:

La verdad es que me cuesta mucho escribirte, pero me pongo en tu lugar como madre y me imagino que querrás saber que estoy bien.

Mi familia y yo estamos muy bien. Yo me encuentro mejor que nunca y soy feliz por primera vez en mi vida. Soy libre por fin y eso me ayuda hasta en mi salud.

No tengo a nadie que me juzgue y me haga ir por caminos que yo no quiero ir.

Por fin estoy con la gente que quiero estar y haciendo lo que quiero hacer, ya que no tengo a nadie dándome su opinión para que yo vaya por otro lado.

Mientras sigas tirando mierda sobre mi y mi familia, diciendo que me he equivocado y que asi te lo dicen e intentando hacerme daño porque piensas que si estoy muy mal voy a volver, me imagino te estarás dando cuenta que esta vez no funciona.

No te echo la culpa de nada. Asi te han educado. Pero yo tenía que tomar una decisión, me estaba pareciendo demasiado a ti porque estaba caminando por donde querías que yo caminara. Y eso me estaba hacienda infeliz y por supuesto trastocando mi salud.

Ojala hubiera tenido el valor de hacerlo antes para que mi hijo no hubiera padecido una educación sin libertad. Pero nunca es tarde y ahora él escoge su camino, y hace lo que él considera mejor. Me guste o no lo que haga es decisión suya, yo solo le apoyaré . Eso es amor, dejar libre lo que uno más quiere. Es la única manera de tener a las personas,. Si las pretendes cambiar nunca serán tuyas.

Espero no te eches la culpa de nada, como te he dicho es la educación que tu has recibido y tu las has seguido. Lo que tu madre te mostró, has replicado. No voy a reprochar nada, porque no vivo en el dolor. No miro para atrás sino para adelante.

Solo decirte que no uses más a mi padre para chantajearme una vez más emocionalmente. No quiero volver a oir que pensaría tu padre. Te aseguro que él desde donde este , está cada día conmigo, en cada momento y guiando cada uno de mis pasos. No me juzga, me apoya. Y gracias a él estoy consiguiendo mis sueños que también eran suyos.

Pese a que me hayas restringido mi vida, te quiero igual. Me diste la vida y con tu manera de actuar me has hecho una mujer muy fuerte. Una mujer que como pocas personas en la vida ha decido luchar por la libertad.

Solo te deseo que te llenes de amor, que  no juzgues mas a nadie, que quieras y te quieras. Que la vida es bella y merece la pena vivirla y disfrutar de todo lo bueno que nos da y aprender del dolor. Todo ocurre por algo, solo hay que saber y entender porque. Con amor  me tendrás.

 

Olga