Las hijas de madres tóxicas sufrimos altos niveles de ansiedad.

La ansiedad de nuestras vidas nace por un desequilibrio entre lo que somos (forzadas a serlo por nuestra madre) y lo que realmente queremos o deberíamos ser.

Nuestra madre tóxica con sus abusos nos somete a altos niveles de ansiedad.

Altos niveles de ansiedad

Los síntomas de ansiedad elevada pueden variar de ser emocionales o psicológicos, a físicos. Aunque la ansiedad es de naturaleza principalmente psicológica, sus síntomas pueden manifestarse de manera física. Estos sintomas pueden alterar nuestra capacidad de estar bien. Incluso a veces cosas simples como salir a la calle se nos convierte en algo difícil.

Sintomas de la ansiedad
  • Pensamientos temerosos  :  estos pensamientos temerosos hacen que  dejemos de hacer muchas cosas del día a día, pudiendo incapacitar gravemente a una persona. Vivimos con miedo. A veces nos cuesta hasta salir a la calle solas.
  • Problemas con la alimentación: A menudo la ansiedad hace que las personas pierdan el apetito. Esto puede generar otros problemas tales como disminución en el nivel de energía, pérdida de peso, fatigarse fácilmente, y también problemas digestivos como náuseas y dolores de estómago. Uno de los problemas alimenticios comunes entre las personas que hemos sido maltratadas es la bulimia que surge por la falta de afecto de nuestras madres.
  •  Síntomas físicos: Síntomas físicos relacionados con la respiración incluyen dificultad para respirar, hiperventilación, asfixia u opresión en la garganta. Síntomas físicos relacionados con el corazón incluyen aumento del ritmo cardíaco, palpitaciones, dolor en el pecho. Otros síntomas físicos incluyen sudoración, temblores, hormigueo en los dedos de los pies y los dedos de las manos, y a veces el cuero cabelludo; manos frías y sudorosas, dolor de estómago, dolor de cabeza, debilidad, y resequedad de boca.
  • Síntomas emocionales . Tener altos niveles de ansiedad puede hacer que la gente esté de muy mal humor. También puede causar mucho estrés e irritabilidad en muchos pacientes. Además, las personas pueden mostrar signos de retraimiento a causa de la ansiedad. Preocupación constante, así como estar distraído, comerse las uñas, llorar, consumo de alcohol o abusar en el uso de pastillas para dormir, y evitar el contacto visual también se incluyen en estos síntomas.
  • De conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo. Estos síntomas vienen acompañados de cambios en la expresividad corporal y el lenguaje corporal: posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos tensión de las mandíbulas, cambios en la voz, expresión facial de asombro, duda o crispación, etc.
  • Intelectuales o cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.
  • Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la  hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

Las víctimas de madres tóxicas nos enfrentamos ante todos estos sintomas durante toda nuestra vida. Vivimos a diario con ansiedad. Y cuando crecemos, descubrimos lo que no ha hecho nuestra madre y queremos empezar a encontrarnos, nuestra lucha contra la lacra de la ansiedad es dura. A pesar de ello, se pueden superar estos sintomas.