Cómo la persona narcisista identifica a los empáticos

Las personas “Empáticas” son amables y sensibles a la energía ajena. Pueden anteponer las necesidades de los otros a las suyas, son muy intuitivos y saben identificar qué tipo de persona eres, mucho antes que los demás. La gente suele considerarlos como débiles o víctimas de su amabilidad.  Pero son fuertes en su interior, lo que les ayuda a percibir la energía y emociones de otros. 

Las personas empáticas tienen ciertos rasgos que atraen a las personas narcisistas:

  • honestidad
  • se preocupan por los demás
  • decencia
  • necesidad de conocer la verdad
  • necesitan arreglar y curar a los demás
  • son altamente sensibles
  • suelen ser introvertidas
  • son muy intuitivas

Estas virtudes son altamente atractivas para llos vampiros emocionales o personas narcisistas.

Estas  identifícan estos rasgos en “sus víctimas” a través de:

  • su instinto 
  • capacidad de observación
  • a través de la práctica

Estas 3 maneras ayudan a las personas narcisistas a identificar ciertos rasgos que caracterizan a las personas empáticas y a saber si la persona empática que analizan es válida para sus fines.

Al narcisista le es fácil ver los rasgos empáticos, ya que las personas empáticas muestran más variedad y mayor intensidad de emociones, lo  que supone la droga perfecta para las personas narcisistas. Además por la necesidad de agradar que tenemos las personas empáticas, somos muy fáciles de manipular para los depredadores. 

Podemos decir que los narcisistas a través de su capacidad de observación, práctica e instinto, nos localiza fácilmente a las personas empáticas para poder manipularnos y obtener su suplemento narcisista.

Así que para ponerte a salvo de estas personas depredadoras debes aprender a reconocerlas. No se trata de dejar de lado tu empatía y volverte fria, si no de observar quién es una persona de verdad que merece tu atención. Y sobre todo de aprender que la gente no nos quiere más por no ponerles límites.

 

Qué pasa cuando la madre narcisista cae enferma o muere

La muerte de nuestros progenitores es siempre un acontecimiento traumático que nos deja mucho dolor. Pero cuando fallece una madre o padre narcisista a ese dolor le sumamos un estado de gran confusión.

Cuando una madre narcisista envejece NO esperes empatía, compasión o remordimiento por su parte porque se está muriendo.

La madre narcisista, muere igual que ha vivido.

NO esperes que haga una sana introspección sobre sí misma como cualquier otras persona y se muestre arrepentida.
Esto es lo que te gustaría, porque es lo que has esperado toda la vida, pero lamento decirte que la persona narcisista maligna, no muestra remordimientos ni en su último suspiro.

Cuando caen enfermas o envejecen, su naturaleza celosa aflora y sienten celos de la gente joven y saludable y hacen que el mundo gire todavía más que antes alrededor de ellas. Utilizan más que nunca los sentimientos de pena y culpabilidad de las víctimas, de nosotros sus hijos, para seguir manipulando más que nunca.
Saben que es su última actuación, y exigen que todo tu tiempo, dinero, admiración vayan a ella. Se vuelve más controladora y abusadora que nunca.
Pero delante de los demás actuando y será la viejecita tierna que ha dado todo en esta vida. Verás a Jekill y Mr.Hyde en ella más claro que nunca. Ella digna hasta la muerte.

Aunque esté en la cama y apenas pueda moverse, seguirá manejando los hilos de la familia. Se encargará de que los monos voladores te hagan sentir culpable por no encargarte lo suficiente de ella.

A pesar de ello no esperes que tu madre cambie y deje de manipular cuando cae enferma y está mayor. Seguirá utilizando a su ejercito aliado, a sus monos voladores para manipularte.
Aunque te parezca inconcebible utilizan tus emociones a flor de piel y tu confusión para manipularte.

Y qué pasa cuando fallece

Cuando la madre narcisista fallece quedas hecha un lío, con sentimientos encontrados, te sientes confundido o confundida. Por un lado te alegras de que por fin haya muerto, (tranquila/o o eres un monstruo por pensar esto), y por otro Sentimientos encontrados de por fin se ha muerto y dolor por no haber tenido nunca amor. No eres una mala persona por ello, te han hecho mucho daño.

Esperabas que al envejecer, la coraza se le cayera y se ablandara e incluso te pidiera perdón. Pero se ha ido sin disculparse y eso te deja con dolor y rabia.
Has de pasar por un duelo. Un duelo no por una madre maravillosa, sino por aquello que has anhelado y nunca has tenido.

No echas de menos sus abrazos, sus consejos,… porque nunca los hubo. Pero sigues imaginando a una madre amorosa.

Es normal tener diferentes emociones, te enfrentas a ti y a tu debate interno.
Cuando una madre narcisista muere no solo se pasa por el duelo de la madre que nunca tuviste, si no por todas las cosas en tu vida que destrozó.
Lloras porque no entiendes su falta de remordimiento ni tan siquiera en sus últimos días. Sufres un duelo porque no entiendes cómo un ser humano ha podido ser como un témpano de hielo y no ha pestañeado ni pedido perdón ni en su último suspiro. Digna, hasta la tumba.

Tienes que prepararte para sus monos voladores, ya que una vez la señora te deje para irse a otra vida, se encargarán de perpetuar su manera de actuar para prolongar el sentimiento de culpabilidad en ti. Te acusarán de haber sido un mal hijo o mala hija.
Te enfrentarás al tabú social, hijo rebelde o la hija díscola.
Pero pasado un tiempo, sin más relación con los monos, sentirás que se ha ido alguien a la que apenas conocías.
Tienes que aceptar que se ha ido sin nunca haberte regalado amor materno. Por favor no trates de disociarte de ese sentimiento, está ahí, y es un sentimiento muy válido. Permítete sentir ansiedad, dolor,… sácalos. Han de salir y has de aceptar que se ha ido sin recibir lo que siempre quisiste de ella; atención y amor.

Tu dolor puede curarse y puedes encontrar tu propia identidad, nunca es tarde. Date el permiso de ser feliz, de sacar de dentro de ti a la persona que realmente eres.


Desde el amor, una vez hayas pasado el período del duelo, trabaja en reconocer tus propias emociones, y trata de encontrar a la gran persona que eres. No permitas más que el pasado hipoteque tu presente ni tu futuro.
Por favor, empieza a creer en ti, a sacar esos ecos de tu cabeza con las palabras que tu madre te ha repetido toda tu vida, no son verdad. Permite que la verdad, tu verdad sea lo único que te acompañe de ahora en adelante.

Las victimas de madres narcisistas tenemos problemas de confianza

Las personas que hemos crecido en el seno de una familia disfuncional con una madre o un padre narcisista para el que nunca hemos sido lo suficientemente buenos, de adultos tenemos problemas de confianza con las personas.

Cuando has vivido en una familia disfuncional con al menos uno de los progenitores con trastorno narcisista, conoces el gran dolor de no ser el niño o la niña que querían.

Te ha llevado muchos años saber que no importa lo que hagas nunca vas a cumplir sus estándares de buen hijo o hija.
Nada que hayas hecho ha servido para ganarte su amor y apreciación. Siempre has fallado, pero no por tus defectos , si no por los de ellos.
Ser víctima de una persona narcisista desde que naces, deteriora toda tu vida. Aprendes a no marcarte expectativas con las personas, porque no las cumplirán.
Si quienes más te debieran de haber querido han sido capaz de utilizarte como a un objeto solo para sus intereses y nunca te han mostrado la unión que parece natural de padres-hijos, como las demás personas van a ser de fiar.

Así que salimos al mundo real como personas heridas a las que se nos complica muchas veces confiar en los demás y ello nos convierte en personas herméticas y distantes no pudiendo disfrutar de las personas y la vida como deberíamos.

Circulamos por la vida con un gran problema de confianza y tendemos a ser tremendamente independientes porque te sientes estúpida si confías en los demás.
Somos quisquillosos con las personas, y terminamos poniéndonos una coraza, lo que hace que no dejemos que nadie se acerque a nosotros. Estar tan a la defensiva nos aísla. Pero muchas veces preferimos eso a arriesgarnos a que nos hagan daño, no queremos que nadie más nos traicione.

Si has sufrido una infancia dura no te cierres a la vida, mereces vivir. No todas las personas van a hacerte daño. Tienes que aprender a distinguir a las personas de verdad de las que te van a cosificar.
Recuerda que hay gente que te va a ayudar a crecer como persona y a sacar lo mejor de ti, y son las personas que mereces en tu vida.

Una de cada cuatro mujeres, víctima de la violencia psicológica por parte de su pareja

Una de cada cuatro mujeres ha sufrido violencia psicológica  por parte de su pareja o ex pareja masculina a largo de su vida. En España esto supone que aproximadamente cinco millones de  mujeres han padecido abuso psicológico. Estos datos han sido obtenidos de la macroencuesta encargada al Centro de Investigaciones Sociológicas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.(link a la misma aquí).

¿Y en qué consiste este abuso que no deja huellas físicas pero si terrible secuelas en las víctimas?

El abuso psicológico normalmente pasa desapercibido por la sociedad, e incluso en muchos casos por la misma víctima ya que es un abuso sútil. Quien abusa, acusa a la víctima de ser ella la culpable, y entre episodios de abuso se muestra amoroso, lo cual hace que a la víctima se le dificulte reconocer el maltrato.

Algunas formas que toma este abuso son las siguientes:

  • que te prohíban ver amistades o incluso mantener contacto con tu familia (aislada eres más fácil de controlar)
  • tratar de saber en todo momento dónde te encuentras
  • restringir tu manera de vestir
  • acusarte de infidelidad o enfadarse mucho si te ve hablando con otro hombre
  • meterse en tu intimidad: mirarte el móvil, cajones, bolso,…
  • te patronizan: te hablan como si fueras una niña, quitándote tu valor
  • hace chistes sobre ti.
  • desprecia tus intereses
  • te controla economicamente
  • trivializa: si le dices que te sientes herida por sus comportamientos te acusa de ser una exagerada, estar hormonal,…
  • te acusa de sus problemas
  • muestra indiferencia cuando te sientes dolida
  • busca poner a los demás en tu contra

El abuso psicológico precede siempre al físico y sus secuelas perduran más allá de las físicas.

 

Según diferentes estudios el abuso psicológico precede al físico, luego reconociéndolo podríamos prevenir males mayores.

De acuerdo a  hay una alta correlación entre el abuso físico y el emocional en la población abusada, y de acuerdo a  ,  el abuso verbal en una relación reciente, predice el subsecuente abuso físico. 

El estudio realizado en 2013 por Günnur Karakurt, Ph.D and Kristin E. Silver, B. A., utilizando el E.A.Q ( Emotional Abuse Questionare) de Jacobson y Gtoman, llegó a las siguientes conclusiones:

El abuso psicológico precede al físico

Los efectos del abuso emocional son tan perjudiciales como los efectos del abuso físico. Sin embargo, la ley reconoce la violencia física y sexual como delitos contra el abuso individual pero no emocional (Rivara et al., 2009), aunque es una forma generalizada de abuso de relaciones.

Concienticemos más sobre el abuso narcisista o terrorismo emocional.

Ecoísmo:trastorno que puede surgir como resultado del abuso continuado por parte de una persona narcisista

  El ecoísmo es un trastorno que puede surgir como resultado del abuso continuado por parte de una persona narcisista.

El psicólogo Craig Malkin, con su obra “Rethinking Narcissism” dió a conocer este rasgo de la personalidad. Sin embargo, el término ecoísmo no se acuñó hasta 2005, al aparecer en un artículo del psicoanalista Dean Davis.

El ecoísmo suele darse en personas que mantienen una relación tóxica con individuos narcisistas, ya sean sus parejas, progenitores o hermanos. Altamente sensibles, compasivas y emocionalmente inteligentes, las personas ecoístas tratan de complacer hasta el extremo.

El concepto de ecoísmo tiene su origen en el mito griego de Narciso y Eco.

Todos conocemos el mito de Narciso que se enamora de su imagen. En esta historia Eco, una ninfa que no podía hablar y solo repetir las últimas palabras que oía, se enamoró de Narciso. Y claro solo podía repetir lo que él decía.
Como en la historia de Narciso, las personas ecoístas se ven sumidos en este tipo de relaciones con amigos y parejas narcisistas y tienen dificultades para expresar su propia voz. Acaban acostumbrándose a hacerse eco de las necesidades y los sentimientos de esas personas narcisistas”.

Las personas con trastorno de personalidad narcisista (TPN) son explotadoras, se creen legitimadas y carecen de empatía, señala Malkin. “Son tan adictas a sentirse especiales que mentirán, robarán o engañarán con tal de satisfacer sus necesidades, sin importarles que los demás sufran”. Como consecuencia de ello, las personas sensibles y empáticas pueden acabar siendo víctimas de esa explotación emocional durante la infancia y desarrollar un trastorno ecoísta.

Podemos concluir que el ecoísmo es un “comportamiento aprendido que tiene su origen en un miedo infantil que impulsa a complacer a una persona a todas horas; esa conducta se traslada luego a las amistades y relaciones”.

Según Malkin es posible que las mujeres tengan una mayor tendencia a buscar inconscientemente parejas con rasgos narcisistas y a asumir el papel de Eco en otras relaciones.  Así que si crees tener ecoísmo, por favor primero has de saber que eres una persona maravillosa merecedora de mucho amor. Y que lo vas a encontrar, pero primero por favor aprende a ver todo lo que vales, a saber que mereces amor y que no van a quererte por satisfacer a los demás. Que sólo podemos recibir aquello que tenemos. Si te quieres, te querrán a tu yo de verdad sin condiciones. 

Amate, validate, y aprende a ver todo lo que vales, no seas mas el eco de nadie

La madre que castiga sin gritos

El maltrato no siempre tiene forma de golpes, y el maltrato que ocurre dentro de una casa es muy difícil de ver por la sociedad porque los padres narcisistas se encargan demostrar una imagen perfecta ante la sociedad.

Y la víctima poco puede hacer. Creces en una familia de la que dependes para tu superviviencia y muchas veces no eres consciente del abuso porque quien abusa lo hace basándose en la confianza que le tienes y en su situación de poder hacia ti.

Pero hay madres y padres que maltratan a sus hijos sin infringirles un rasguño y dando la imagen de madres abnegadas a los demás.

Este post está dedicado a una gran amiga. A una mujer con el más bello corazón que se puede tener y a la que su madre nunca ha dejado brillar.
De joven siempre había creído que su madre era una maravilla, la envidiaba, la mía era gritona incluso delante de los demás, pero la suya era siempre correcta y atenta.

Pero hoy en nuestra madurez, al llegar al cenit de la vida y ver como sigue atada a su madre si tener una vida propia me mata de dolor.
Y es que no hace falta levantar la voz o pegar para maltratar, cuando una madre te mantiene sin dejar que desarrolles tu personalidad y que vivas con el sentimiento de culpa para no dejarla, eso es maltrato. Un maltrato silencioso, una violencia que no tiene límites y que se alarga y encrudece al envejecer la madre narcisista.

Hay madres que para controlarte emocionalmente acuden al victimismo.

En práctica, descargan su responsabilidad en ti y recurren al chantaje emocional, haciéndose pasar por la víctima de la situación. Se victimizan hasta el punto que terminas sintiéndote mal por tu comportamiento, cuando en realidad no has hecho nada malo.

El sentimiento de CULPA que crean en ti, te mantiene atrapada o atrapado en su tela de araña. La empatía que te caracteriza te hace caer en sus redes y, para no ser la mala o el villano de la película , eres más proclive a ceder a sus demandas. Así te manipula sin que seas consciente de ello.

Frases típicas de este tipo de manipulación emocional son: “con todo lo que he hecho por ti y así es como me pagas” o “me he sacrificado por ti y no lo consideras”.

En muchos casos el ser la víctima es la característica eterna de estas madres tóxicas. Es una manera que tienen de demandar atención. Son madres muchas PSICOSOMÁTICAS.

La Madre Psicosomática Narcisista es aquella que usa las enfermedades, achaques y dolores para manipular a sus hijos y salirse con la suya. Con sus continuos achaques busca que le presten continua atención. Que el mundo gire a su alrededor.

Se trata de un abuso emocional que la madre inflige a sus hijos. A través de sus enfermedades, reales, supuestas o creadas en su mente, lo que busca es el absoluto control de sus hijos.

Si los hijos no responden a las demandas, la madre se hace la víctima poniéndose más enferma todavía, sufriendo una crisis relacionada con la enfermedad o montando en cólera acusándoles de que no se ocupan de ella como debieran. Todas las tretas son pocas para redirigir la atención de los hijos y hacerles sentir culpable.

La madre juega a ser la eterna víctima para controlar a los hijos hasta el extremo de dejarles sin ningún tipo de relación social.

Lo más importante para esta madre psicosomática es que sus hijos estén ahí para cuidarla y ser su prioridad.

Es una manera de controlar hasta el extremo a una persona, de dejarla sin ningún tipo de relación social, aislada del mundo. Sus achaques impiden que sus hijos le dejen. Los mantiene atados a ella. Y si ve que intentan emprender vuelo, recae y vuelve a enfermar. Hace sentir culpable a sus hijos, para que nunca se les ocurra dejarla sola.

¿Crees que tu madre es psicosomática?,¿ tu madre se ha hecho la víctima toda tu vida para mantenerte pegada a ella?. Si es así, intenta recordar cuantas veces se ha inventado enfermedades o ha exagerado al sentirse mal no dejando que te alejaras de ella.

Se que es difícil aceptar que esto es maltrato ya que tendemos a relacionar maltrato solo con violencia física, además es lo único que has vivido. pero todas las personas tenemos derecho a tener nuestra vida y no le debemos la vida a nuestras madres.
Los hijos no nos pertenecen, nuestra labor es ayudarles a sacar a alas para que puedan volar y descubrir quienes son y su sentido en esta vida.