El duelo. Después de una relación narcisista

El duelo en una relación narcisista es el proceso de adaptación emocional que sigue a la pérdida de lo que anhelaste y no tuviste.. Reconocer que has sufrido abuso por parte de alguien que te debiera haber querido como son tus padres o tu pareja, es muy doloroso. Hacer consciente situaciones, y maltratos es devastador. En un principio no quieres ni creer que te han abusado, no eso no me ha pasado. Mis padres me han comprado de todo, o mi pareja es un buen padre o madre. Es normal la negación de lo vivido es parte del proceso de aceptación de lo vivido, forma parte del proceso del duelo.

Ante todo has de saber que nada de lo vivido ha sido culpa tuya, ni que abusaran de ti no que te quedaras en la relación. El abuso modifica hasta nuestro cerebro, y se da porque confías en la persona abusadora y ella se aprovecha del poder que ejerce sobre ti. Permítete expresar tu dolor por lo vivido.

Frida Khalo dijo “Amurallar el propio sufrimiento, es arriesgarte a que te devore desde el interior”.

Así que por favor saca ese sufrimiento que has estado guardando y que tanto te quema por dentro. Ya es hora que dejes de culparte por todo en esta vida, y atribuyas la culpa a quien verdaderamente corresponde y encontrar la paz para poder encontrar a la gran persona que eres. El período del duelo es para soltar todo ese dolor que llevas dentro.

Vamos a ver las ETAPAS por las que vas pasar durante este tiempo del duelo. Desde ahora te digo que las etapas son para que las reconozcas pero que vas a pasar de una a otra y volver de nuevo la primera. Es normal. Hasta que el dolor salga, pasarás de un estado a otro hasta que puedas aceptarlo.

La primera etapa es la NEGACIÓN

Te has pasado toda la vida negando lo que te hacía tu madre. Intentando aparentar que tu pareja era perfecta y tenías una vida normal. Así que es normal que después de percatarte que te han abusado te niegues a ti misma o a ti mismo lo que te ha hecho tu madre o tu pareja. Es normal . Que quieras seguir creyendo que tú eres la o el culpable. Es también normal creer que has merecido cada humillación de la persona abusadora en tu vida . Y también es normal tratar de justificarla. Tu madre no ha sido tan mala. Al fin y al cabo te ha pagado los estudios, te ha alimentado…. y tu pareja es un buen padre de familia, o es una mujer entregada a sus hijos incluso ha renunciado a su carrera profesional por ellos.

Cuando confirmas que tu madre o pareja es tóxica y no eres tú el que tiene un problema, sientes un gran alivio. Pero a su vez no te lo quieres creer. Intentas justificar sus actos contra ti.

Quieres rescatar cualquier migaja de amor que te haya dado. Intentas convencerte de que tú has tenido parte de culpa (es normal las personas narcisistas se encargan de que aprendas a sentirte culpable casi hasta de respirar). No siempre has sido un buen hijo, te has merecido muchos de los castigos., o tú también tienes tu genio y a veces provocas que tu pareja se enfade.

Para poder subsistir te has pasado la vida negando lo que la persona narcisista te ha hecho. Nunca lo has admitido delante de terceros, hubiera sido demasiado doloroso mostrar la verdad de tu familia.

Pero también te has negado a ti misma o a ti mismo que tu madre o tu pareja te estuvieran maltratando, te hubiera roto en pedazos. El dolor de admitir la realidad, hubiera sido desgarrador.

La persona narcisista en tu vida te ha enseñado a ignorar tus sentimientos negativos y a que cumplieras con sus expectativas. La negación a los abusos te ha mantenido unida o unido a ella.

En el momento que puedas admitir lo vivido, no ocultar más el abuso y puedas hablar abiertamente sobre ello, entonces estarás muy cerca de encontrar a tu yo de verdad.

Sincerarte contigo mismo, es doloroso, y hacerlo con los demás puede todavía resultarte vergonzoso. Pero tienes que hacerlo para avanzar y librarte de ese dolor que siempre llevas dentro de ti aunque lleves tiempo lejos de la persona narcisista.

Asimilar y aceptar que tu madre o tu pareja, o ambos, han abusado de ti y lo han hecho de manera consciente no es fácil. Duele. Negarlo es una forma de protegerte, de no afrontar el dolor. Y es normal que niegues lo ocurrido, ¿quién quiere padecer dolor?. Necesitas tiempo para aceptar lo vivido. Date tiempo, cuando te enfrentes a tus sentimientos, dejarás la negación a un lado.

Para ayudarte en el camino de la aceptación, escribe sobre lo que la persona narcisista te ha hecho, y sobre todo anota tus secuelas. para ello te dejo el link al síndrome de la víctima narcisista para que te ayude a reconocerlas. Es hora de huir de la negación. Es hora de culpar a quien realmente es culpable y asumir tus heridas para poder sanarlas.

Al aceptar el abuso vivido y tus heridas y respuestas a ellas , Al enfrentarte a una reflexión sincera sobre tus patrones vitales, acabarás encontrándote a ti misma o a ti mismo , descubriendo tu verdadero ser.

 IRA

Vamos a seguir viendo las siguientes etapas que vas a pasar después de dejar a la persona narcisista hasta que puedas llegar a la aceptación de lo vivido. La ira es otra etapa normal en el duelo. Cuando ves lo que ha ocurrido toda tu vida, y eres capaz de describir cada herida que tienes y cómo y porqué han surgido, sientes rabia, ira, hacia tu madre, hacia tu pareja, familia, amigos,…. pero también hacia ti.

Sientes ira hacia tu madre o tu pareja porque no te cabe en la cabeza por que quien te debiera haber querido ha abusado de ti. no entiendes porque tu madre o tu pareja han sido tan cobardes de no afrontar sus propias miserias y han preferido ocultarlas destrozándote a ti.

Sientes ira porque no has sido capaz de parar sus abusos, de haber salido corriendo antes. Sientes ira hacia ti porque crees que has desperdiciado tu vida quedándote tanto tiempo junto a tu madre o esa pareja que no te ha tratado como debiera. Estás enfadada o enfadado por haber desarrollado unos modelos de conducta aprendidos para protegerte del dolor que te producían los abusos, y se han quedado ahí como parte de tu vida. Has normalizado comportamientos que te cuesta reconocer hasta después que te has hecho daño o tú has causado dolor. Sientes ira hacia ti, por no saber cómo parar todo ese dolor que sientes.

Sientes ira por la frustración que sientes de no haber sido capaz de detener el abuso y lo que te ha causado

Es normal sentir ira, sentirse furioso cuando comprendes que tus necesidades emocionales no han sido satisfechas y por ello tu vida ha sido afectada de manera adversa y grave.

La ira aparece ante la frustración de sentirte atascado en una situación de dolor de la que crees no poder escapar. Deja que salga todas esa ira acumulada durante tanto tiempo. Llora si has de hacerlo.

Tienes derecho, no hay nadie que ahora te impida expresar tus verdaderos sentimientos. Tu madre o tu pareja ya no va a impedir más que sientas. Ahora date tú el derecho a sentir y que esa ira salga de ti. Ya trabajas más adelante en aprender a tener buenos sentimientos. Primero deja salir todo tu dolor.

Otra etapa del periodo del duelo es la depresión. Depresión

Sientes un gran agujero en tu interior, estás triste por ver quién es tu madre o tu pareja en realidad. Siempre has esperado que quien tú amabas cambiara, o que todo fuera fruto de tu imaginación. Pero ahora sabes que ese momento no va a llegar, y el abismo en el que estás parece interminable.

Tienes momentos en los que te enfadas y no sabes como descargar tu ira. Otros no quieres creer que sea verdad, que tu madre o pareja te hayan causado tanto dolor de manera consciente.

Recuerda que en un principio te he comentado que vas a pasar de una a otra etapa del duelo. Hasta que llegues a la última etapa, la aceptación, un día sentirás ira, y el otro estarás muy triste, sin ganas de hacer nada. Al siguiente no te lo querrás creer. Es muy normal que pases de una etapa a otra. Es el proceso de tomar consciencia, de aceptar lo que te ha ocurrido, no es fácil, es muy doloroso.

Ser consciente de lo vivido hace que Sientas que no puedes reaccionar, que estás bloqueado. Es normal. El dolor hace eso. Pero déjalo salir, no lo reprimas más. Te sientes triste. Te preguntas por qué te ha pasado a ti, no te lo merecías. El verte aislado y darte cuenta de todo lo que no has hecho en la vida por esa persona abusadora te pone triste.

Tranquilo, no tienes por qué tener una depresión clínica. Lo más normal es que sea una tristeza profunda, un llorar de tu alma. Déjala que llore, que salgan sus sentimientos de dolor. Para que el amor entre, para que te quieras, primero debes eliminar todo el dolor que sientes. Has de pasar por las etapas del duelo para poder entrar en la más importante : la de tu sanación y autoencuentro.

La última etapa en el período del duelo es la aceptación. Aceptación

No te preocupes por cuánto tiempo te lleva aceptar lo que te ha hecho tu madre o tu pareja. No hay normas para ello. Cada persona es diferente, no te pongas tiempos. Es doloroso reconocer que tu madre o/y tu pareja te han hecho que te sientas insignificante para cubrir sus necesidades, y que las tuyas en ningún momento le hayan importado. Es normal que no quieras sentir dolor y haya días que vivas en negación. A nadie le gusta sentir dolor. Pero sin reconocer ese dolor no hay cura. Cuando aceptes lo que te hizo tu madre y o tu pareja y no te culpes más, siendo capaz de culpabilizar a quien debe ser culpado, y puedas ver tus heridas, entonces podrás comenzar el período de sanación.

Debes también aceptar que la persona narcisista no va a cambiar. Es duro. A pesar de todo es tu madre o el padre o la madre de tus hijos. Ella te dio la vida, pero también te la ha estrangulado muchas veces. Se trata de ellos o tú. Como no van a cambiar, debes hacerlo tú.

Le has dado muchas oportunidades en tu vida para que cambie. Has llorado mucho, creyendo que había cambiado tras la muestra de un buen gesto hacia ti. Sin embargo, nunca lo ha hecho. Ahora sabes, que una persona tóxica solo se muestra “buena” para conseguir algo de ti. O porque te ve tan mal que necesita alzarte, para cuando le venga bien pisotearte. El eterno juego del yo-yo, del vínculo traumático.

No te mantengas ocupado para no afrontar la realidad. Tómate un tiempo a solas, para sentir. Saca el dolor, que sabes te ha enfermado. Necesitas sacar el dolor para dejar entrar al amor. No niegues tus sentimientos, no los escondas. Date tiempo y espacio para llorar. No finjas más.

Cuando consigas aceptar que tu madre o tu pareja han abusado conscientemente de ti, que no van a cambiar, tus heridas y tus respuestas a ellas cambiarán. Serás un héroe, una superviviente que se ha atrevido a salir del círculo del abuso. Pero sobre todo un guerrero o una guerrera valiente por parar esa violencia que pasa generación tras generación. ¿No te parece maravilloso poder parar ese círculo? ¡Puedes!! Está en tus manos.

Al enfrentarte a una reflexión sincera sobre tus patrones vitales, acabarás encontrándote a ti mismo, descubriendo tu verdadero ser.

La mujer narcisista como pareja

Las mujeres narcisistas son tan peligrosas y abusadoras como los hombres narcisistas, pero parecen estar “protegidas” a través de estereotipos de la sociedad como “mujer dulce”, una “madre que cría” y “la abuelita”.
Nadie piensa que la dulce viejita puede ser vengativa, amenazadora y despiadada. La sociedad tampoco espera que las madres sean egocéntricas y que estén dispuestas a abandonar o abusar de sus propios hijos.
Pero haberlas hay, que abusan de sus maridos o novios.

Aunque parezca que solo se habla de parejas narcisistas del género masculino, las mujeres como parejas narcisistas existen.

Pero estas mujeres narcisistas existen, aunque según estudios como el de La Universidad de Búffalo que condensó 31 años de investigación sobre narcisismo en el que se involucró a más de 475,000 participantes, se concluyó que aun teniendo en cuenta las diferencias de edad y antecedentes, los hombres tienen más probabilidades de ser narcisistas que las mujeres. 

Vamos a centrarnos en el tipo de mujer narcisista que te ha hecho daño, viendo sus principales características para que puedas identificarlas en tu ex y para que te sirvan de protección ante una próxima relación. 

La mujer con trastorno narcisista como todas las personas narcisistas, hace las cosas solo porque cree que va obtener un beneficio.

Pero las grandes diferencias entre un hombre y una mujer narcisista son que las mujeres están excesivamente preocupadas por su estatus social, que utilizan el sexo para conseguir sus objetivos y que su manera de manipular es mucho más sutil que la de un hombre narcisista. 

La mujer narcisista cumple con los rasgos que se describen en el DSM-5 que has visto en el punto del trastorno narcisista de la personalidad, pero además tienen unas características muy concretas: 

  • Disfruta del dolor que produce en los demás.
  • No tiene una personalidad concreta, se adapta a la de su pareja para ‘gustar y atrapar”. Es un camaleón.
  • Compite con otras mujeres y está celosa de ellas.
  • Es materialista. El estatus y su apariencia son su gran preocupación.
  • Cree que las demás personas le tienen envidia.
  • Te culpa de sus problemas.
  • Es una persona inestable que pasa con facilidad de la alegría a la rabia.
  • No se disculpa, ya que cree tener siempre razón.
  • Es excesivamente sensible a las críticas.
  • Te castiga cuando cree que te has comportado mal con ella. Su modo más habitual de castigarte es dejarte  sin sexo.
  • Le encanta mostrarse en las redes sociales, siempre por supuesto posando y con buena cara.
  • Es muy controladora: te mira el teléfono, tu cartera,…. Se cree con derecho a ello.
  • Vive maquinando y manipulando.
  • Cree y dice que el problema lo tienes tú, no ella. 

La relación con una mujer narcisista no es un camino fácil. Empieza pareciendo la mujer ideal y termina convirtiéndose en la niña del exorcista. Puedes experimentar su amor y su odio en el mismo día. 

Si has convivido con una mujer que te ha destrozado, por favor no dudes de tu valía, atrévete a decirlo, también tienes derecho a ser víctima. Y no olvides nunca que que una mujer asi te haya anulado como hombre no significa que no puedas recuperar tu identidad y ser tu, puedes y debes para ser feliz

¿Te ha tocado ser el chivo expiatorio o el paciente designado?

¿Te ha tocado ser el chivo expiatorio o el paciente designado?

Se llama chivo expiatorio a la persona o grupo de ellas a quienes se quiere hacer culpables de algo con independencia de su inocencia, Esto es un chivo expiatorio es esa persona acusada injustamente para impedir que se conozca a los verdaderos culpables.
Te sonará esto si siempre has sido la persona que en tu familia ha cargado siempre con las culpas.

Dentro de una familia disfuncional la madre tóxica o el padre, triangulan a los hermanos, esto es los dividen y enfrentan para poder estar siempre en control de todos.

La madre tóxica se encarga de crear celos entre los hermanos, a través del trato injusto a uno de ellos (el chivo expiatorio, el hijo odiado o oveja negra de la familia) y de premiar arbitrariamente al otro, (el hijo dorado).

El termino chivo expiatorio viene un pasaje de la Biblia, concretamente en Levítico 16, en el Antiguo Testamento. En este se habla del ritual que se realizaba en el Día de la expiación, fecha muy señalada en el calendario hebreo.

Los israelitas purificaban en esa fecha su santuario. En el rito participaban dos machos cabríos o chivos: uno era sacrificado por el sacerdote para expiar los pecados de su pueblo, el otro cargaba con las culpas de los judíos y era enviado al desierto. Este último, como podrás imaginar, es al que se llamaba «chivo expiatorio» y es el que ha dado lugar a la expresión.

Esta expresión que viene el ritual de sacrificar a un chivo inocente para expiar los pecados de otros,  es lo que ocurre en las familias narcisistas. Estas familias necesitan convertir al menos a uno de sus hijos en algo despreciable. El elegido o elegida será  el depositario de sus frustraciones y el que liberará al resto de la familia de su malestar. Digamos es el basurero de la familia, al que arrojan toda su ira y frustraciones.

La situación se torna aún más grave cuando los padres buscan aliados en  los hermanos,con el fin de reconfirmar el papel del paciente identificado o chivo expiatorio y así evitar tener que confrontar su parte de responsabilidad en el problema

¿Cómo es elegido el chivo expiatorio?

Generalmente el miembro elegido como chivo expiatorio es un hijo o hija sensible, empático, y con un gran sentido de honestidad y justicia ya que se niega a callarse y seguir perpetrando las incoherencias de su familia. En algunos casos la razón por la que la madre o el padre se ensaña especialmente con él o ella es porque ese hijo en particular le recuerda a aspectos de sí mismo que no le gustan.  Normalmente se escoge un chivo expiatorio al hijo o hija que le incomoda más.

Al chivo expiatorio se le hace cargar con la la culpabilidad, vergüenza, ira y rechazo de la familia. El o la chivo expiatorio soportará la disfunción de la familia de una forma que le permita a los demás seguir viéndose bien, a pesar de la toxicidad de la familia. Digamos es la persona en la familia que recibe todas las frustraciones, todas las proyecciones de sus miembros para poder seguir siendo disfuncionales con tranquilidad.

El chivo nunca es lo suficientemente bueno y  soporta traiciones encubiertas del resto de la familia.

Al chivo expiatorio, los profesionales también lo denominan el paciente identificado y al crecer  presenta una inseguridad crónica en sus relaciones debido a la sensación de traición que ha experimentado en su familia. Además tiene problemas para manejar sus emociones  ya que nunca le han dejado conectar con ellas.

Si te ha tocado el papel del chivo expiatorio en una familia decirte que no tienes porque cargar más con las culpas y frustraciones de los demás. Puedes romper con el papel que te asignaron y encontrar tu propia identidad. ¡Puedes ! Primero reconociendo lo vivido y viendo las heridas que ese abuso te ha dejado para poder encaminarte a una reconstrucción cognitiva que te permita conectar con tus verdaderos pensamientos.

No olvides que ahora frente al espejo tienes a una creación de tu familia, pero ese o esa no no eres tú. Permítete descubrir a la gran persona que llevas dentro.

.

Cómo desintoxicarse de la persona narcisista

Cuando has vivido la tortura de una relación con una pareja narcisista, tu vida parece que nunca va a volver a ser la misma. Sus humillaciones y abusos te han dejado sin saber quien eres realmente. Y es que eso es lo que hacen las personas narcisistas, no dejan que desarrolles tu propia identidad, te amoldan a sus necesidades y eso te deja con diferentes heridas o secuelas cuyo conjunto conforma el síndrome de la víctima narcisista

El abuso que has sufrido ha modificado hasta la estructura de tu cerebro así que como no vas a quedar con heridas a pesar de que te separes y establezcas un contacto cero.

cuando se sufre un abuso emocional constante, como al que te ha sometido la persona narcisista en tu ida, las víctimas experimentan una reducción del hipocampo, una inflamación de la amígdala, así como la inhibición del córtex prefrontal. Lo que lleva a efectos devastadores en las víctimas .
Te dejo el link sobre el impacto del abuso en el cerebro en la descripción.

Pero no solo el abuso produce esta modificación en nuestro cerebro si no que nos deja “enganchadas/os” por decirlo de una manera a las emociones limitantes con las que nos ha hecho vivir la persona narcisista.

Las personas abusadoras, para mantenerte controlado o controlada han utilizado diferentes técnicas, como las más conocidas gaslighting o ley de hielo . Y sus manipulaciones emocionales han ido todas dirigidas a hacerte sentir culpable y a que atendieras sus necesidades y no las suyas. Ello te ha dejado con una serie de emociones limitantes, como de baja estima, miedo, culpa,… que ahora se repiten en ti aún lejos de la persona abusadora.

Y eso porqué. Bueno pues como decía Freud en su teoría de la COMPETENCIA DE REPETICIÓN, según la cual los individuos son conducidos inconscientemente a “reconstruir” las experiencias traumáticas pasadas en un intento de “dominarse” sobre ellas.
Esto es de manera inconsciente repites emociones vividas.

Este concepto es lo que ha venido a probar la neurociencia, que nos dice que somos adictos a nuestras emociones.

Nos volvemos adictos a los químicos que segrega nuestro cuerpo cuando siente una emoción buena o mala.

En cada lugar donde se conectan las neuronas, las redes neuronales, se incuba un pensamiento o un recuerdo. Fisiológicamente las células nerviosas se extienden y conectan entre sí y si algo se practica a diario y por tiempos prolongados las células nerviosas establecen una relación a largo plazo. Si te enfadas a diario, si te frustras, si sufres a diario, vas creando esa relación con otras células nerviosas que forman una identidad y se va formando el hábito o la adicción.

Así que repites tus estados de ánimo al ser adicto o adicta a tus emociones, entonces cómo desintoxicarte.

Si fueras un ordenador sería fácil, presionando el botón de reseteado. Pero en nuestro cerebro es un poco más trabajoso. Pero se puede, así lo demuestra la neuroplasticidad del cerebro, que es la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta y la experiencia.

  • Te voy a dejar aquí unos pasos para que empieces a aplicarlos para esa desintoxicación emocional:
    distanciarse del foco tóxico, el conocido como contacto cero. Es recomendable no porque te vaya a ayudar a encontrarte a ti mismo por sí solo, si no porque es mas fácil hacerlo sin seguir siendo abusado.
  • Tratar de racionalizar las heridas que tienes para ello te dejo un link al síndrome de la víctima narcisista donde podrás ver las heridas y comportamientos adaptativos que lo conforman. Tienes que ser consciente de lo que tienes para sanarlo. Hay muchas heridas que llevan en nosotros tanto tiempo, que son casi parte de nosotros y nos la reconocemos como tales.
  • Una vez que eres consciente de lo que tienes, de lo que te duele, debes iniciar una reconstrucción cognitiva. Entender que tus emociones son creadas por pensamientos que no te pertenecen, si no que son los que la persona tóxica abusadora de tu vida te ha inculcado.
    Encuentra quién eres, cuáles son tus pensamientos de verdad. Desde ahora te digo, que tus pensamientos, los tuyos, los de tu corazón, son los que siempre han estado ahí y no les han dejado ser, no te producen emociones feas como la ansiedad la culpa o el miedo.

Puedes! puedes desintoxicarte de todo el dolor que te ha producido esa persona narcisista en tu vida, pero sobre todo puedes encontrarte a ti mismo o a ti misma, a esa persona que realmente eres y que te seguro tiene un gran valor. Yo ya lo veo, ahora hace falta que lo veas tú.

Te dejo para que leas más sobre el Método RAN (recuperación del abuso narcisista), que te puede guiar en cada paso del camino hasta que elimines de ti las emociones limitantes y descubras tu gran valor, te empoderes.

.

.

Qué pasa cuando dices NO a la persona narcisista

La persona narcisista está acostumbrada a que no le llevemos la contraria ya que nos moldea para que cumplamos sus expectativas y sigamos sus directrices a través de sus  técnicas de manipulación emocional. No le gusta que les lleven la contraria ni escuchar un NO a sus demandas. 

Pero qué ocurre cuando decimos NO a las exigencias de la persona narcisista

Pues que le damos su suplemento narcisista.

Si sus demandas nos han producido rabia y enojo y contestamos a sus exigencias con un NO, le damos lo que busca, el suplemento narcisista, nuestra reacción de rabia y dolor le alimenta. Al percatarse de tu enfado, te provocará aún más para seguir obteniendo más suplemento de ti.

La palabra NO, que tú le niegues lo que quiere no significa nada para éstas personas, porque están acostumbradas a hacer lo que quieren y obtendrá lo que quería de alguna forma. Lo que le alimenta es el enfado que provoca en ti. La palabra NO en si, no cabe en su cabeza, ya que se creen con derecho a todo.

Y qué pasa cuando respondes con un NO a sus demandas pero no acompañado de dolor

La persona narcisista ante una respuesta fría tuya (quizá hayas decidido aplicar el Método de la Piedra Gris y no mostrarle tus sentimientos), se lo toma como una crítica y esto les hiere enormemente. Ante el sentimiento de crítica, su mecanismo de autodefensa se pone en marcha y su furia se enciende. Al sentirse criticado/a, la persona narcisista gritará, golpeará, arrojará objetos,… o decidirá aplicarte la Ley de Hielo o tratamiento de Silencio. Sea cual sea la manera de sacar su ira narcisista, bien de manera agresiva o pasiva no hablándote, lo que busca es obtener más suplemento narcisista de ti, esto es más reacciones de dolor y de ira de ti para poder curar momentaneamente la herida narcisista que “le has creado”. (por favor leé el post sobre la herida narcisista, no eres tú quien crea sus heridas, si no que es la persona narcisista quien tiene el problema de sentirse atacada y herida por su problema de baja estima y del Yo vulnerable que quiere ocultar.

Espero esta información te sirva para tener cuidado a la hora de aplicar el Método de la Piedra gris con la persona narcisista, ya que como te cuento en el post sobre el mismo, es un método para usar por un período de tiempo corto, para que te de tiempo de preparar tu huida, ya que puede provocar aún más furia en la persona narcisista.



 

¿Por qué te devalúa la persona narcisista si eres su suplemento?

El odio, la rabia, el dolor emocional que te generan las manipulaciones de la persona narcisista, la confusión, el quiebre emocional y moral que sufres con sus humillaciones etc. Todo ello, aunque te cueste mucho creerlo, es la droga que las personas tóxicas necesitan y lo que les mueve. Es lo que se llama Suplemento Narcisista.

Hay dos categorías de suministro narcisista y sus fuentes :

El suministro narcisista primario

Es la atención, tanto en sus formas públicas (fama, notoriedad, la infamia, celebridad) y privadas, interpersonales (adoración, adulación, aplausos, el miedo repulsión). Es importante comprender que la atención de cualquier tipo, positiva o negativa, constituye el suministro narcisista primario.

Entre los desencadenantes del suplemento primario están : ser famosos (celebridad, notoriedad, fama, infamia) – tener un aire místico (cuando se considera que el narcisista es misterioso), tener relaciones sexuales y derivar de ello un sentido de masculinidad / virilidad /  feminidad, y estar cerca o conectado a un poder o autoridad política, financiera, militar o espiritual.

El suplemento narcisista secundario

Incluye llevar una vida normal (una fuente de gran orgullo para el narcisista), tener una existencia segura (seguridad económica, aceptabilidad social, movilidad ascendente) y tener un compañero/a .

Por lo tanto, tener un compañero, poseer  riqueza , ser creativo, dirigir un negocio, poseer un sentido de libertad anárquica, ser miembro de un grupo o colectivo, tener una reputación profesional o de otro tipo, tener éxito, poseer propiedades y hacer alarde de los símbolos de estatus de uno, también constituye un suministro narcisista secundario.

Las fuentes de suministro narcisista secundario son todas aquellas que proporcionan al narcisista un suministro narcisista de manera regular: cónyuge, amigos, colegas, socios comerciales, maestros, vecinos, etc.

 ¿Y si eres su fuente de suplemento por qué te devalúa?

 El narcisista desvaloriza sus fuentes de suministro en función de las cualidades que las hicieron tales fuentes en primer lugar: su credibilidad, su sumisión, su inferioridad (intelectual o física).

Esto es, si te convertiste en su suplemento por tu sumisión, esa será la cualidad por la que te descartará. Se cansará de esa cualidad por la que te eligió. 

Una razón por la  que la persona narcisista te devalúa, es porque se resiente de su dependencia. Se da cuenta de que es un adicto  al Suministro Narcisista y está en deuda con sus fuentes. Al devaluar las fuentes de dicho suministro (su cónyuge, su empleador, su colega, su amigo) mejora su disonancia ( la incomodidad, tensión o ansiedad que experimentan los individuos cuando sus creencias o actitudes entran en conflicto con lo que hacen). 

Además, el narcisista percibe la intimidad y el sexo como una amenaza a su singularidad. Todos necesitamos sexo e intimidad. El narcisista resiente esta comunión. Se rebela atacando las fuentes  de su “esclavitud”, sus fuentes de suministro narcisista.

El sexo y la intimidad generalmente también están relacionados con conflictos pasados ​​no resueltos con objetos primarios importantes (padres o cuidadores). Al invocar constantemente estos conflictos, el narcisista fomenta la transferencia y provoca el inicio de los ciclos de aproximación y evitación. 

(tomado de Sam Vaknin, Narcissism revisited)